Añadir nuevo comentario

INFORME: Demostrando la permanencia ininterrumpida del Real Cinema desde 1920

Publicamos nuevo INFORME en el que se reúnen todos los hechos y pruebas documentales que verifican que el Real Cinema no es un edificio de nueva planta de 1964, sino que enmascara con su historia de reformas el cine original a punto de ser centenario, y que por tanto gozaría de protección según la Ley de Patrimonio de la Comunidad de Madrid.

La demolición del Real Cinema comenzó en enero de este año, para dejar paso a un hotel que ocuparía la ubicación de tan emblemática sala de cine. De hecho, fue la primera gran sala de la ciudad, y ejemplo inspirador de otras como el Cine Callao que siguió su concepto arquitectónico.

La licencia de derribo se concedió por el Ayuntamiento de Madrid en septiembre de 2019, sin ninguna objeción urbanística dado que el edificio no contaba con protección en el Catálogo del Ayuntamiento. 

MADRID CIUDADANÍA Y PATRIMONIO detectó a principios de año algunas pistas que apuntaban que el Real Cinema, que se tenía por un edificio de nueva planta realizado entre 1964 y 1965, podía contener en realidad el original construido en 1918 e inaugurado en mayo de 1920.

Esos indicios sobre la datación del edificio exigían una búsqueda documental de archivo, que empezó arrojando luz sobre la realidad olvidada del edificio: que en 1964 se hizo una reforma integral, pero sin demolición, conservando la estructura original y la envolvente del edificio.

Por ello, y con la demolición en una fase muy preliminar todavía, el 3 de febrero solicitamos la paralización urgente del derribo del REAL CINEMA, por registro y ante la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid, organismo gubernamental con potestad de hacer valer la Ley 3/2013 de Patrimonio de Madrid y dictar la paralización de las obras de derribo. Al menos cautelarmente, de manera que no se perdiera de forma irreversible algunas partes originales como la propia cubierta.

Unos días después, hicimos público un INFORME DEL VALOR DEL HECHO CULTURAL del Real Cinema, desde su inauguración hasta 1936. Valor patrimonial que es consustancial a la permanencia en pie del edificio.

Todavía el día 5 de marzo, en el pleno de la Asamblea de Madrid, se formulaba pregunta oral a la Consejera de Cultura sobre la cuestión del Real Cinema, dado que al tratarse de un cinematógrafo anterior a 1936 y no hallarse actualizado el catálogo municipal, rige una disposición cautelar de la Ley 3/2013 por la que el Real Cinema tendría protección cautelar como Bien de Interés Patrimonial.  Se trata de la misma figura que evitó la destrucción total del convento de las Damas Apostólicas en el distrito de Chamartín y que se salvó por mano de la Dirección General de Patrimonio, ante la voz de alarma dada por nuestra asociación.

La respuesta de la Consejera fue que no había evidencias de que se conservase nada del edificio original, y que aunque no nos gustase perder el Real Cinema, era la ley.

A día de hoy todavía siguen los trabajos de demolición y aunque ya se ha perdido la cubierta, sigue conservándose el cuerpo edificado del Real Cinema, por lo que seguimos reclamando su protección y el cese de los derribos.

Para ello, hemos reunido en el nuevo INFORME que hoy publicamos, todos los datos recabados que demuestran la permanencia inequívoca del Real Cinema original a pesar de las reformas; con todas las pruebas convenientemente ordenadas y relatadas, el hecho es indiscutible: JAMÁS FUE DEMOLIDO EL REAL CINEMA.

Lo dicen los planos, la memoria, y toda la documentación de archivo, lo reflejan las pistas visibles como la propia estructura de cubierta cuando quedó a la vista e incluso tenemos un testigo de época reflejado con pelos y señales en la prensa del momento: "No hace mucho el Real Cinema cerró sus puertas. Vimos obreros, oímos el canto de la piqueta y escribimos un artículo sobre el infortunio que parecía condenarle. Fue una falsa alarma. Lo que se hacía era una reforma. Y hoy las puertas del Real Cinema vuelven a abrirse [...]" ABC (04/05/1965).

Ante las evidencias, consideramos que la Dirección General de Patrimonio no puede seguir obviando que la demolición del Real Cinema puede ser constitutiva de una infracción de daños contra el Patrimonio Histórico, y que por el contrario una rápida actuación y una decidida responsabilidad podrían no sólo salvar el edificio sino recuperarlo y devolverle su esplendor para uso y disfrute público de la ciudadanía.

Y tal y como nos recordaba recientemente Estrella de Diego en su columna 'Volver al Prado': "La Ley de Patrimonio Histórico Español de 1985 (¿se la han leído las autoridades?) define la “cultura” como el “camino seguro hacia la libertad de los pueblos”".

Sólo la cultura garantiza el futuro de nuestra sociedad. Sólo la cultura nos asegura un mañana. Necesitamos el tipo de autoridades a las que les importe esto: nuestro futuro, nuestro Patrimonio.

Tipo de post: 

Temas MCyP: