Informes MCyP

La protección de la Arquitectura Contemporánea en Madrid (1939-1975)

 

LA PROTECCIÓN DE LA ARQUITECTURA CONTEMPORÁNEA EN MADRID

 

Con respecto a la protección de la Arquitectura Contemporánea en nuestra Comunidad y tras los repetidos incidentes de destrucción de varios elementos notables, se hace imprescindible un estudio serio que devenga en la protección legal de estos edificios ya consolidados por el tiempo y de ya indiscutible valoración.

Desde la aprobación del Catálogo del PGOUM 1997, se vislumbraba la carencia que éste tenía en cuanto a la protección de la Arquitectura del SXX. Fueron varios los intentos de redacción de listados que llegaron a consensuarse y no dieron el fruto de su validación legal en una ampliación del tal Catálogo.

Hace pocos meses hemos visto la desaparición de la Casa Guzmán de Sota en el municipio de Alpedrete. Este triste e imperdonable suceso motivó que el COAM decidiese felizmente establecer una cautela ante aquellos proyectos de intervención o demolición de edificios que estuvieran recogidos en la publicación “Arquitectura de Madrid”, lo que denominamos Guía de Madrid del COAM y los contenidos en “Arquitectura y Desarrollo Urbano”, los 17 tomos que tratan monográficamente todos y cada uno de los pueblos de nuestra comunidad.

Pero estos contenidos no tienen más virtualidad que la información, que siendo muy importante, no genera en sí misma protección legal alguna. Y seguimos viendo peligrar edificios como la Casa Vallet de Coderch que, recogida en la Guía, inexplicablemente no está contenida en el Catálogo municipal mencionado ni goza de protección específica como Bien de Interés Cultural o Bien de Interés Patrimonial, las figuras de la legislación de Patrimonio Cultural que podrían salvaguardarla.

Tampoco en el Catálogo se recoge el Convento de las Damas Apostólicas, también en la Guía, a pesar de estar protegido legalmente por la ley 3/2013 de Patrimonio Histórico, que ha sido parcialmente demolido por desidia y/o ignorancia

Entendiendo la necesidad de coadyuvar a la elaboración de un Catálogo de protección Urbanístico y su paralelo en el catálogo Geográfico con sus figuras de BIC y BIP de la legislación de Patrimonio Cultural, se hace necesaria la colaboración de todos en este objetivo.

Por ello recogemos aquí el trabajo de Jaime Nadal -arquitecto- y su propuesta de reconocimiento a una arquitectura de la Dictadura entre los años 1939-1975. Acompaña su trabajo de una descripción personal de las circunstancias históricas en las que y por las que se desarrolló esta arquitectura y un análisis de los elementos reseñados, así como un archivo Access de todos ellos con datos, valoración y enlaces para su visualización, gran parte de ellos a la Guía de Madrid.

Este trabajo, como tantos otros que podrían hacerse, esperamos inciten y ayuden a nuestras administraciones a realizar un Catálogo coherente del PGOUM con ejemplos del SXX y una protección legal pertinente de los elementos que la ley de Patrimonio debe proteger.

 

 

Enlaces relacionados:

 

Tipo de post: 

El desaparecido frontón Euskal-Jai de Madrid fue reformado por Joaquín Rucoba, autor del Beti-Jai

Gracias al plano recibido de nuestra amiga Isabel Ordieres, autora de la biografía de Joaquín Rucoba y Octavio de Toledo (1844-1919), hemos podido saber que el arquitecto del frontón Beti-Jai de Madrid estuvo también involucrado en la reforma del desaparecido frontón Euskal-Jai de Madrid.

 

El frontón Euskal-Jai fue proyectado en 1893 por el arquitecto Eugenio Jiménez Correra, construido por el maestro Luis María Castiñeira e inaugurado oficialmente el 22 de Octubre de 1893. Constaba de entre 2000 y 2500 localidades, y estaba localizado en la calle Marqués de la Ensenada. Os trasladamos el reportaje publicado el el Diario Oficial de Avisos de Madrid en el que se describe el Frontón Euskal-Jai:

 

Fuente: Diario Oficial de Avisos de Madrid (1893)

 

Para ampliar la información anterior y además contemplar el único grabado conocido que hay sobre el Frontón Euskal-Jai, reproducimos el artículo que la revista Actualidades publicaba en 1893: 

 

Fuente: Revista Actualidades (1893)

 

Reproducimos también el plano del Archivo de la Villa de Madrid que nos ha hecho llegar Ignacio Ramos, y que publicó en 2013 en su libro "Frontones Madrileños", donde se puede observar la sección transversal del frontón Euskal-Jai.

 

 

Sin embargo, y a pesar de la elegancia y las comodidades recogidas en el artículo de la revista Actualidades y el Diario Oficial de Avisos de Madrid sobre el frontón Euskal-Jai, su calidad constructiva dejaba bastante que desear. Los accesos eran incómodos e insuficientes, la cubierta endeble y muy baja, y además desde las localidades no se podía seguir bien el espectáculo de pelota. A continuación reflejamos el artículo de la revista La Época en la que se describen en detalle los males del frontón Euskal-Jai.

 

Fuente: La Época (1893)

 

Tal y como refleja el plano que os trasladamos a continuación, y como anunciábamos al comienzo de éste artículo, la reforma del fronton Euskal-Jai fue encargada a Joaquín Rucoba, que por aquel entonces acababa de inaugurar con gran éxito el Frontón Beti-Jai de Madrid. 

 

Fuente: Archivo de Isabel Ordieres sobre Joaquín Rucoba

 

Finalmente, en 1901 fue derribado parcialmente y sobre su solar se construyó el Teatro Lírico que a su vez fue pasto de las llamas en un desafortunado incendio en 1920. Actualmente en el edificio reconstruido como viviendas tras el incendio se encuentra la sede el Consejo General del Poder Judicial.

 

Fuente: Alrrededor del Mundo (1901)

 

Teatro Lírico

Fuente: Wikipedia

Incendio del teatro Lírico

Fuente: Diario ABC

 

Trasladar nuestro agradecimiento tanto a Isabel Ordieres como a Nacho Ramos por los planos que nos han remitido y que han servido para documentar la información que os trasladamos sobre el desaparecido Frontón Euskal-Jai de Madrid.

 

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

INFORME: “Ventura Rodríguez (1717-1785) en su III Centenario”

 Con motivo del III centenario del gran arquitecto Ventura Rodríguez, el Ayuntamiento de Madrid presentó el pasado día 16 en el Cuartel del Conde Duque la exposición “Ventura Rodríguez y Madrid en las colecciones municipales”, que permanecerá abierta hasta el 23 de julio.

Sólo tres días después, la Asociación de Amigos del Palacio de Boadilla del Monte  -integrada en Madrid, Ciudadanía y Patrimonio- inauguraba la muestra “Ventura Rodríguez en Palacio”  realizada en colaboración con el Ayuntamiento de dicha localidad, que podrá visitarse hasta el próximo 2 de julio.

El presente Informe recoge y amplía los textos redactados por el autor para esta última exhibición, con el fin de difundir el conocimiento de esta figura destacada de la Arquitectura del siglo XVIII.

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

120 años desde el asalto de armas que tuvo lugar en el frontón Beti-Jai (1897)

El 11 de abril de 1897, hace 120 años, se celebró en el frontón Beti-Jai de Madrid una fiesta en beneficio de la Asociación de la Prensa. Días antes en el diario La Época se recoge el siguiente anuncio:

 

Fuente: La Época (08/04/1897)

 

La plataforma "Salvemos el Frontón Beti-Jai de Madrid" ha tenido acceso a una entrada original de dicha fiesta con unas interesantes anotaciones a mano en el reverso de la misma: "Beneficio de la Cruz Roja. Dos partidos de pelota a cuarenta tantos y después en la cancha un asalto de armas en el que tomó parte el tirador italiano Pini, el marqués de Cabriñana y otros. La entrada un lleno".

 

 

En los días posteriores los diarios El Nuevo Mundo y La Ilustración Ibérica recogen sendas crónicas sobre la fiesta en las que se describe la pasión de los asistentes por ver en acción al tirador italiano Pini. A continuación recogemos unos extractos de las mismas.

 

Fuente (1 y 2): Nuevo Mundo (22/04/1897)

Fuente (3): La Ilustración Ibérica (24/04/1897)

 

"Estuvo muy acertada la Asociación de la Prensa en la fiesta que organizó el pasado Domingo de Ramos. Todo el mundo sabe el plausible y benéfico fin de estas fiestas de la Asociación de la Prensa. Pero aparte de esto, lo que hay que aplaudir además en su Junta directiva, es el acierto y oportunidad con que sabe aprovechar cualquier coyuntura para ofrecer al público alicientes y atractivos que le seducen é interesan.

Ahora aprovechó la presencia en Madrid del célebre tirador italiano signor Pini, que sobre su notoria fama y celebridad como maestro italiano y como campeón en competencia siempre con los grandes maestros franceses, tenia ahora la aureola de su recientisimo duelo con el aficionado  francés Mr. Toulnegueux.

El signor Pini es un tirador extraordinario y de primera fuerza indudablemente. No es, sin embargo, como algunos periódicos han dicho, el campeón del mundo, en el sentido que esta palabra tiene, es decir, el mejor tirador, después de haberse medido y luchado con los grandes tiradores de primera línea. No hace mucho tiempo se disputó en París este campeonato, el de maestros y aficionados, y aunque allí tiró y se batió el Sr. Pini y obtuvo puesto muy honroso, estuvo sin embargo muy distanciado del campeonato.

Y aunque está fuera de duda que la escuela italiana, á la cual pertenece el Sr. Pini, tiene indudables ventajas para la espada sobre la escuela francesa, por ser escuela menos académica y más práctica y positiva, sin embargo, en sus asaltos con los grandes maestros franceses, con  los que saben prescindir fácilmente de lo mucho que hay de convencional en el florete para atenerse nada más que á lo práctico de la espada, la superioridad á nadie le pudo caber la menor duda que no le ebrrespondió al Sr. Pini.

[...]

Nuestros grabados representan en primer término un retrato del Sr. Pini en traje de tirar, tomado de una hermosa fotografía del Sr. Compañy.

Y el segundo es una instantánea del Sr. Amador del estrado y tablado que se levantaron en el frontón. Nuestra instantánea tomó el asalto entre Pini y Valentini, los dos de la escuela italiana.

 

 

El tercer grabado es una fotografía instantánea del Sr. Pini tirando con el simpático maestro Sr. Carbornell. Nuestros lectores observarán que tiran sin careta. En ese momento están haciendo la muralla, que es una serie de fondos y paradas, que en los grandes asaltos se hacen como preliminares y con el fin de poner el cuerpo y los múscalos en disposición de comenzar el asalto.

Y el último es una vista general del frontón Beti-Jai durante la fiesta. Todas las localidades están ocupadas. Puede decirse que nunca se ha visto un lleno semejante. Es una instanránea que nos tomó el fotógrafo Sr. Amador mientras se jugaba el partido de pelota."

 

Fuente: Nuevo Mundo (22/04/1897)

 
 
 

"Uno de los héroes de Madrid estos días es el célebre Maestro de armas italiano Sr. Pini. Se presentó al público en una función dada en el frontón de Beti-jai á beneficio de la Asociación de la Prensa, y recibió como saludo una calurosa ovación que se  ha repetido después en cuantas partes se ha presentado. Pini es un hombre de gallarda y apuesta figura, de una contextura de atleta que no quita, sin embargo, nada de elegancia á sus movimientos cuando con el acero en la mano combate con hábil y diestro adversario.

[...]

Si el marqués de Cabriñana no hubiera gozado fama merecida de tirador peritísimo, hubiera tenido que abandonar desde el primer momento la noble y meritoria campaña que emprendió contra la inmoralidad municipal, porque cualquier paniaguado de concejal se hubiera atrevido á salirle al paso, y no hubiera quizá faltado quien le hubiera puesto fuera de combate.

Pero se sabía que frente á frente era expuesto agredirle, y esto le dió mucha fuerza para su meritoria campaña. 

La esgrima debía formar parte esencial de la educación de todos los jóvenes, porque fortalece el cuerpo y da más energía al espíritu, y es lástima que no tengamos en España una escuela oficial militar de armas como las que existen en otros países. Particulares aficionados á las armas no han faltado nunca entre nosotros, habiendo sacado buenos discípulos el veterano Zuavo, Botin y tantos otros como han establecido salas de armas en Madrid. 

El noble y caballeresco marqués de Heredia figura todavía, y ojalá figure mucho tiempo, á la cabeza de los buenos aficionados madrileños, y existe un núcleo de jóvenes distinguidos que sobresalen en el ejercicio de las armas."

Fuente: La Ilustración Ibérica (24/04/1897)

 

Finalmente, del blog "La pelota vasca en Madrid", extraemos: "Miguel Salazar, expuntista y nieto del gran pelotari marquinés Narciso Salazar, que triunfó en los frontones de Madrid, España y América, ha tenido el detalle de mandarnos unas fotos de la medalla que ganó su abuelo en la fiesta en beneficio de la Asociación de la Prensa de Madrid celebrada en el Frontón Beti Jai el 11 de abril de 1897".

 

 

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

INFORME TÉCNICO-CIENTÍFICO El valor histórico y cultural del trazado de las vías pecuarias

Ayer se presentó el informe “El valor histórico y cultural del trazado de las vías pecuarias”, realizado por el geógrafo Hilario Villalvilla (Ecologistas en Acción) en la biblioteca pública Ángel González de Aluche. El estudio aborda en un marco general el valor histórico y antropológico de las principales vías pecuarias que atraviesan el centro del país, uniendo el norte y el sur de la amplia meseta de la península ibérica desde hace siglos.

Una de las principales aportaciones que aporta es clarificar el trazado de la Cañada Real de Madrid a su paso por el barrio de Campamento tras el intento del Ministerio de Defensa de apropiarse de parte de su trazado y ponerlo a la venta para la construcción de inmuebles.

(...) La Dirección Gerencia Infraestructura y Equipamiento del Ministerio de Defensa haciéndose pasar por titular de dos parcelas de esta cañada las inscribió en el Registro de la Propiedad de Madrid (parcelas ubicadas entre las calles Arenas de San Pedro y San Chidrián, en el Barrio de Campamento). Una de estas parcelas salió a subasta pública en abril de 2017, pero gracias a la movilización de la Plataforma Campamento Sí y el Grupo Promotor del Corredor del SO se consiguió que la subasta quedara desierta.

En noviembre de 2016 la autoridad en materia de vías pecuarias de la Consejería de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid publicó en el Boletín Oficial dos Órdenes por las que se iniciaba el proceso de clasificación de la Cañada Real de Madrid en el término municipal de Madrid y la revisión de la clasificación de las vías pecuarias en el término de Pozuelo de Alarcón (BOCM nº 285 de 28/11/2016). El objeto es determinar el recorrido de esta cañada y declarar su existencia.

Es probable que la autoridad en materia de vías pecuarias de la Comunidad de Madrid quiere justificar que la Cañada Real de Madrid también pasa por el término municipal de Pozuelo de Alarcón, al objeto de no tener que llamar la atención del Ministerio de Defensa para que devuelva las dos parcelas de la Cañada Real de Madrid usurpadas por éste a su legítimo titular: la Comunidad de Madrid.

El estudio realizado, aplicando diez criterios, demuestra que el trazado histórico de la Cañada Real de Madrid es el que tod@s conocemos y los planos reflejan, y que no valen subterfugios para manipular la historia y la documentación y hacer pasar ahora a la cañada por otro término municipal.

Informaciones sobre la presentación del documento:

>> En la web de Ecologistas en Acción

>> En el blog de Campamento SÍ

 

Tipo de post: 

Los renglones torcidos de las "guías", por Amparo Berlinches (Presidente de MCyP)

LOS RENGLONES TORCIDOS DE LAS “GUIAS”

Es para todos los que trabajamos en la redacción de las llamadas “Guía de Madrid” y “Guías de los pueblos” una enorme satisfacción que vayan a usarse como instrumento eficaz de protección de los elementos arquitectónicos de nuestra ciudad y nuestros pueblos.

La “Guía de Madrid”, en realidad denominada Arquitectura de Madrid, fue un trabajo ingente comenzado en 1999 por el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) durante la Junta de Gobierno de Chueca Goitia, arquitecto, catedrático de Historia de la Arquitectura y decano preocupado por el patrimonio arquitectónico autor de numerosos libros referidos a Madrid y su historia.

Tuvimos la inmensa suerte de una junta sensible a estos menesteres -en la que se encontraba también el actual decano- y así pudo ponerse en marcha desde la Comisión colegial de Patrimonio creada por aquella junta, la concepción y desarrollo de esta ingente labor. Un nutrido equipo de arquitectos, historiadores y documentalistas dimos al fin materialidad a una publicación que recoge en sus tres primeros tomos lo más relevante de la arquitectura del Casco Histórico y Ensanches, una superficie inscrita en la M-30. Se publicó en 2003.

Chueca tuvo la satisfacción de acudir a la presentación estando ya muy enfermo y siendo ya decano Ricardo Aroca, que gestionó con éxito una financiación externa compartida con el COAM en la que participaron el Ayuntamiento, la Comunidad de Madrid y la Fundación Caja Madrid.

Por fortuna la publicación se continuó bajo la dirección del Servicio Histórico del COAM, y se completó la totalidad del municipio de Madrid en un cuarto tomo denominado Periferia publicado en 2007.

“Arquitectura de Madrid”, ¿por qué este nombre?

Nunca pensamos que fuera un catálogo, ni una guía… Estos trabajos han de ser por su propio concepto incompletos pues reflejan una realidad temporal que se agota en sí misma: al día siguiente de su publicación ya habría edificios demolidos y otros que verían la luz…

También éramos conscientes de que en una publicación así habría errores, ausencias, además de que la necesaria selección -que hacíamos en eternas reuniones- no fuera equitativa. No se pudo entrar en muchos edificios, sobre todo viviendas; no se pudo muchas veces encontrar un autor o una fecha pues el archivo colegial tiene periodos vacíos y su accesibilidad, entonces dependiente en gran parte del Archivo General de la Administración y del depósito en unas naves auxiliares, nos restaba operatividad. Por todo ello no quisimos ser pretenciosos y sabíamos que la exhaustividad en esto es imposible y por ello pusimos ese nombre: Arquitectura de Madrid

No es un Inventario, tampoco un Catálogo. Es una herramienta imprescindible para redactar el Catálogo Urbanístico que exige la ley del Suelo; habida cuenta que éste tampoco será nunca un instrumento definitivo pues una ciudad está en constante transformación y las herramientas legales de protección deben revisarse continuamente.

Soporte informático

La publicación inicial fue soportada en DVD, herramienta útil en aquel momento y que felizmente ha sido transcrita a una web accesible http://fcoam.ingra.es Cualquier interesado puede ver su contenido y las administraciones competentes y el propio COAM pueden -y me atrevo a decir que deben- utilizar esta herramienta u otra similar para actualizar toda la información e incidencias que genera la ciudad.

El presente

Son muchas las piezas arquitectónicas que han caído hasta el momento, piezas bien documentadas en la publicación y que por falta de conocimiento y estudio de las administraciones que –curiosamente- la financiaron, han hecho inevitable su destrucción.

Licencias, visados, expedientes de Bienes de Interés Cultural…, todos estos actos administrativos son los que hacen viable la protección de un bien o certifican su muerte.

Por ello ha sido emocionante y gratificante ver que al fin se va a proteger una vivienda singularísima del arquitecto Coderch gracias a la cautela que ha establecido el COAM al proyecto de demolición, al conocer el valor del edificio por nuestra publicación. Bendita sea.

Pero no basta

No basta intentar proteger en el último minuto un elemento frisando la legalidad establecida. Es caro y denodado esfuerzo. Ya se ha visto así en anteriores ejemplos, central CLESA

Lo contenido en esta publicación que tenga mayor interés, debe incluirse en el Catálogo urbanístico con su regulación o declararse Bien de Interés Cultural si lo merece, y siempre sabiendo que esta publicación no es más que una valiosa referencia documental.

La “Guía de los pueblos”.

Recientemente hemos contemplado la desaparición de una vivienda obra del arquitecto Alejandro de la Sota, la tristemente célebre, ahora destruida, Casa Guzmán. Este caso, propio de una sociedad que no conoce ni ama su cultura, que no encuentra compensaciones para quienes deben cuidar de un patrimonio muchas veces insostenible, ha puesto el foco en otra publicación, esta vez de diecisiete tomos (1989–2009) que comprenden una monografía de la arquitectura de todos y cada uno de los pueblos de la Comunidad de Madrid bajo el título Arquitectura y Desarrollo Urbano. La financiación corrió a cargo de Comunidad de Madrid, COAM y Caja Madrid, y en el volumen XV que incluye Algete estaba bien documentada la referencia a la Casa Guzmán. El catálogo municipal no la contemplaba y el visado de demolición se otorgó sin conocer su valor.

Al parecer el equipo actual del COAM está digitalizando esta publicación para facilitar su conocimiento y difusión. Es evidente que en este tiempo la arquitectura de estos municipios habrá cambiado sustancialmente pero quedará la documentación del momento en que se estudió y el material para justificar la conservación de lo que permanezca.

Sería imprescindible soportar en una web todo este trabajo e ir actualizando sus contenidos. Tarea de los municipios, la Comunidad de Madrid, el propio COAM y quizás algún organismo que pudiera financiar esta labor como se hizo con la primitiva…

Sería estupendo que este esfuerzo de actualizar y difundir en una herramienta informática ágil tuviera esta rentabilidad de la conservación de sus elementos contenidos. Sabemos que esta publicación es libro de cabecera en las bibliotecas de nuestra región, pero eso no nos basta. Siempre hemos pensado que su destino, al igual que en su publicación hermana de la capital, debería ser generar parámetros de protección

Los renglones torcidos de las Guías…

¿Habrá llegado por fin ese momento?


Marzo 2017
Amparo Berlinches Acín
Presidente de Madrid, Ciudadanía y Patrimonio

 

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Admitido a trámite el recurso contra la desestimación de incoar las Cocheras de Cuatro Caminos como Bien de Interés Cultural

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid admite a trámite el recurso interpuesto por Madrid Ciudadanía y Patrimonio contra la desestimación de proteger las Cocheras Históricas de Metro como Bien de Interés Cultural (BIC), figura que garantizaría la preservación y recuperación de este Patrimonio Industrial único.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) -mediante decreto de 21 de febrero de 2017, comunicado ayer a MCyP- admite a trámite el recurso contencioso-administrativo, interpuesto por esta organización contra la desestimación resuelta el pasado 12 de septiembre por la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid para incoar las Cocheras como BIC.

La figura de Bien de Interés Cultural no es sólo un reconocimiento estético, es una herramienta de protección, y en el pasado fue empleada para defender activamente Patrimonio Histórico amenazado, por ejemplo para salvar el Palacio de Gamazo -del arquitecto Ricardo Velázquez Bosco- cuando se había comenzado la demolición.

Los valores culturales trascienden los puramente artísticos, y así hoy en día se concibe también el Patrimonio Industrial, el Inmaterial o el Paisaje Cultural. De todos ellos participa de alguna forma las Cocheras.

Además desde MCyP apreciamos que en las Cocheras concurren valores singularísimos que justifican su protección como BIC:

  • su arquitectura funcional y vanguardista en la época para una ciudad que iniciaba su particular revolución tecnológica, y un tardío proceso de industrialización, con la electrificación en paralelo. La arquitectura de las Cocheras constituye una escenografía muy sugerente tanto desde dentro como desde fuera;
  • su historia, pues recoge como no lo puede hacer ningún otro edificio de Metro la historia al completo desde su construcción e inauguración, dado que las Cocheras eran a su vez talleres y donde se ensamblaron los primeros vagones de la red;
  • su memoria, porque reúne la memoria del trabajo colectiva de una empresa puntera y pionera en nuestro país, apostando por la contratación corporativa de mujeres muy tempranamente;
  • su simbolismo y representatividad, pues constituyen las bases de la modernidad en la España del regeneracionismo y una clara apuesta por la transformación urbana a través del transporte colectivo. Se trata además de un edificio que ha mantenido su uso original a lo largo de 97 años de manera ininterrumpida.

Ante las reiteradas negativas a proteger las Cocheras por parte de la Dirección General de Patrimonio recurrimos a los tribunales, dado que estimamos que no se está atendiendo debidamente la importancia de salvaguardar y recuperar este Patrimonio Industrial para el pueblo de Madrid.

Como agravante, se da la circunstancia de que el Gobierno de la Comunidad de Madrid ha pasado por alto la Proposición No de Ley aprobada por la cámara de la Asamblea de Madrid por los grupos políticos de Podemos, PSOE y Ciudadanos el pasado 21 de Abril de 2016.

La ciudad de Madrid nunca ha mirado por su Patrimonio Industrial, hasta el punto que no se puede reconocer un pasado industrial ni amplio ni reducido porque prácticamente ha desaparecido en su totalidad. Este espacio constituye una oportunidad cultural para la zona norte de Madrid, lo suficientemente alejado del centro histórico y a la vez bien comunicado.

No queremos dejar de reiterar una vez más la voluntad de nuestra asociación por encontrar una solución de compatibilidad que permita materializar la edificabilidad de alrededor de 65.000 m2 prevista en la parcela, con la preservación de la parte histórica de las Cocheras, tal y como se especificaba en la PNL aprobada por la Asamblea.

Finalmente anunciamos que próximamente abriremos una campaña de financiación del recurso por suscripción popular o 'crowdfunding' para afrontar los gastos del recurso.

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

Sobre la Casa Guzmán de Alejandro de la Sota

El arquitecto Jaime Nadal reflexiona sobre la pérdida de esta obra emblemática de la arquitectura moderna madrileña.

Madrid 22 de febrero de 2017

Parece ser que la ‘Casa Guzmán de Sota’ la derribaron en 2015 y que unos estudiantes de arquitectura a los que se les había encomendado un ejercicio sobre el edificio no fueron capaces de encontrarlo en la Urbanización donde se erigía, hallando en su lugar un bodrio constructivo.

Bien, eso ocurrió hace ya un par de años, hoy, ayer, un día de estos toda la comunidad arquitectónica madrileña, nacional, mundial, recibe la noticia de que aquello que parecía ser un error de unos alumnos era un hecho cierto, la casa Guzmán se había metamorfoseado en un caserón sin interés.

¿Como puede desaparecer a la vista de todos un edificio loado, publicado, conocido, un ejemplo de la arquitectura renaciente? ¿Acaso David Copperfield el mago de las desapariciones había pasado por la Urbanización Santo Domingo y la había sustraído para su propio disfrute? Buena elección.

No, no fue David Copperfield quien limpiamente, etéreamente había volatilizado la ‘Guzmán’, fue una vulgar piqueta, o una excavadora o unas macetas aporreadoras de punteros destructores los que habían acabado con la obra de arte, con el ejemplo arquitectónico realizado por uno de nuestros insignes hacedores del género, un artista, un arquitecto inteligente.

Conocí a Sota hace muchos años. muchos antes de entrar en la Escuela de Arquitectura, era conocido de mi familia a través de sus relaciones con Aviaco, ya en la Escuela fue mi primer profesor de Proyectos, iniciando el curso con un ejercicio sobre una casa de 9x9m, una vez cada cierto tiempo daba una charla monotemática ilustrada con imágenes, muchas tomadas con su Rolleiflex de 9x9 que tan mala pasada le jugaron tiempo después en su lamentable oposición a la cátedra de proyectos frente a Alba, Donaire y Moneo, que sacaron plaza por ese orden, y otros que como él se quedaron en el camino, al no funcionarle correctamente el proyector, hecho muy repetido porque estas magnificas tomas de gran formato solo podían proyectarse en aparatos de escasa comercialización, lo que hizo que se pusiese nervioso y su exposición fuese deslucida. Todas estas charlas en su conjunto constituían una especie de ‘corpus architectonico’ cronográfico en el que exponía con detalle ejemplos que consideraba hitos de la arquitectura moderna, la última de ellas trataba sobre Buckmister Fuller. Especial interés tuvieron las del Pabellón de España en Bruselas en el ‘58 y la residencia de Cristalera Española en Miraflores de la Sierra. De ambas eran autores los arquitectos José Antonio Corrales y Ramón Vázquez Molezún, en la segunda de las cuales había colaborado con ellos. Los admiraba y no ahorró elogios en ambas. Seguimos.

Todo elemento arquitectónico tiene un principio, un visado, una licencia, una construcción, y un fin, un visado, una licencia, una destrucción. Para cada una de estas fases la sociedad ha establecido una serie de agentes que han de entender y conceder los permisos correspondientes para evitar desmanes, para defenderse de la propia sociedad.

No ha funcionado, el sistema falla, no es capaz de evitar desmanes como este. ¿Por qué? ¿Por qué una serie de cauciones previstas para garantizar la permanencia de nuestros epígonos culturales se desmoronan y se convierten en herramientas ineficaces y carísimas? ¿Lo eran ya desde su concepción? ¿Estaban mal pergeñadas? ¿No eran las adecuadas? ¿O bien se han corrompido, han alcanzado el punto entrópico en el que su energía que ni se crea ni se destruye ya no nos resulta eficaz?

Probablemente ni estaban bien concebidas ni han sabido cumplir con el deber que la sociedad les asignó. La sociedad, el conjunto de los ciudadanos, delega su soberanía en una serie de instituciones que han de ser las veedoras de los diversos aspectos que conduzcan a una sociedad mejor. Todo ha fallado.

No es necesario abundar sobre la delegación al COAM del visado arquitectónico que le permite conocer puntualmente cualquier acción que dentro del campo de sus competencias se produzcan en su demarcación. Urbanización Santo Domingo incluida.

Es de público conocimiento que los ayuntamientos otorgan las licencias de construcción y destrucción.

Si el uno hubiese puesto sobre aviso a la sociedad del desmán, si el otro hubiese ejercido sus funciones realizando una catalogación adecuada de sus bienes, posiblemente la destrucción se hubiese evitado, o no se hubiese evitado pero se podía haber hecho un funeral digno, un adiós a un ser querido y necesario.

De este desastre son víctimas especialmente desprotegidas las obras con arquitectura vanguardista o simplemente actuales, se defienden mejor las añejas o las que pasan camaleónicamente por las comisiones encargadas de velar por nuestro buen gusto.

Yo vivía en una de esas casas ‘modernas’, mis padres la construyeron en San Agustín de Guadalix en el año 1954. Mi padre era ingeniero de caminos y tenía mucha relación con profesionales de todo el mundo, especialmente para el caso que nos ocupa con Frank Lloyd Wright, a quien junto con Eduardo Torroja visitaba en Taliesin, y con Richard Neutra, que venia por el Instituto de la Construcción y del Cemento, (hoy ‘... Eduardo Torroja’) cuyas casas americanas eran el paradigma de la ‘dreaming architecture’ especialmente su ‘Casa en el desierto’ para E.J Kaufmann (que una década antes había encargado a F.L.Wright la ‘Casa de la Cascada’), blanca, de líneas elegantes y con grandes superficies de vidrio, sueño casi inalcanzable en esos años en nuestro país. Nuestra casa no tenia tanto vidrio pero era blanca y de líneas elegantes y estaba casi en el desierto, en el páramo castellano, se llamaba Etxemendi porque mi madre era vasca y lo de ‘casa del monte’ en vasco quedaba bien, el arquitecto fue Gonzalo Echegaray Comba, colaborador en muchas obras de Torroja y autor junto con Manuel Barbero Rebolledo de ‘Costillares’, que era el nombre de pila del Instituto de la Construcción, una especie de sueño americano perdido en el marasmo hispánico, una especie de ‘Taliesin Fellowship’ con su arquitectura impactante y sus investigadores regidos por Torroja, que además de ser su fundador y director, tenía en él su oficina de proyectos y en cierto modo era una especie de ‘hogar común’ de todos ellos. Había dormitorios para poder pasar las noches de trabajo y piscina y campos de deportes, salas de esparcimiento y un magnifico comedor todo ello en una arquitectura que asombraba a los visitantes y era disfrutada por sus usuarios. Creo que queda el edificio, lo veo cuando paso por la M30, pero como dijo Alvar Aalto, padre putativo de éste y otros muchos epígonos, cuando el gobierno Soviético le invitó a restaurar la biblioteca de Viipuri que había sido arrebatada a los finlandeses y muy dañada durante la guerra ´... NO, ESTE EDIFICIO HA PERDIDO SU ARQUITECTURA’. No se puede erigir juez de lo que se tira, se conserva, se usa, se está y cómo, si no se entiende esa frase, y es muy difícil de entender.

A la muerte de mis padres vendimos la ‘casa del monte’ por no poder hacer frente a los gastos que originaba, y hoy, desvirtuada, con una cubertura de tejas donde había limpios planos de cubiertas y modificaciones vergonzantes que la hacen irreconocible, cumple como puede, mal, su papel como mesón para celebración de bodas multitudinarias con su consabida carpa y sillas enteladas en el jardín. No estaba catalogada, pero era una buena obra de arquitectura, demasiado ‘moderna’ como la ‘Casa Guzman’.

Hay muchas obras que ‘pierden su arquitectura’, su ‘knack’ como en la obra de Jellicoe y desgraciadamente no la vuelven a recuperar. El Pabellón de Bruselas tirado en la Casa de Campo de Madrid y la residencia de Cristalera Española la han perdido, lo mismo ocurre con los talleres ‘TABSA’de Barajas o la ‘Casa Varela’ de Torrelodones, otras han simplemente desparecido sin dejar rastro como la ‘Casa Arvesú’ en la calle del Doctor Arce.

Cuando Sota hizo la ‘Casa Guzmán’ que algunos han tildado de ‘tardo-moderna’(1971), otros de ‘oscura’ o ‘llena de humedades’, ‘cara de mantener’ y otras beldades al estilo, realmente hizo la casa que tenía que hacer, sus líneas limpias y parcas en gestos, texturas simples y comedidas, monocromática, texturada, no blanca pero con elementos blancos, grandes huecos acristalados pero funcionalmente protegidos, limpiamente protegidos, la poética de sus barandas sobrerrayando lo construido, el continuo natural extendido por la cubierta, son el compendio de lo que el arquitecto ha hecho suyo, es ‘su forma de hacer’ con cuidadosas incursiones renovadoras, experimentaciones medidas que denotan evolución, cosas se quedan y cosas se van, el tiempo pasa y el tiempo permanece, las claraboyas de pasillos y baños emergiendo en medio del jardín colgante son hijos de una época, el hundimiento de la construcción creando un perfil bajo y dando origen al campo terraplenado que penetra en el interior y configura el nuevo horizonte ya lo habían experimentado Corrales y Molezún en la ‘Casa Huarte’ y Oiza en la ‘Casa Echeverría’ y ahí funcionaba, y el juego asombroso de correderas que cierran y abren las terrazas de estancia serian inentendibles sin considerar su contacto con los hangares de Aviaco e Iberia. Hay humedades, claro que hay humedades, como ocurre en cualquier objeto falto de mantenimiento, es poco para un edificio con 45 años, y supongo que también la instalación eléctrica se habría quedado obsoleta y las correderas se atascarían mas de una vez, claro. Lo bueno es caro pero el que lo aprecia se ve compensado con creces y trata de disfrutarlo y siempre estará orgulloso de haberlo poseído. ‘La amé porque era mía’

Nada se ha hecho y nada se puede hacer ya, ni se hizo ni se hará. Seguiremos siendo los mismos.

Jaime Nadal

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Nueva pérdida para el patrimonio arquitectónico contemporáneo: CMU Hispano-Mexicano

Tras el reciente derribo de la Casa Guzmán, de Alejandro de la Sota, hoy nos toca lamentar la pérdida del Colegio Mayor hispano-mexicano Santiago Galas Arce.

Obra del arquitecto Willi Schoebel Ungría sita en el Paseo de Juan XXIII, 42, en la periferia de la Ciudad Universitaria madrileña, fue proyectado en 1967-68 y construido entre 1970 y 1975; estando recogido en la ficha 508 del tomo 2 correspondiente a los ensanches de la guía Arquitectura de Madrid, editada por el Colegio Oficial de Arquitectos (COAM), cuya descripción reproducimos: “Este desconocido Colegio Mayor, quizá desapercibido por su situación urbana al final de la avenida, agazapado entre la vegetación y recortado sobre la neutra silueta de una agrupación de torres residenciales, es una brillante y rara muestra de las arquitecturas brutalistas de corte centroeuropeo, con referentes de Mies van der Rohe y los Smithson. A partir de unas bases compactas y opacas, a modo de gran zócalo, se despliega una teoría de bloques orgánicamente conectados por otro retranqueado que los vertebra. Los proporcionados y precisos trazados cartesianos de los alzados laterales y traseros articulan considerables vanos y paños de ladrillo amarillento en singular aparejo, inscritos en una rigurosa malla estructural metálica vista. Los frentes principales abren una de las caras de los prismas de ladrillo, trocando su opacidad en transparente membrana acristalada con funcionales y matizados despieces, remarcados por el acusado entramado de pilares y jácenas. Un segundo tema ofrece la composición de las fachadas, donde el juego lineal de la estructura vista y los geométricos ritmos macizo-vano de las superficies de ladrillo y cristal se impregnan de rasgos neoplásticos, destacando la cuidadosa ejecución de los detalles y la evidencia de instalaciones y estructura”.

