Nota de Prensa / Comunicado

Paseo (virtual) de Jane 2020

Queridos amigos de MCyP,

Como sabéis llevamos desde 2015 participando cada año en el homenaje a la activista y urbanista Jane Jacobs realizando acciones y recorridos por Chamberí, para reivindicar las calles como espacio público de convivencia y encuentro. 

Este año, la situación del COVID nos ha impedido salir en grupo a la calle,  nos dijimos: que teníamos que mantener el espíritu de cariño, defensa e investigación sobre nuestro distrito. Para ello nos propusimos organizar un paseo virtual, pidiendo a los vecinos, que nos desvelasen telemáticamente lugares o curiosidades de Chamberí poco conocidas, con ellas elaboramos este recorrido virtual .

Estamos muy contentas por la participación de los vecinos, que nos han llevado a pasear por todo el distrito descubriéndonos, magníficos edificios, historias asombrosas que hay detrás de algunas esculturas, instituciones poco conocidas, pequeños jardines públicos y privados, personajes que han vivido en Chamberí, pequeños comercios característicos de nuestro barrio, fabricas desaparecidas, … etc.

Hemos hecho un video presentación de nuestro "Paseo de Jane 2020" aquí tenéis el enlace:

Si queréis saber más en archivo adjunto encontraréis unas fichas que resumen las aportaciones de los participantes

Desde "Parque SI en Chamberí" agradecemos la colaboración de todos, la difusión de este paseo y especialmente a las personas que, con su trabajo de coordinación y montaje, han hecho posible este paseo.

 

¡¡Seguimos haciendo barrio a pesar del Covid !!

TODOS JUNTOS PODEMOS

 

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Torres de Colón, la protección inconsciente

Acerca de las Torres de Colón

Las Torres de Colón fueron  en su día un alarde constructivo sin destacable valor estético, hoy son un monstruo desnaturalizado con las sucesivas actuaciones que la propia oficina de su autor propició, su mañana está en cuestión por una pretendida actuación que contraviniendo la esencia de su interés constructivo, añade unas cuantas plantas más a mayor gloria del valor crematístico de su propiedad actual.

Nuestro ayuntamiento en una actuación de una rapidez insólita y de un criterio indefendible, cataloga el monstruo. Sería bueno recordar a los actuales responsables municipales -venimos recordando cosas elementales a corporaciones de todo signo- que hay cientos de elementos de arquitectura contemporánea de nuestra ciudad que merecen su protección con un catálogo serio, pero parece que su hora no va a llegar tampoco en esta ocasión. En su defecto se protege esta singular rareza rizando el rizo de lo incomprensible.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Transcribimos un artículo del arquitecto Jaime Nadal referente a esta cuestión.

Descarga (PDF): Torres de Colón, la protección inconsciente (por Jaime Nadal)

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

CASA DE CAMPO, MENOS COCHES Y MÁS VERDE

Entidades vecinales y ecologistas, por la eliminación paulatina de aparcamientos dentro de la Casa de Campo. Colocan carteles y plantas en la zona que ha sido acotada por la Policia Municipal  y que era  un aparcamiento disuasorio más.

En julio de 2007 se cumplía una vieja demanda vecinal y ecologista para el parque de la Casa de Campo: se cerraba el paso de cruce de vehículos que utilizaban esta zona verde como atajo para acceder o salir de la capital madrileña.

Los miles de vehículos que transitaban por el parque suponían un evidente deterioro ambiental y un obstáculo para el uso y disfrute del mismo, tal como se proclamaba en la lejana cesión de la Casa de Campo al pueblo de Madrid en 1931.

Aún quedaban ciertas zonas abiertas al tráfico debido a las diversas instalaciones que se levantaron dentro del recinto y que obligan, por contrato, a mantener el acceso con vehículos privados. Sin embargo se mantenían amplias zonas para seguir aparcando vehículos sin medida y que son potenciales puntos de inseguridad a la hora de una supuesta situación de evacuación del parque. 

Por tanto, consideramos que es adecuada la línea de actuación de la Policia Municipal para eliminar de forma paulatina estos aparcamientos en un parque que, además, es Bien de Interés Cultural desde 2010. No cabe ser más consecuente para mantener su identidad como zona verde única en la capital, que situar el uso del coche como hecho marginal y no condicionante para los usos sostenibles del parque.

La superficie acotada frente a la Escuela Superior de Hostelería mide 170 x 50 metros, que estarían a la espera de cambiar su uso de parking por un espacio estancial para las personas que acceden a la Casa de Campo por el Metro de Lago o por la Puerta del Ángel. Además de dos centros educativos, las  piscinas de El Lago y la citada boca de Metro.

Consideramos que ese amplio espacio de 9.000 m2 de parking suponía una barrera para una amplia zona detrás del mismo, que incluso duplica esa considerable superficie.

Ahora queda en manos del Ayuntamiento de Madrid facilitar los medios para hacer de este espacio un lugar amable con la simple instalación de arbolado y mobiliario habitual para los parques que se puede ver por Madrid. Animando a medidas más ambiciosas en este sentido, que siempre serán apoyadas por las personas y entidades sociales defensoras de la Casa de Campo madrileña.

 

Más informacion 
Plataforma Salvemos la Casa de Campo
plataformasalvemoslacasadcampo@gmail.com
 

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

CASO COCHERAS DE CUATRO CAMINOS: EL TSJM FALLA A FAVOR DE MCYP

  • El Tribunal Superior de Justicia de Madrid estima el recurso de casación de nuestra asociación, y anula la sentencia que zanjaba que las Cocheras Históricas de Metro pudieran ser declaradas Bien de Interés Cultural (BIC).
  • El Tribunal obliga a dictar nueva sentencia sobre el caso, pero ya concurren las circunstancias que estipula la Ley para ser consideradas como BIC.

En enero de 2019, el TSJM desestimó el recurso de nuestra asociación contra la resolución de no incoar expediente de Declaración de Bien de Interés Cultural para las Cocheras Históricas del Metro de Madrid en Cuatro Caminos por parte de la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid.

Nuestra solicitud inicial se basaba en la necesidad de proteger un Patrimonio Industrial valioso -así reconocido por los dictámenes de la Comisión de Patrimonio- ante la amenaza de desaparecer bajo una operación urbanística abusiva y presuntamente contraria a derecho.

Aunque nos asiste, como ciudadanía, el artículo 46 de la Constitución Española, por el cual el Patrimonio Cultural español es per sé valioso, cualesquiera que sean su titularidad, o régimen jurídico, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento habían optado en todo momento por dar vía libre a la destrucción de un Patrimonio Público que entraña el origen de nuestro Metro; un transporte público que no sólo transformó la ciudad en metrópoli bajo la batuta de los ingenieros Otamendi, Mendoza y González Echarte y el cuidado diseño de Antonio Palacios, sino que además ha sido tan celebrado recientemente por haber cumplido un siglo desde su inauguración en octubre de 1919.

Efectivamente, las Cocheras Históricas de Cuatro Caminos son Patrimonio Industrial valioso, con un potencial cultural de gran calado para una capital europea como Madrid. Constituyen la memoria de un siglo de cambios, memoria del trabajo y de la tecnología.

La nueva sentencia del TSJM -firme e irrecurrible- anula y revoca el fallo de hace un año, por haberse basado en un precepto legal expulsado de la jurisdicción declarado inconstitucional. De esta forma, se obliga a la sala a dar nueva resolución al contencioso sobre si las Cocheras deben ser o no BIC. El tribunal tendrá que basarse en toda la argumentación procesal, por lo que no podemos olvidar el cierto valor ya reconocido anteriormente.

Esperamos que las instituciones públicas y los estamentos políticos sepan estar a la altura en este momento del “Acuerdo para la Reconstrucción”, protejan las Cocheras y modifiquen el planeamiento para hacer compatible su pervivencia.

Aprovechamos para agradecer a todas las personas y entidades que han apoyado nuestra investigación y esfuerzo por defender este Patrimonio Industrial, que recordamos fue preseleccionado entre medio centenar de candidaturas como uno de los 7 elementos del Patrimonio Europeo más amenazado por la asociación Europa Nostra.

