Blog de mcypweb

MCyP expone ante la Asamblea de Madrid su opinión sobre la nueva Ley de Patrimonio Histórico de la Comunidad

El pasado 14 de mayo, Amparo Berlinches, presidente de Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, compareció ante la Comisión de Cultura, Turismo y Deportes de la Asamblea de Madrid para explicar la posición de la asociación frente a la nueva Ley de Patrimonio Histórico promovida por la Comunidad.

 

Enlace relacionado:

 

Tipo de post: 

La Asociación Cultural Dolmen de Dalí denuncia las irregularidades administrativas cometidas entre 2002 y 2005 para reformar la plaza dedicada al genial pintor

Un completo informe elaborado por la asociación documenta todo el proceso que condujo a la injustificable alteración de un conjunto artístico único.

Enlace relacionado:

 

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

MCyP expone múltiples razones para NO eliminar el cerramiento de los Jardines de Sabatini

Histórico-artísticas:

  • Las rejas que se pretenden eliminar son las originales creadas expresamente para estos jardines; fueron ya previstas por el arquitecto Fernando García Mercadal durante la Segunda República, y ejecutadas por Manuel Herrero Palacios al terminar la Guerra Civil.
  • Al retirar el cerramiento se desdibuja el límite original del jardín, siendo este cerramiento un elemento fundamental para su comprensión y valoración, según establecen las propias Normas Urbanísticas municipales.
  • Al eliminar las puertas que dan paso al recinto se eliminan también los recorridos previstos por su autor, establecidos a partir de las mismas para permitir una lectura correcta del jardín. De hecho, el último plano publicado de la reforma prevista elimina incluso el gran paseo en diagonal que conducía directamente desde la entrada principal por la plaza de España hasta la plaza circular centrada por una fuente para situarnos directamente en eje con la fachada norte del Palacio Real.

 

Proyecto de terminación de las obras de los jardines de Sabatini, 1945. AVM 36-89-6

 

Prácticas, porque al eliminar las verjas de cerramiento se impide también el cierre selectivo de los jardines:

  • Por razones de mantenimiento; ya sean habituales -como podas, recorte de seros, enarenado de paseos, etc.- o excepcionales -como talas, arreglos de pavimentos y mobiliario, etc.-.
  • Porque se celebra en su interior algún acto cultural, con aforo limitado por razones de seguridad o simplemente de conservación del jardín; como cine al aire libre, teatro y/o conciertos de los Veranos de la Villa, o espectáculos de Luz y Sonido (por citar sólo actividades que ya han tenido acomodo en este recinto).
  • Por razones de seguridad del vecino Palacio Real, donde se celebran actos protocolarios con asistencia de jefes de estado extranjeros, que exigen crear un perímetro controlado.
  • Por la propia seguridad de los viandantes en días de temporal. De hecho, el jardín se cerró -junto con otros muchos- en esta primavera, algo que pudo hacerse gracias a tener el enverjado que se quiere eliminar; mientras que en otros parques sin cerramiento, como el de Berlín, sólo se pudieron lanzar avisos.

 

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

MCyP solicita a la DGPC que proteja los Jardines de Sabatini y el Monumento a Cervantes

OTRO GRAN ERROR

 

Cómo si no hubiese mañana, el Ayuntamiento de Madrid ataca uno tras otro los lugares más sensibles de la ciudad para dejar su impronta antes de su predecible salida.

Y es sintomático ese afán de seguir el camino del anterior y denostado equipo de gobierno para incidir en aquellos lugares y propuestas inquietantes que tanta preocupación causaron, no con el supuesto ánimo de mejorar sino de culminar con su peor hacer aquellas iniciativas.

Operación Chamartín, Cocheras de Metro de Cuatro Caminos, Taller de Precisión de Artillería, Gran Vía…, y ahora la plaza de España y Jardines de Sabatini.

En el informe redactado por Alberto Tellería y que presentamos en la web de Madrid Ciudadanía y Patrimonio, se hace una historia de estos Jardines de Sabatini desde su origen hasta el momento actual. Todos los espacios urbanos a lo largo de la historia han sido motivo de transformaciones más o menos afortunadas; en este entorno se destruyeron en su momento las caballerizas reales para dar lugar tras el paso del tiempo y sendos concursos a la ordenación actual obra del arquitecto Mercadal. Esos procesos fueron largos y recapacitados y su resultado ha sido la imagen consolidada de unos jardines cerrados, palaciegos y sugerentes que están en la memoria de todos nosotros y forman parte indiscutible del entorno del monumento Palacio Real, Bien de Interés Cultural por excelencia.

El proyecto actual incluye este delicado recinto en una operación que también surgió de un concurso para plaza de España, heredado e innecesario en cuanto a su alcance y que no respondió al carácter participativo que el ayuntamiento promovió en su día. Ello motivó por su planteamiento erróneo el alejamiento de su proceso de varias entidades ciudadanas, entre ellas MCyP.

La actuación que este proyecto plantea arrasa con el cerramiento de Bailén, su cerrajería, sus accesos que desaparecen subsumidos bajo una losa de hormigón que ampara unas instalaciones públicas, hemeroteca y pequeño restaurante, en un intento de aprovechar el espacio residual fruto de la desaparición de parte del túnel actual. 

El proyecto, en un inusual alarde de sentido común, rechaza la idea inicial de demoler el muro de Cuesta de San Vicente, fantástico e imprescindible; y por otra parte, acomodándose a ciertas prescripciones administrativas, cambia parterres, corta la losa de hormigón inicial en función de facilitar una accesibilidad que nunca fue negada en los puntos en que pretende facilitarla. Y así, este proyecto que elimina la claridad de los ejes de los Jardines de Sabatini, nos sustituye estos espacios por otros que serían adecuados en otro lugar menos sensible pero no en el centro neurálgico de nuestra ciudad. Dejar aquí tan marcada impronta es una imposición vanidosa y rompedora, cuando a nuestro juicio lo que este espacio necesita es humildad y un diseño acompasado con el entorno.

¿Cómo justificar que un jardín recoleto, íntimo, que invita a la contemplación de este entorno palaciego, quede abierto sin discriminación de hora ni uso?

¿Se eliminarán igualmente las actividades que se programan en este espacio al quedar abierto sin solución de continuidad? 

Esta actuación al parecer ha sido aprobada por la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid (DGPC) salvo en lo que afecta a la actividad arqueológica. Su impacto urbano e histórico es de enorme trascendencia, más allá de los restos que puedan excavarse y que, no nos engañemos, quedarán en el mejor de los casos como los que se exponen vergonzantemente en el aparcamiento de la plaza de Oriente. 

Por otra parte, esta actuación no viene sola. Viene acompañada de otras modificaciones en el recinto de la plaza de España. Nada más que decir, ya se ha dicho bastante, a la transformación de ese espacio ordenado, arbolado, con un diseño urbano clásico, en un parque “orgánico” que dice respetar el arbolado existente y que distribuye los espacios en amorfos parterres…, nada que decir que no pueda resolver el tiempo y alguna futura actuación. Sí hay que decir, y mucho, de girar 180 grados el monumento a Cervantes. Esta delirante decisión que dará al traste con el mismo monumento, no tiene justificación alguna más que la explicitada por los autores de que los paseantes vean desde el gran espacio propuesto al norte de la ordenación las dos figuras de D.Quijote y Sancho para que puedan ser fotografiados por los turistas y viandantes. Para ello, sitúan a Cervantes en el pedestal que corresponde a la alegoría de la Literatura acompañada de los escudos de los países hispanohablantes, en semejante trastoque no se corresponden ni las alegorías ni la escala de tales esculturas ni qué decir de la fuente Castalia, que aparece en los dibujos del proyecto con una apariencia evanescente que la desdibuja.

Dicho todo esto y aún en la confianza de que la DGPC, que es quien tiene el deber y la competencia de velar por nuestro patrimonio, emita una resolución que no perjudique a este sensible entorno.

Para ello esta asociación MCyP aporta el informe de referencia acerca de los Jardines de Sabatini por si pudiera motivar una mejor fundada decisión, y simultáneamente solicita de la DGPC que incoe expediente de declaración como Bien de Interés Patrimonial para el monumento a Cervantes sito en la plaza de España.

Madrid, 1 mayo 2018.

Amparo Berlinches
Presidente Madrid Ciudadanía y Patrimonio
 

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Torrelodones en la literatura (Siglo XIX)

Traemos a esta página la versión impresa de la conferencia que impartieron nuestra compañera Isabel Pérez van Kappel, como responsable de la investigación, y el actor Paco Angulo, en calidad de lector de los fragmentos literarios,  el pasado 24 de abril de 2018 en la Casa de Cultura de Torrelodones, con el título de:

TORRELODONES EN LA LITERATURA (SIGLO XIX) 

Confiamos en que sea de vuestro interés.

Nota: Las conferencias y artículos son, como todas las actividades que realiza la Asociación, colaboraciones altruistas de expertos y profesionales que nos ayudan en la difusión de los valores y principios que defendemos, de manera totalmente desinteresada.   Por favor, si vas a hacer uso de los contenidos de estas conferencias y artículos, no olvides mencionar la fuente, el título de la obra y el nombre de su autor: Sociedad Caminera del Real de Manzanares: Torrelodones en la literatura (siglo XIX), por Isabel Pérez van Kappel.

TORRELODONES EN LA LITERATURA (SIGLO XIX)

PRÓLOGO

El presente documento constituye la versión escrita de la charla ofrecida el martes 24 de abril de 2018 en la sala polivalente de la Casa de Cultura de Torrelodones, en el marco de colaboración firmado entre la Sociedad Caminera del Real de Manzanares y el Ayuntamiento de Torrelodones.

La conferencia resume parte de una exhaustiva investigación llevada a cabo por nuestra vicepresidente Isabel Pérez van Kappel, sobre la presencia de Torrelodones a lo largo de las obras literarias y de las visiones que del municipio aportan los distintos autores.  En esta ocasión, se trató de introducir aspectos como el paisaje, los caminos, los mesones, los bandoleros, el ferrocarril y otras tantas facetas recogidas en obras literarias del siglo XIX.

Desgraciadamente, la letra impresa no puede replicar la voz de Paco Angulo, que fue el encargado de leer los fragmentos literarios elegidos, y que, con su extraordinaria voz, su gran experiencia y su buen hacer resultó imprescindible para que alcanzáramos el nivel de satisfacción con el que abandonó la sala el público congregado.

La poca frecuente unanimidad de las valoraciones recibidas y la voluntad de que no caigan en el olvido activos importantes para el conocimiento de la historia de nuestros municipios han impulsado a la Sociedad Caminera a proceder a la publicación de esta charla, incluidas las aportaciones recibidas del público y las adaptaciones necesarias a este nuevo formato.

Evidentemente, el éxito de la conferencia nos anima a seguir con la investigación para, como nos pidió una de las personas presentes en la sala, poder ofrecer lo antes posible la continuación obvia de esta charla:  Torrelodones en la literatura (siglo XX).  En ello estamos, y ya solo falta que las autoridades competentes muestren tanto interés como el público para que volvamos a encontrarnos para celebrar la palabra escrita, y, más concretamente, la palabra escrita en referencia a nuestro municipio.
Sociedad Caminera del Real de Manzanares, abril de 2018.

Seguir leyendo la conferencia en el siguiente enlace: Torrelodones en la literatura, siglo XIX

Enlace relacionado:

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

La Plataforma Campamento Sí!, y los vecinos de Latina y Carabanchel reclaman que se recupere una antigua vía pecuaria

Hemos redactado este comunicado de prensa con motivo de la Tercera Arbolada realizada en la Vereda Camino de Boadilla  que comunica los distritos Latina y Carabanchel.

Esta vía pecuaria ha quedado mutilada en su longitud total con invasiones de todo tipo pero este tramo está intocado, aunque si afectado por el vertido de residuos de todo tipo, como los escombros de la derribada cárcel de Carabanchel y también de numerosos restos de lápidas del cementerio vecino, amen de infinidad de  escombros de obras domésticas.

El mes de junio se cumplen 20 años de la publicación de la Ley de Vias Pecuarias de la Comunidad de Madrid. Esperamos que para esa fecha podamos tener buenas noticias  en relación a lo que se reclama desde Campamento Si, en este caso en concreto como en otros de esta zona  donde los caminos ganaderos han sido ignorados desde hace tiempo. La ley de Vías Pecuarias observa los usos de las mismas, aparte de los ganaderos como razón de su existencia los derivados de usos lúdicos  y ambientales como serían estos casos.

