Añadir nuevo comentario

Tío Pepe y la madre que lo parió

En efecto, el cartel de marras no cuenta con la antiguedad que se le supone. Yo creo que perpetua una imagen folklorica y hortera de lo espanol que no estaria de mas impedir todo lo posible. Quien quiera conservarlo que promueva llevarselo a otro sitio donde no suponga una contaminacion visual tan flagrante. Y lo mismo digo del maldito rotulo de Firestone, que cubre de modo grotesco la casa arabe donde se halla. Totalmente de acuerdo con lo afirmado aqui: si esas firmas se recogieran para causas mas dignas dentro de nuestro siempre amenazada y querida Madrid, otro gallo cantaria.