CARTA ABIERTA a Vicente Patón, nuestro amigo

Querido Vicente, tú sabes cuánto te queremos tus amigos!, tus amigos y todos aquellos que tuvieron la suerte de conocerte, tratarte y llegar a esa hermosa condición de la amistad que tú prodigaste como nadie.

No sé muy bien qué decirte, no sé dónde estás, pero quizás llegues a conocer estas palabras que hoy quiero dedicarte.

Quiero recordar nuestro encuentro primero, allá por los 90’ cuando te conocí, tu aspecto de buena persona e inmediatamente la conciencia de que estaba tratando con alguien de enorme cultura, trabajador  incansable y con un gran conocimiento de nuestro entorno inmediato y su arquitectura.

Y con este primer contacto comenzó un periodo de más de 20 años de trabajo conjunto siempre vinculado al patrimonio. Y en este tiempo tuvimos la suerte de ver cómo junto con Alberto, eráis la pareja caminante, la pareja culta, la pareja exhaustiva los que nunca consideraban un trabajo acabado porque siempre había algo más, algo que había que completar, algún último dato en esos archivos que con Alberto custodias incansable.

Tengo un precioso recuerdo manuscrito en el que me agradecías “habernos metido en estos berenjenales que tanto vivimos con mucho disfrute y un poco de necesario sufrimiento…”

Y después, la Comisión de Patrimonio del coam, ahora autodenominada por nosotros “comisión en el exilio” … la renovación del Servicio Histórico del coam, nuestra ilusión por ser ese equipo que redactara  la Guía de Arquitectura de Madrid y nuestro incansable trabajo de revisión de aquellos más de 2.000 edificios que formaron los primeros tomos  de Centro y Periferia. Recuerdo nuestras sesiones y cómo con tu calma habitual, contrastada con el frenesí de Alberto, conseguíais incluir vuestras fichas tan trabajadas… y recuerdo tantas tardes de trabajo conjunto, de aprender de la experiencia ajena y de disfrutar de la libertad de saberse arropado por una Junta de Gobierno que confiaba en nosotros. Un privilegio.

Y además…¡ habías vivido en todas partes!, ¿cómo es posible que de cualquier lugar de nuestra geografía próxima –y seguro que de la lejana- , tuvieras noticia de sus gentes, sus parcelas, sus jardines, sus casas y muchas más cosas?. Todo te había pasado a ti y conocías las anécdotas más menudas de cualquier cosa, vinculadas a tus padres, tus tíos, la casa del paseo de la Habana… todo ello daba fe de tu niñez acompañada por tu amor a las plantas y a los mínimos detalles que ibas almacenando en tu cabeza.

Y algo que siempre admiré, una cualidad indiscutible: nunca hablabas mal de nadie y cuando los demás lo hacíamos, siempre buscabas algo bueno de aquella persona o circunstancia…

Y también la guía de la provincia…”Arquitectura y Desarrollo Urbano”, los 17 tomos que hablan de todos y cada uno de nuestro pueblos y que tanto te desesperaba ver poco divulgados, ahí están y ahí quedan que es lo que siempre decíamos. Pueblo a pueblo, trabajando con tantos compañeros y tú, vosotros, siempre juntos y caminando por todo resto arquitectónico de la geografía de cada término con una vocación inquebrantable.

Y monumentamadrid.es , la web que inventamos y que trabajamos tan incansablemente; lo mismo: ahí está. Ya se revisará… pero lo hecho ahí queda.

Y al final el centenario de Gran Vía que trabajé con vosotros dos, penalidad y satisfacción. Todos los edificios estudiados, archivo, trabajo de campo, redacción, soporte informático…

Y surgió “Madrid, Ciudadanía y Patrimonio”, aquel día de noviembre 2009 en El Ateneo con nuestra consigna: SOS Patrimonio.

Siempre hablábamos de la necesidad de crear una asociación de defensa del patrimonio y en aquel momento se conjugaron los astros y los intereses de tantas asociaciones que querían formar  una voz única y fortalecer con ello sus causas particulares y con este movimiento, tu sacrificio al brindar tu trabajo como presidente de todos nosotros, ¡qué acierto para el patrimonio madrileño! Y qué trabajo para ti, para vosotros dos y para muchos de nosotros, perfectamente amparados por tu dedicación y buen hacer. Has asumido toda causa justa, has luchado por la verdad en esta sutil, delicada y comprometida materia del patrimonio, teniendo siempre claro cuáles eran los intereses a defender.

Esta ciudad te lo agradecerá siempre aunque es pomposa y quizás inexacta esta expresión. Te lo agradeceremos quienes te conocimos y luchamos contigo por estas causas, la ciudad puede que no se entere pero alguien sabrá de los desmanes que intentamos y a veces conseguimos neutralizar.

¡Cuántos recuerdos! ¡qué bien lo hemos pasado trabajando en lo que nos gusta!, y lo que es más importante qué amistad tan profunda y rica generamos.

Muchas gracias Vicente por haber sido como eres.

No nos vas a faltar, no nos puedes faltar, estás aquí.

Madrid 8 Junio 2016

Amparo Berlinches Acín

Tipo de post: 

Comentarios

Que bonita carta Amparo !
Conocí poco a Vicente , mi relación con él fué a propósito de la grabación del documental Beti Jai, La Capilla Sixtina de la Pelota en el que tuve el placer de entrevistarle.Luego le ví en otras ocasiones siempre relacionadas con el documental y el año pasado fuimos Richard y yo a una conferencia de Alberto en Laredo donde tambien nos encontramos y no puedo decir más de él que reiterar lo que tú escribes en esta carta: un hombre, culto, amable,calmado,siempre escuchaba.
Y con gran orgullo que podamos quedarnos con sus imágenes y declaraciones en el documental defendiendo y hablando de nuestro patrimonio.
Espero que desde donde esté siga apoyando a los que están y a los que vendrán a defender y valorar nuestro patrimonio. Un abrazo Vicente!
Un saludo .Magda