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

Temas MCyP: 

DENUNCIA ANTE LA FISCALÍA POR EL DERRIBO DEL REAL CINEMA

  • El equipo jurídico de MCYP estima que el derribo del cinematógrafo de 1920 podría constituir un presunto delito contra el Patrimonio.
  • El edificio nunca se demolió; aunque fue reformado en tres ocasiones, conservaba íntegramente su fábrica y su cubierta originales por lo que contaba con la misma protección que el Convento de Chamartín, cuya demolición fue paralizada.
  • La demolición ha dejado ver cómo estaba hecho el edifico, por lo que ha quedado confirmada toda la información documental que presentamos ante la Dirección General de Patrimonio.

Nuestra asociación encontró a principios de año documentación de 1964 que certificaba sin ningún género de dudas que el Real Cinema nunca había sido demolido. Las reformas sucesivas habían enmascarado la fábrica y estructura originales, tal y como se ha podido verificar a simple vista durante el derribo.

Muros de ladrillo macizo, pilares metálicos roblonados, zócalo de cantería de caliza abujardada con cantos pulidos, cubierta de teja plana: todo coincidía con el edificio original y con las descripciones contenidas en los proyectos de reforma de 1943 y 1964.
El Real Cinema, inaugurado en 15 de mayo de 1920, era un cinematógrafo anterior a 1936, por tanto, protegido por la Ley 3/2013 de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid.

Todos los hechos documentales han sido puestos en conocimiento de la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid de buena fe por nuestra parte, sin que los más altos responsables hayan optado por la prudencia de paralizar las obras hasta aclarar la situación. Desde la esfera política en todo momento han asegurado que “no quedaba nada del original”; nada es nada, y aquí quedaba bastante más de lo que en apariencia se podría pensar.

Ahora ya es tarde para mantener el valor de la autenticidad; sin embargo, aún estamos a tiempo de que siga siendo un espacio cultural, y que el Real Cinema resurja como el Ave Fénix de sus escombros, en una nueva materialidad que recupere su espíritu y siga siendo un contenedor de cultura para siempre.
 

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

¿Una fuente de Juan de Villanueva en Chamberí?

La desaparecida Fuente de Luchana fue construida a finales del siglo XVIII en la plazuela de los Capuchinos de la Paciencia, siendo Fontanero Mayor de la Villa el gran arquitecto neoclásico Juan de Villanueva, a quien puede atribuirse su traza por razones de fecha y estilo.

El informe adjunto pretende restablecer su memoria y enriquecer el conocimiento del Patrimonio Histórico desaparecido en nuestra ciudad.

Enlace relacionado:

Tipo de post: 

ALEGACIÓN de MCYP al Anteproyecto de Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid

La Comunidad de Madrid ha promulgado en estos días una legislación lesiva para el Patrimonio, que ignora la realidad de nuestras Administraciones y pretende contrarrestar con improvisación y urgencia la lesión económica y social de esta pandemia.

Este cambio legislativo, una Modificación de la vigente Ley del Suelo, supone la implantación generalizada de la "Declaración Responsable" que sustituiría a las licencias y añadirá un mayor descontrol a la situación edificatoria madrileña. Madrid Ciudadanía y Patrimonio, consciente de su negativo impacto, presenta las alegaciones a esta Modificación de la Ley del Suelo que se acompañan.


 

A la atención de D. Mariano González Sáez

Viceconsejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad COMUNIDAD DE MADRID Calle de Alcalá, 16 - 6a planta - Madrid 28014

 

ANTEPROYECTO DE LEY POR EL QUE SE MODIFICA LA LEY 9/2001, DE 17 DE JULIO, DEL SUELO DE LA COMUNIDAD DE MADRID PARA EL IMPULSO Y REACTIVACIÓN DE LA ACTIVIDAD URBANÍSTICA

La asociación cultural Madrid Ciudadanía y Patrimonio -inscrita en la sección primera con número de registro 32.229 y CIF: G-85987691- y con dirección a efectos de notificación en Amparo Berlinches Acín, Calle de Hermosilla, 48 1o derecha. 28001, ante esta propuesta legal planteada por la Comunidad de Madrid en base a las dificultades económicas que se diagnostican como consecuencia del COVID 19, hace constar lo siguiente:

El momento.

No parece el adecuado para instaurar grandes cambios en las figuras y procedimientos que vienen rigiendo en Madrid y los municipios de la Comunidad. En este momento hay una gran sensibilidad por el tema de salud que ha dejado y dejará un nivel de pérdidas de todo tipo, personales, sociales, laborales etc. y no parece correcto aprovechar la falta de debate consiguiente para modificar tan sensiblemente el marco legal actual.

En el informe sobre el cambio normativo de la propia Consejería de Urbanismo se habla sobre la “oportunidad de la propuesta” y se alude a normativa europea en vigor que habla de la agilización (en general) de los procedimientos administrativos; lo que ignora este informe son otros documentos también aprobados en el Parlamento Europeo como el Informe Auken sobre el impacto del urbanismo en España y la conclusión a la que llegaba era que se trata de un urbanismo “salvaje” propiciado por el Estado y por las diecisiete autonomías.

Así el informe en su párrafo 14 critica “los poderes con frecuencia excesivos otorgados a los urbanistas y promotores inmobiliarios por parte de determinadas autoridades locales, a expensas de las comunidades y los ciudadanos que residen en la zona". El informe dice que el modelo urbanístico es el problema más grave, sistémico y endémico del Estado Español, por sus dimensiones medioambientales, sociales (vivienda y abusos), culturales (destrucción sistemática del patrimonio), económicos (haber apostado por el modelo suicida de la construcción es la causa de la crisis), y políticos (la corrupción generalizada del sistema). Después de un análisis como este resulta muy difícil de entender que para salir de esta nueva crisis recurramos al modelo anterior y que además lo hagamos flexibilizando todavía más el sistema de control administrativo que como ha señalado la jurisprudencia constitucional asegura el respeto de garantías y derechos de la ciudadanía.

Todos sabemos que la falta de agilidad de la administración, de todas las administraciones, es un peligroso lastre para la actividad y la economía. Todas las administraciones y entre ellas la de Madrid y nos referimos a la capital por ser ejemplo notable, han pretendido impulsar mejoras en los tiempos de respuesta al ciudadano y por ello se han generado a lo largo del tiempo medios como la Agencia de Actividades (ADA), y las Entidades de Colaboración Urbanística (ECU), que reorganizan o externalizan la gestión municipal. No tenemos datos fehacientes de en qué medida esta delegación de parte de la gestión ha mejorado la efectividad municipal. Sí sabemos que hay departamentos municipales que desde hace años deberían incrementar su nivel de actividad, en concreto la inspección de obras. La metodología que pretende imponer este anteproyecto fía sin embargo a esta función de inspección el resultado del acierto y respuesta a la normativa municipal de las obras en Madrid.

Si en Madrid tuviéramos una mínima efectividad de la Inspección municipal esta ciudad no estaría como está. No es el mejor momento pues para plantear una modificación semejante.

La tramitación urgente.

A pesar de lo que dispuso el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que con carácter

general se suspenden términos y se interrumpen los plazos para la tramitación de los procedimientos de las entidades del sector público, se presenta este anteproyecto de ley. Entendemos que el contenido de este anteproyecto merece mayor reposo pues son importantes las propuestas y cambios que introduce, además de generar inseguridad jurídica en la medida en que dicha actuación puede conllevar una práctica contraria a la normativa que ha declarado el estado de alarma.

Sí es cierto y sabido que habría que instrumentar los medios necesarios para agilizar las licencias de construcción en Madrid, ello no obsta para tener claro que una medida precipitada y que añade una descontrolada agilidad puede introducir mayor caos en la tramitación y sobre todo en sus resultados.

Asignación de competencias, y las hay de varios tipos.

En el texto se alude de manera incierta a las competencias profesionales para realizar proyectos que dicta la Ley de Ordenación de la Edificación (LOE), sin clarificar el modo en que la administración compruebe la asignación de esas competencias profesionales, al precipitar el hecho constructivo y fiarlo a una declaración responsable que puede no estar ajustada a derecho en la asignación de competencias de redacción de proyectos y ejecución de obras. Este asunto debe ser materia de defensa de los distintos colectivos y colegios profesionales que se vean afectados y en ellos tenemos que confiar.

Otra competencia que tiene que ver con el objeto de la asociación Madrid Ciudadanía y Patrimonio se refiere a la sectorial de Patrimonio Histórico.

