Edificio Fúcar, 6

Una decena de construcciones históricas podrían peligrar con sus actuales propietarios (20 Minutos)

Fco. Pelayo/ 20Minutos

El patrimonio histórico de una ciudad es uno de sus bienes más preciados. Es lo que confiere singularidad, marca diferencias y da valor a un núcleo urbano entre tantos. En este sentido, Madrid posee una riqueza tremenda, de un valor incalculable: desde palacios del siglo XVIII hasta teatros de gran raigambre, pasando por edificios únicos y obras insignes de la arquitectura industrial. Preservar tales joyas debería ser misión obligada para las distintas administraciones, que en los últimos tiempos han hecho oídos sordos e incluso han facilitado el trabajo de las empresas privadas. Esta situación ha conducido a que en estos momentos haya en Madrid capital al menos una decena de edificios históricos cuyo patrimonio podría peligrar después de ser adquiridos por nuevos propietarios, la mayoría vinculados a bancos, constructoras y grandes grupos empresariales.

"En la última legislatura ha habido un entreguismo salvaje a los grandes promotores", asegura Vicente Patón, presidente de Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, una asociación permanentemente en lucha por la conservación del patrimonio madrileño. Para Álvaro Bonet, arquitecto y experto en la Historia de Madrid, existe "un estado general de falta de interés por la cultura. Los políticos no se preocupan por defender la identidad y la memoria de la ciudad". Ambos temen que en el futuro se produzcan nuevas pérdidas en el patrimonio de Madrid.

"A pesar de los instrumentos legales que existen para preservar el patrimonio, en los últimos años hemos asistido a una rebaja constante de la protección de los edificios emblemáticos", añade Patón, que opina que la crisis económica ha favorecido este tipo de operaciones: "Los promotores han comprado a precios más bajos y luego han estado apoyados en sus operaciones por los poderes públicos".

Los casos más recientes son los del Complejo Canalejas y el Edificio España. "En el primer caso ya se ha perdido un patrimonio importante porque se ha derribado el interior. En el caso del Edifico España está por ver", afirma Patón. Madrid ha asistido en los últimos años a la desaparición total de algunos bienes patrimoniales como la cárcel de Carabanchel, la casa de la calle Fúcar, 6, o los talleres y naves originales del Metro. Sin embargo, no todo ha sido negativo. Bonet pone como ejemplo la Finca de Torre Arias: "Gracias al trabajo de los jardineros municipales y los vecinos, esta finca emblemática está mejorando su aspecto".
 

20minutos. 21 09 2015 by Madrid, Ciudadanía y Patrimonio



Ejemplos de patrimonio en peligro
 
Complejo de Canalejas (s.XIX-XX / c/ Alcalá, Sevilla, Carrera de San Jerónimo y Plaza de Canalejas). Este conjunto de siete edificios ya ha perdido parte de su patrimonio tras el derribo del interior del complejo. Actualmente sólo mantiene la fachada. La futura reforma podría alterar un paisaje urbano muy reconocible. Esto ha sido posible por la rebaja de la protección que realizaron el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid. "Ha sido destruida su estructura. Los espacios que articulaban el edificio ya no existen. No tiene nada que ver con los edificios originales, aunque hayan conservado las vidrieras y las rejas", dice Vicente Patón. El presidente de OHL y del Grupo Villar Mir, Juan Miguel Villar Mir, compró la antigua sede de Banesto al Banco Santander en 2012 por 215 millones de euros para hacer un hotel y un centro comercial.
 
Edificio España (s. XX / Plaza de España). El Grupo Wanda, propiedad del magnate chino Wang Jianlin, compró en 2014 el emblemático edificio al Banco Santander por 265 millones de euros. La intención de Wanda es reformar el edificio para hacer un hotel y un centro comercial, pero ha propuesto derribarlo todo y reconstruir posteriormente la fachada. El Ayuntamiento se ha opuesto, aunque el interior se podría perder. Tiene catalogación parcial: no se podría tocar ni la fachada ni las galerías comerciales de la planta baja. En su momento fue el primer edificio del mundo de estas caractarísticas construido con hormigón.
 
Antiguo edificio de la UNED (s.XX / Paseo del Prado, 30). El Ayuntamiento de Madrid cedió en 2013 el inmueble durante 75 años a la Fundación Ambasz para realizar un museo donde mostrar la obra del arquitecto argentino Emilio Ambasz, pionero de la arquitectura verde. El Consistorio rebajó la protección el pasado mes de abril y está previsto su derribo. "Es un ejemplo más de un espacio público que acaba en manos privadas", lamenta Patón.
 
Corredera 20 (s.XVIII / Corredera Baja de San Pablo, 20). La sociedad Prime Cities Spain se lo compró al Ayuntamiento en 2014 e incluye en la misma finca el número 39 de la calle del Barco. La intención de los propietarios es hacer pisos. Perteneció a la Orden de Malta y luce el único escudo de la orden en Madrid. Tiene un aire inconfundible de caserón manchego y, pese a estar abandonado, conserva en buen estado los suelos empedrados, los patios y las antiguas cuadras. Goza de protección integral.
 