Tipo de post: 

VIDEO del DEBATE: El Mercado de frutas y verduras de Legazpi. 83 aniversario de la inauguración

10 años desde mi primer encuentro cara a cara con el frontón Beti-Jai


Han pasado 10 años ya. ¡Quién me lo iba a decir!. 10 años desde que por primera vez conseguí entrar en el Frontón Beti-Jai y caer rendido a sus pies. 10 años en los que han pasado muchas cosas. Unas buenas y otras malas. 10 años que han marcado mi vida personal. 10 años irrepetibles que parece están dando por fin sus frutos.

Todavía lo recuerdo como si fuese ayer. El viernes me había despedido de mis compañeros de trabajo. Me iba a tomar un tiempo para mi. Necesitaba desconectar del trabajo. Fue un fin de semana extraño sabiendo que el lunes iba a ser un día especial por eso de romper con la rutina diaria. Me dediqué a pensar qué iba a hacer esos meses que tenía por delante. El domingo por la noche, cansado de pensar y con la incertidumbre de qué sensaciones iba a experimentar al día siguiente, me puse a hacer un poco de zapping. Y allí empezó todo.

 

 

En la tele un programa llamado "Vidas Anónimas" en el que entre otros temas una bondadosa señora explicaba cómo ayudaba a unas familias con pocos recursos que vivían de ocupas en un edificio de Chamberí. El reportero la acompañaba a llevarles bolsas con comida. En la puerta de un edificio con muy mal aspecto y con un andamio que cubría la fachada, el guardia de seguridad explicaba que les permitía entrar y salir. "¡Surrealista!", pensé yo. "¡Unos ocupas con guardia de seguridad en la puerta!". Las sorpresa no acababan allí.

El reportaje continúa cuando acceden a un extraño patio interior. Parecía como un teatro con las gradas tapiadas que había perdido el techo de madera, y en cuyo destruido patio de butacas había crecido un bosque lleno de basura y deshechos varios. "Es un antiguo frontón", comenta el vigilante. Se llamaba Beti-Jai y se encontraba en estado de ruina. 

 

 

Llevo años intentando conseguir una copia del reportaje para volver a verlo. Ha sido literalmente imposible a pesar de saber la fecha de emisión, el nombre del programa, la temporada, etc. El programa se canceló y no lo han vuelto a emitir. Contacté con la productora y la directora del programa y me dijeron que no podían hacer nada por conseguirlo. Me remitieron a La Sexta que es la que tenía los derechos. A través de alguno de los periodistas que nos han entrevistado estos años y contactando también directamente con la Sexta no he conseguido mi tan deseada copia. ¿Habrá desaparecido?. ¿La habrán hecho desaparecer?

Tras unos cuantos espectaculares planos del interior, en el que la generosa señora entregaba los alimentos a los moradores del lugar y recorrían varias estancias, empecé a buscar en internet información. "¿Un frontón de ese tamaño en Madrid y en mi barrio?. Ni de coña. Se tienen que haber equivocado. Esto está muy lejos de Euskadi", me decía para mis adentros. Mi entonces ignorancia sobre la historia de la pelota en Madrid me traicionaba como a muchas otras personas que no podían ni imaginar la importancia que tuvo a finales del siglo XIX y en gran parte del siglo XX.

 

 

Descubrí entonces también pinceladas básicas de su historia, que no es ni más ni menos que la de la especulación inmobiliaria y la corrupción asociada intentando hacer caer en el olvido un trozo de historia a cambio de enormes beneficios. Intentos en el pasado de protegerlo y desprotegerlo tras los cuales una larga tregua amenazaba de nuevo a devolverlo al deseado olvido eterno.

Al día siguiente me propuse, cámara de fotos en mano, intentar entrar y hacer alguna foto. Estaba a escasos 10 minutos andando de mi antigua casa y era un buen plan para empezar mi primer "lunes al sol". Una aventura fotográfica en mi barrio para pasar el día y disfrutar del buen tiempo. Era el 28 de abril de 2008. Día 1 de mi prolongada amistad con el Frontón Beti-Jai.

 

 

Ante mis ojos una desastrosa fachada cubierta por un andamio. Los accesos tapiados con bloques de cristal y varias puertas metálicas. Aún así algo me hacía presentir que era un lugar especial. Restos de una especie de emblema circular en la fachada. Unas cornisas adornadas con unos extraños capiteles. Balcones y ventanas con restos de preciosas decoraciones. Pero todas las puertas cerradas. "¿Por dónde se entra a este sitio?", me pregunté.