Por desgracia, aunque la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid ha cuestionado el valor patrimonial de algunos edificios por no estar recogidos en dicha guía (que no catálogo ni inventario), al parecer tampoco está garantizada la protección para los que si están incluidos, como el que nos ocupa; esperemos que el inmueble del antiguo Colegio Alemán en la calle de Concha Espina, obra del mismo autor amenazada de demolición tras el traslado a una nueva sede de la institución que albergaba, corra mejor suerte…

Esta nueva pérdida pone de relieve la cada vez más patente necesidad de un catálogo de protección para la arquitectura contemporánea madrileña, pues han pasado ya veinte años desde que se redactó el correspondiente al vigente Plan General de Ordenación Urbana de Madrid (PGOUM 97), y se cuenta con la perspectiva suficiente para valorar los inmuebles afectados, que en la fecha de su redacción parecían a salvo por su propia novedad, pero que en los ciclos acelerados de la especulación inmobiliaria están cada vez más amenazados. De seguir el ritmo actual de demoliciones, va a pasar como con los palacios de la Castellana, que sólo fueron protegidos cuando los ejemplos más relevantes (Xifré, Portugalete, Anglada, Medinaceli, etc.) ya habían sido derribados…

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Crecen las voces que demandan un Museo de Metro en las Cocheras de Cuatro Caminos

El interés que despierta la oportunidad de recuperar un Patrimonio Industrial único sigue creciendo, y cada vez son más las asociaciones que se suman para reivindicar un modelo de ciudad autoconsciente, con referencias a su historia y con un desarrollo urbano sostenible. Las Cocheras de Cuatro Caminos son un bien irremplazable y constituyen una oportunidad cultural para la zona norte de Madrid.

El País se ha hecho eco de nuevas reivindicaciones que consolidan el sentimiento de la sociedad que demanda la creación de un espacio cultural para celebrar la historia del casi centenario Metro madrileño en las únicas instalaciones que recogen su historia al completo de cabo a rabo, o en lenguaje más apropiado: de cabeza a final de línea. Esta vez es la sociedad MHM la que se aúna a la idea, que llevamos un par de años divulgando y compartiendo, y que catalizó en el seno de nuestra asociación la creación de una plataforma específica dedicada a tal cometido.

Surgió así a comienzos de 2015 la Plataforma "Salvemos Cuatro Caminos" por un Museo de Metro en las Cocheras Históricas de Antonio Palacios. Aunque la historiografía, estilo y todos los datos conocidos apuntaban a la autoría del arquitecto de Porriño, hasta finales de 2016 no ha sido posible aportar la documentación de archivo que finalmente ha terminado de confirmarlo.

En Mayo de 2015 publicamos en la revista Madrid Histórico un artículo titulado "Hacia un Museo de Metro en Cuatro Caminos", a esta idea siempre acompaña una primordial: la de proteger legalmente la edificación para evitar su pérdida.

Aunque el uso de Museo es el óptimo, siempre habría margen para definir el uso de un edificio que habría de contar con la calificación urbanística de dotacional/equipamiento como ya contó en el Plan General de Urbanismo de Madrid de 1985, anterior al ordenamiento actual.

La percepción patrimonial ha cambiado mucho desde la redacción de los planeamientos citados -incluyendo el vigente- por lo que edificios que anteriormente no se habían considerado como representativos de nuestra cultura, cobran una dimensión bajo una nueva mirada. Así a los valores monumental o artístico, ya consolidados por su carácter estético o expresivo, se sumarían nuevos aspectos como lo histórico, tecnológico, antropológico y sociológico, que son los que confieren interés al Patrimonio Industrial, formado por arquitecturas mucho más funcionales y desnudas.

Podría resultar sorprendente los edificios madrileños que algún día estuvieron amenazados por la piqueta y hoy en día constituyen "lugares sagrados" de nuestra ciudad, a los que ningún ciudadano estaría dispuesto a renunciar. Cabe citar el Hospital Provincial, actual Museo Reina Sofía, amenazado en los 70; la iglesia de las Calatravas defendida del derribo en 1929 por Teodoro Anasagasti; el Hospital de Maudes, que apunto estuvo de desaparecer en los 70 y que fue recuperado in extremis, o el propio Matadero, centro cultural que supone un espacio cultural fuera del centro y que da cobertura a un barrio que carecía de equipamientos culturales y que también estuvo a punto de sucumbir en los años 70.

La lista de pérdidas es tan larga como lamentable: arquitecturas de diverso cariz y de todas las épocas, demolidas continuamente aún siendo de ilustres arquitectos: Fábrica de la Moneda (Francisco Jareño), Mercado de Olavide (Fco. Javier Ferrero), Piscina de la Isla (Luis Gutiérrez Soto), Hotel Florida (Antonio Palacios), Frontón Recoletos (Secundino Zuazo y Eduardo Torroja), o la Pagoda (Miguel Fisac) entre otras.

Entre las más recientes la demolición del TPA (1899) y la Casa Guzmán de Alejandro de la Sota, aunque nuestra asociación ha visto caer obras en estos años  como el palacete de Embajadores 18, la Cárcel de Carabanchel, el conjunto de Canalejas, el Frontón Central-Cines Madrid, y multitud de caserío histórico con edificaciones de las más antiguas de la ciudad.

Esta reflexión va en una línea semejante a la que plantea la exposición "Ciudad Decisiva" que se puede ver en CentroCentro (Palacio de Cibeles, 4ª planta) hasta el 26 de Marzo y que recoge algunos de estos tristemente famosos casos, centrándose en arquitecturas del siglo XX, las más desprotegidas.

Desde MCyP, una vez más instamos a las autoridades a que busquen una solución para las Cocheras de Cuatro Caminos, que pase por la conservación de la parte histórica mediante una modificación puntual del planeamiento y que permita llevar a cabo un desarrollo urbanístico en el resto de la parcela tal y como se había previsto. Compatibilidad es la clave.

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

Páginas