Palacio de la Música (s. XX / Gran Vía, 35). Bankia (Caja Madrid) lo adquirió en 2008 por 33 millones de euros y empezó a rehabilitarlo para mantenerlo como espacio cultural, pero no lo ha terminado. Actualmente, está a la venta con los trabajos a medio terminar. El Ayuntamiento ha cambiado su uso para que se pueda hacer una tienda o un centro comercial. Esto provocaría previsiblemente la pérdida de valiosos elementos interiores como las butacas, las escaleras o las lámparas. Se ha solicitado su declaración como BIC.
 
Vestíbulo de la Estación del Norte ( s.XIX / Paseo de la Florida, 2). Adif adjudicó este año la explotación del vestíbulo al consorcio formado por las empresas Global Health Consulting, You Show y Wonderland Capital durante 50 años a cambio de 23,35 millones de euros. La intención inicial es convertir el espacio en un recinto dedicado al teatro, una zona de restauración y una academia de artistas. "Tiene una mala configuración espacial para este proyecto", asegura Patón. En su interior destacan las escaleras, las rejas de hierro forjado y los zócalos de madera.
 
Cocheras de Metro de Cuatro Caminos (s.XX / c/ Virgen de Nieva s/n). El Grupo Ibosa se hizo con los terrenos en 2014 por 88,3 millones de euros para construir 443 pisos. "Es un patrimonio industrial con elementos singularísimos. Hablamos de las primeras cocheras de España, que se realizaron a imitación de las cocheras de los ferrocarriles de EE UU y llevan 95 años de servicio ininterrumpido. Se podría hacer un museo único en el mundo, ya que Madrid conserva en buenas condiciones toda la serie histórica de vagones", señala Álvaro Bonet.
 
Teatro Albéniz (s. XX / c/ Paz, 11). Kutxabank se hizo con el edificio después de asumir una deuda de cinco millones de euros que mantenían los anteriores propietarios. De momento es una incógnita el uso que le dará el banco. En estos años se ha planeado, desde derribarlo para hacer pisos de lujo y un centro comercial, hasta mantenerlo como sala. Es un edificio bastante bien conservado con valiosas pinturas y lámparas y con una colección de autómatas única. El Tribunal Supremo ratificó una sentencia del TSJM que obligaba a la Comunidad de Madrid a declarar el edificio Bien de Interés Cultural (BIC), pero aún no lo ha hecho.
 
Palacio de Ustáriz (s.XVIII / c/ San Mateo, 25). De este imponente palacio ya se han perdido los jardines y las caballerizas. Una empresa administrada por un hijo de Botín compró el inmueble por unos 19 millones de euros a Juan Antonio Roca, principal acusado de la 'operación Malaya'. En principio se iba a hacer un hotel y un aparcamiento, pero el proyecto está paralizado. El palacio ha estado sin tejado durante un año, lo que ha podido deteriorar su valioso interior, donde había una sala con lienzos de Goya.
 
20 Minutos (21/09/2015)

20 Minutos (21/09/2015) by Madrid, Ciudadanía y Patrimonio

Tipo de post: 

Casa de la calle Fúcar, 6

Grado de amenaza / riesgo / peligro del bien: 

  • Derribado o desaparecido

ENLACE/s a los temas tratados en MCyP relacionados con el bien descrito en esta ficha: 

Protección del bien: 

Está catalogado en el PGOUM de 1997 como:

  • Catálogo de elementos protegidos A - Edificios: Nivel de protección: 3 - Grado de protección: Parcial
  • Catálogo de elementos protegidos B - Elementos singulares: Parques jardines de interés - Nivel de protección: 3

Descripción del bien: 

En el bajo había un local interesante, la cafetería Reporter, con un patio acristalado y emparrado muy agradable. Recuerdo que allí hacía tertulia Agustín García Calvo los últimos años un día a la semana.

Fuente: EL EDIFICIO DE LA CALLE FÚCAR NÚMERO 6 (BLOG - Música y Pitanzas)

Ese tramo de la calle Fúcar es especialmente poco agraciado. El edificio de al lado es un dispensario de metadona de la Comunida de Madrid, aún tiene un escudo con la corona "almenada" de la República en la fachada, pero no parece tener mayor interés arquitectónico. Mientras que el edificio de enfrente tiene las ventanas tapiadas, de ladrillo, pertenece a Telefónica y sólo almacenan grupos eléctricos, por lo que cuentan los vecinos.

Hubo un proyecto para derribar el dispensario y trasladar el punto de recogida de basura (o de residuos sólidos) que está en otra instalación vecina, también propiedad pública, y unir la calle Fúcar con la Costanilla de los Desamparados con un plazuela. Pero se quedó en proyecto, por lo que se ve.

El topónimo Fúcar, que es un casticismo, cuenta también un poco de historia de esa parte del barrio. Se refiere a los Fugger, banqueros alemanes de Carlos V y Felipe II, una especie de Marios Draghi de la época (aunque entonces no existía un Banco Central), que eran propietarios de minas de mercurio Almadén. El mercurio se enviaba a las Yndias para extraer la plata y el oro. Como Almadén está al sur, la puerta de entrada de mercancías a Madrid era por Atocha. De ahí que los Fugger compraran esos terrenos y tuvieran allí almacenes.

Ubicación del bien: 

Fúcar, 6
Madrid , 40° 24' 43.9236" N, 3° 41' 44.448" W