Entonces se me acerca una persona cuya cara me sonaba. Me pregunta que qué ando fisgando por allí. Justo en ese momento me doy cuenta que es el vigilante que había visto en la tele el día anterior. "¡Línea!. Si hay una oportunidad de entrar es ahora o nunca". Le cuento que le había visto en la tele y que me había picado la curiosidad. Que soy de Bilbao y que me parece increíble que haya un frontón en Madrid y en mi barrio. Que no puede ser verdad. Tiene que ser un error. "¡Bingo!". El vigilante de seguridad saca un mechero del bolsillo y me lo enseña. Tenía de adorno el escudo del Athletic Club de Bilbao. En ese momento supe que iba a entrar a ver el Beti-Jai. Me contó que le daba mucha pena que un edificio como ese estuviese en esas condiciones. 

 

 

Y así fue. Me permitió entrar a sacar unas fotos con la única condición de que tuviese mucho cuidado. Que había zonas muy peligrosas por las que mejor no pisar y que si no llevaba linterna que no me metiese en las zonas oscuras para evitar sustos. Ni en mis mejores sueños había pensado que iba a poder visitar yo solito, a mi ritmo y sin prisas para sacar fotos, el Beti-Jai.

Lo primero que vi al entrar en el habitáculo que hacía las veces de garita de seguridad fueron unos preciosos azulejos que cubrían las paredes de la estancia. Me parecían de estilo andaluz por los dibujos y los colores. "Ya decía yo que no podía ser un frontón". En aquel momento desconocía a Joaquín Rucoba y su trayectoria profesional. Su pasión por el arte árabe que también dejó plasmada en sus obras en Málaga y Bilbao. Lo peor fue que no los fotografié y esa parte sufrió un incendio a finales de ese mismo año en el que lamentablemente falleció el vigilante. También sufrieron la ira de sus propietarios en su empeño por eliminar cualquier resto que indicase que el Beti-Jai merecía ser conservado y dar así vía libre al deseado pelotazo.

 

 

Tras atravesar dicha estancia salí por una puerta a lo que parecía ser el patio. No tenía mucha perspectiva desde ese ángulo ya que el bosque lo tapaba todo así que decidí bajar la rampa. Primer shock. Estaba en el centro de Madrid, rodeado de grandes avenidas y calles con gran tráfico, y allí sólo se escuchaba el piar de los pájaros y el viento meciendo los árboles de aquel espectacular bosque. Además, la forma semi elíptica del edificio recortaba el cielo dejando una preciosa silueta.

Me doy la vuelta para ver la rampa por donde había bajado y allí estaba la prueba definitiva de que me encontraba en un frontón. El enorme frontis de granito, con una espectacular fachada a su derecha, indicaban que allí se había jugado a pelota en el pasado. Empiezo entonces a ser consciente de la grandiosidad del espacio. Un precioso arco neomudéjar bastante deteriorado daba salida a la cancha. Había cuatro alturas de lo que parecían ser unas gradas tapiadas, y coronadas por una gran cubierta de madera en muy mal estado. Aquello era enorme. Mucho más grande que cualquier otro frontón en los que había estado. "No es posible. No es posible", me repetía.

 

 

Superado el subidón y el éxtasis del momento me digo: "Igor, tienes que aprovechar el tiempo que puedas estar aquí dentro. Esto hay que explorarlo y documentarlo". Entonces me dispuse a atravesar aquel bosque que acumulaba toneladas de residuos entre los que pude ver restos de varios coches. Llegué a una segunda rampa en el centro de la cancha que daba acceso a la primera grada. El suelo de madera crujía y no invitaba en absoluto a pisarlo. Pero yo no había llegado hasta allí para quedarme paralizado por el miedo. Fue entonces cuando vi por primera vez de cerca el único espacio de las gradas que permanecía abierto. El suelo de madera escalonado terminaba en unas preciosas barandillas sujetas a varias columnas de hierro de increíble factura.

Otra vez las piernas temblorosas. Tocaba subir unas escaleras cuyos peldaños crujían y se combaban a cada paso. Las paredes llenas de humedades, y de color cada vez más verde según subía. "De esta no salgo", pensé. "Voy a salir en las noticias y para nada bueno". Sin embargo de nuevo la fortuna me acompañó. Conseguí subir dos alturas y de nuevo otra sorpresa ante mis excitados ojos. El techo de las gradas estaba compuesto de vigas curvabas entre las cuales se conservan restos de las pinturas originales que las adornaban. Eran preciosas. Lamentablemente se han perdido todas las pinturas en las actuales obras de consolidación.

 

 

Como si se tratase del sereno, el vigilante me vino a buscar todo preocupado. Casi una hora sin noticias mías. Demasiado tiempo para echar un vistazo y cuatro fotos al Beti-Jai. Sin duda una buena persona. ¡Gracias!. Era el momento de darle las gracias y enfilar a la salida. Llevaba encima toneladas de polvo y suciedad. Parecía como si me hubiese echado un paquete de harina por encima. Pasé un poco de vergüenza de camino a casa atravesando tan elegante barrio con semejantes pintas.

Y así empezó todo. Subí las fotos a internet y colgué un post en mi antiguo y desaparecido blog personal. Entonces me contactó Carmen y quedamos en las fiestas del barrio. Esta me presentó a Teresa que organizó una reunión en casa de Fernando con varios arquitectos y pelotaris que llevaban años luchando por el Beti-Jai cada uno por su lado. Allí conocí a Vicente, Eduardo, Alberto, Antonio, y demás compañeros de viaje. Poco a poco la cosa fue creciendo y sumando más y más gente. Cada uno aportó su granito de arena en función de sus posibilidades y así hasta hoy, 10 años después. 

 

 

El Frontón Beti-Jai me ha permitido conocer a muchas personas de las que he aprendido y sigo aprendiendo muchas cosas. Personas que se han convertido en amigos y compañeros de fatigas. Personas con las que he compartido muchos momentos y con las que espero seguir compartiéndolos incluso cuando la plataforma Salvemos el Frontón Beti-Jai de Madrid se disuelva tras haber conseguido sus objetivos. ¡Muchas gracias a todos por lo que me habéis dado estos 10 años!.
 

Igor González

28/04/2018

Enlace relacionado:

 

Tipo de post: 

Descendientes del pintor Joaquín Sorolla piden que la parada de Metro de Iglesia pase a denominarse de J. Sorolla

 

Anticipando el próximo centenario del Metro de Madrid, han iniciado una recogida de firmas para que la estación situada en la Glorieta del Pintor Sorolla recupere el nombre que ya tuvo en los años treinta.

La solicitud se justifica en que se adecuaría el nombre de la estación al callejero, y además serviría de homenaje a un pintor fundamental de la Historia del Arte Español, cuyo Museo se levanta a quinientos metros de dicha glorieta. De este modo, comenzaría a saldarse la deuda que Madrid tiene con el artista –que no tiene monumento en la capital- y con su generosa familia, que donó al Estado su vivienda con los valiosos cuadros que contiene, algunos de los cuales están reproducidos en los andenes de la estación.

Enlace relacionado:

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

ROTUNDO ÉXITO de la Jornadas de Puerta abiertas de la Atalaya de Torrelodones

Más de 400 personas se acercaron a visitar la atalaya de Torrelodones en las jornadas de puertas abiertas del sábado 14 y del domingo 15 de abril de 2018, de 12:00 a 14:00 horas.

La atalaya, emblema del municipio, es BIC y propiedad municipal, a pesar de lo cual permanece cerrada al público desde hace más de 30 años.  Familias enteras aprovecharon la colaboración de la Sociedad Caminera con el Ayuntamiento de Torrelodones para saciar su curiosidad sobre un elemento característico de nuestra historia y de nuestro paisaje, y destino habitual de los paseos de muchos torresanos.

Además de ver el interior de la atalaya, los visitantes pudieron disfrutar de las sabias y amenas explicaciones de Alberto del Río Rivas, sin duda alguna el mayor conocedor de la historia y secretos de nuestro municipio, y tener información de primera mano de las obras que se están llevando a cabo para la instalación de una escalera que permita acceder hasta la plataforma superior de la torre.

Quedan para el recuerdo, como siempre, las fotografías de nuestra compañera Pilar:

Enlace relacionado:

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

Páginas