Añadir nuevo comentario

Recuperado un “torreón” esquinero del sepulcro del arzobispo Alonso Carrillo

Diversos medios se han hecho eco de la recuperación de una pieza en alabastro procedente del sepulcro alcalaíno del arzobispo Alonso Carrillo de Acuña, que poco a poco va recuperando su configuración original. 

El sepulcro de Carrillo –obra maestra de la escultura tardogótica española labrada hacia 1489 por Sebastián de Toledo- sobrevivió casi intacto al incendio de la iglesia Magistral de Alcalá el 21 de julio de 1936, pero quedó reducido a pedazos unos meses más tarde al hundirse las bóvedas de la nave mayor, siendo después expoliado.

Sin embargo, en 1997 los fragmentos conservados fueron reintegrados por el Instituto del Patrimonio Cultural de España en una primera recreación del sepulcro que quedó expuesta en el Museo de la catedral alcalaína; y veinte años más tarde se sumaron al conjunto dos bajorrelieves de la Templanza y la Prudencia, recuperados respectivamente en el mercado de arte londinense y en el navarro Museo de Arte Sacro de Corella, de la Fundación Arrese, que donó la pieza para reintegrarla al conjunto original, restaurado con las nuevas incorporaciones en 2018.

La reciente recuperación de uno de los torreones esquineros, que el policía Emiliano Fernández supo reconocer a partir del documental de Guardianes del Patrimonio emitido en La 2, permitirá completar algo más el sepulcro, que poco a poco va recobrando su apariencia original.

Pero se da la curiosa circunstancia de que este último fragmento ya había sido publicado en 2004, en la ficha dedicada al Molino del Batán de Chinchón, en el tomo XI de la publicación Arquitectura y Desarrollo Urbano, editada conjuntamente por el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid y la Dirección General de Arquitectura y Vivienda de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid, con el patrocinio de la Fundación Caja Madrid. En dicho estudio se le describía como “un arquillo de alabastro de estilo gótico que podría datar de finales del siglo XV”, aunque por desgracia, el autor, Alberto Tellería (Vocal Técnico de Madrid Ciudadanía y Patrimonio), no supo identificar su procedencia, que ahora ha quedado definitivamente aclarada.

Referencias en la prensa:

El País

Madridiario

Madridactual

 

Tipo de post: 

Temas MCyP: