Añadir nuevo comentario

Beti-jai de Madrid

Esto parece una locura, si no fuera porque España siempre a funcionado así. Parece que aunque ha costado muchos años echar a los hidalgos de toda la vida y a los de nueva planta, los políticos profesionales, lo difícil es cambiar las actitudes. Haber si el hombre nuevo va ha salir peor que el de antes.