En el texto cuya aprobación se tramita no se trata explícitamente esta importantísima materia que vincula muchas de las decisiones de edificación de nuestra ciudad, no olvidemos que Madrid ya se protegió como Conjunto Histórico en 1977 y finalmente llegó a declararse un recinto mayor como tal Conjunto Histórico en 1995.

Esto no es una circunstancia, es un hecho esencial de esta ciudad y como tal debe ser tratado. No es coherente que en este anteproyecto de ley no merezca un trato específico y pormenorizado tampoco con los edificios catalogados por el propio Plan General de Ordenación Urbana de Madrid (PGOUM) ni con los edificios protegidos por la Ley de Patrimonio como Bienes de Interés Cultural (BIC) o Patrimonial (BIP) y los del Catálogo Regional. Una legislación consecuente debe tratar como materia específica esta casuística, máxime cuando se pretende aligerar, simplificar, facilitar la consecución de obras en el municipio. Por supuesto este criterio es aplicable a los municipios de la Comunidad entre los que tenemos muy importantes Conjuntos Históricos, y municipios que sin serlo tiene un gran interés patrimonial. No podemos concebir que se vayan a permitir, prácticamente sin discriminación, obras que puedan afectar a estos lugares con una mera “declaración responsable”, o que pueda permitirse la continuación o incluso, pudiera considerarse preclusivo, el plazo de tres meses para la emisión de informes.

En ese sentido, cualquier proceso en una sociedad moderna como le presuponemos a la Comunidad de Madrid debe tener en cuenta el principio de desarrollo territorial urbano y sostenible, acuñado por primera vez en una Comisión de la ONU donde se definió como “el desarrollo que satisface las necesidades de la generación presente sin comprometer las capacidades de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”, y en nuestra opinión una de esas capacidades comprometidas es la de la APRECIACIÓN, disfrute del Patrimonio. Y se verá comprometida si desaparecen los bienes culturales por medidas cortoplacistas que ignoran la importancia que el conocimiento del pasado ejerce en el desarrollo del futuro.

Necesidad de aligerar las cargas administrativas.

Así se define en el texto el objeto de la ley y hay que reconocer que estas cargas son insostenibles: los plazos se alargan, las comparecencias y solicitudes sucesivas de documentación, informes que se dilatan... Todo ello hace de nuestra administración una losa ante la que el ciudadano se encuentra indefenso.

Esta dinámica tiene que cambiar, pero dejar al sector privado la iniciativa de construir, renovar, cambiar usos..., sin control es una huida hacia adelante temeraria. Cabe reiterar que en este anteproyecto se fía y se confía en la veracidad y adecuación de una obra a una posterior inspección que es imposible realizar con los medios y los tiempos necesarios.

La obligación de conservar y mantener el patrimonio histórico, encomendada a los poderes públicos en los términos del art. 46 de la Constitución, es uno de los límites al desarrollo urbanístico, entendido como instrumento encargado de organizar la ordenación del territorio y conlleva el castigo a quienes atenten contra él.

ALGÚN ANÁLISIS DEL TEXTO DEL ANTEPROYECTO.

Con la premura impuesta al análisis de este texto, nos fijamos en algunas cosas llamativas: Art 151 de la Ley 9/2001.-

Títulos habilitantes de naturaleza urbanística

Título habilitante.- Modo genérico de mencionar tanto Licencias Urbanísticas (LU), como Declaración Responsable (DR), desarrollando en capítulo específico aquellos supuestos que hoy están sometidos a Licencia y que podrán ejecutarse mediante DR

Art.151.1.- Los actos de transformación, construcción, edificación, uso del suelo, subsuelo y del vuelo requerirán, para su lícito ejercicio, de licencia urbanística, orden de ejecución o declaración responsable urbanística, de conformidad con lo establecido en esta ley, sin perjuicio de las demás intervenciones públicas exigibles por la legislación que les afecte.

¿Cuándo se someten a análisis sectorial, en nuestro caso de Patrimonio Histórico aquellas actuaciones que estén afectadas por su normativa? En el texto parecen tratarse como problemas ajenos.

Art.151. 2.b).- Declaración responsable en materia de urbanismo, es el documento en el que el interesado de una actuación urbanística manifiesta de forma clara y precisa al órgano municipal competente conforme a la legislación sobre régimen local, que cumple los requisitos exigidos en la normativa urbanística y sectorial vigente para la realización de dicha actuación, que dispone de la documentación acreditativa del cumplimiento de los anteriores requisitos y que la pondrá a disposición de la Administración cuando le sea requerida, comprometiéndose a mantener dicho cumplimiento durante el tiempo que dure la realización del acto objeto de la declaración.”

Nos preguntamos si el interesado contará siempre con la legislación vigente actualizada, y si ésta será lo bastante transparente y tendrá la suficiente precisión como para no generar lecturas ambiguas o cuando menos discutibles; y que pasará en caso de discrepancia entre ambas partes en su interpretación.

Igualmente nos cuestionamos cómo el interesado puede disponer de la documentación acreditativa de un cumplimiento cuando es él mismo quien lo estima sin cotejo ni refrendo oficial alguno, simplemente afirmándolo, y presentándola a posteriori solamente en caso de que se le solicite.

Artículo 152. Actos sometidos a licencia urbanística.

Art. 152. a) Los movimientos de tierra, excavaciones, explanaciones y terraplenado en cualquier clase de suelo cuando no formen parte de un proyecto de urbanización o edificación autorizado.

Art.152. b) Los actos de edificación y uso del suelo, subsuelo y vuelo que, con arreglo a la normativa general de ordenación de la edificación, precisen de proyecto, salvo los sujetos a declaración responsable recogidos en el artículo 155 de esta ley.

Habrá que recordar la LOE, así como, mantener el requisito de licencias urbanísticas para parcelaciones, segregaciones y cualquier otro acto de división de fincas, que no aparecen recogidos en el proyecto normativo.

En igual sentido, debemos traer a colación la LOE, y las distintas actuaciones sometidas a redacción de proyecto y su visado previo a la obtención de licencia, así como los técnicos competentes para realizar estos proyectos y obras.

Artículo 153. Régimen y alcance de las licencias urbanísticas.

Art.153. 4. Cuando junto con el proyecto de obras de edificación se presenten proyectos parciales, programas de fases constructivas o documentos técnicos relativos a elementos autónomos de las obras o instalaciones específicas, podrá otorgarse, si ello fuera factible técnicamente, licencia para el primero a reserva de la integración sucesiva en la misma por las aprobaciones separadas de los segundos.

Creemos que esta facultad de dividir una actuación en proyectos parciales se adecúa a los proyectos de restauración, ya que en ellos las apariciones de lesiones ocultas y/o aspectos de interés para su conservación que no estuvieren contemplados en el proyecto dan lugar a sucesivas modificaciones. El redactor del proyecto debería plantear estas sucesivas actuaciones objeto de licencias separadas y sucesivas.

Esta figura conviene en mayor medida en aquellos proyectos que requieren una intervención arqueológica previa, pues de su conclusión dependerá la actuación consiguiente. En la actualidad, al estar los proyectos definidos y autorizados sin este importante apartado, la aparición de restos arqueológicos impide en ocasiones la consecución de la licencia, lo que da lugar a obviar la importancia de lo hallado; siendo un problema es muy frecuente también en la obra pública.

Sin embargo, será preciso controlar que en ninguna de estas fases se utilice la licencia parcial obtenida para eliminar elementos de interés que pudiesen dificultar la consecución de las fases siguientes, lo que obligará a extremar la vigilancia mediante sucesivas inspecciones.

Artículo 154. Procedimiento de las licencias urbanísticas.

Art.154. 4.- Las solicitudes de licencia urbanística deben ser resueltas y notificadas a los interesados dentro del plazo máximo de tres meses (...) En especial, cuando para el otorgamiento de la licencia sea necesario solicitar informe preceptivo de otra Administración, la suspensión no podrá exceder de tres meses y si transcurridos éstos no se hubiera evacuado el informe, proseguirá el procedimiento.

Esta cláusula supone corregir la Ley de Patrimonio Histórico de la Comunidad, y quizás otras leyes, y para su efectividad se tendría que cambiar toda la legislación sectorial ya que afectaría también a otros informes vinculantes como el de Medio Ambiente. ¿Tiene potestad la modificación de la Ley del Suelo que se propone para modificar y priorizar sus fines frente a los de otra legislación competencialmente concurrente? ¿Se ha tenido en cuenta la prevalencia de la legislación estatal cuando se permite excluir la obligatoriedad de informes previos?

Incluir una cláusula temporal es ignorar la dinámica actual, y absurdo e ineficaz recurrir a una prescripción legal para remediar lo que en la práctica ha sido imposible reconducir. Esta deriva se va haciendo habitual en nuestra legislación nacional y autonómica y muchas son las voces que denuncian la incongruencia de regular plazos inasumibles cuando se sabe que serán imposibles de cumplir. Lo vemos en la Justicia a nivel nacional y también en la legislación de Patrimonio Histórico de la Comunidad, en la que se fijan plazos imposibles -por ejemplo de un año para redacción de catálogos de protección, cuando en la práctica ya han pasado siete y no se ha ejecutado-. Estas políticas a nuestro juicio desgastan a la propia administración, que va perdiendo credibilidad en cada una de estas decisiones.

Fijar tres meses para evacuar todos los informes sectoriales puede resultar en gran parte de los casos imposible, y la propuesta de proseguir el procedimiento urbanístico si esos informes no son evacuados roza la ilegalidad, además de por la desregulación, por la posible invasión competencial, creando una gran inseguridad jurídica y desigualdad en los procesos; pues en lo que se refiere al PATRIMONIO, la ausencia de los informes y el desarrollo del procedimiento sin los mismos podrían concurrir en situaciones alegales que conviertan al actor de dichos procesos en un expoliador cultural.

Art.154.5. El Ayuntamiento solo podrá formular a la solicitud, un único requerimiento de subsanación de deficiencias, y en su caso, mejora, que deberá notificarse al interesado dentro del mes siguiente a la presentación.

A pesar de la ambigua redacción, entendemos que todas las deficiencias detectadas y/o las mejoras solicitadas se comunicarán en un único documento al interesado, pero si éste no responde adecuadamente se le tendrá que enviar una nueva solicitud.

Esta propuesta ideal vuelve a chocar con la realidad. Sería muy bueno poder realizar este único requerimiento en un mes. Las costumbres y conductas no se pueden reconducir con propuestas legales, a nuestro juicio deben instrumentarse otros medios que casi siempre tienen que ver con formación, dotación de personal, dotación económica etc.

Artículo 155. Actos sometidos a declaración responsable urbanística

Art.155. b) Las obras de ampliación, modificación, reforma o rehabilitación sobre los edificios existentes que no produzcan una variación esencial de la composición general exterior, la volumetría, la envolvente global o el conjunto del sistema estructural, y que no requieran la redacción de un proyecto de obras de conformidad con lo dispuesto por la legislación estatal de ordenación de la edificación.

La propia redacción del artículo es contradictoria, pues en obras de ampliación es imprescindible modificar la volumetría y la envolvente global, a no ser que se refiera exclusivamente a excavación de nuevos sótanos.

Aquí es imprescindible una referencia explícita a los edificios protegidos por la normativa urbanística y por la de patrimonio. Bastante sufre esta ciudad esas “variaciones esenciales de la composición general exterior”, léase: terrazas cerradas, carpinterías personalizadas sin respeto alguno al conjunto edificado, “envolvente global”...

Este planteamiento supone sacralizar estas actuaciones inadecuadas y anárquicas que desdicen del mínimo cuidado que una administración municipal debería haber tenido, prohibiendo y controlando estos aspectos que son la apariencia de una ciudad y que hacen de Madrid una ciudad anárquica y descontrolada. En lugar de intentar poner orden, se da carta de naturaleza a lo que cualquier ciudadano estime que no supone una “variación esencial” de la “envolvente global”. El anárquico aspecto de esta ciudad procede de la falta de respeto y de criterio de los ciudadanos, que modifican a su personal capricho precisamente la composición y estética de sus edificios sin que la administración municipal haya puesto freno a este innegable desbarajuste.

Debemos destacar igualmente que frente a la normativa estatal, parece que se trata de degradar la protección al utilizar una redacción respecto de variación esencial en lugar de la mera alteración de la configuración, pudiendo devaluar la protección estatal, al igual que se elude la protección ante los cambios de usos característicos del edificio.

Y esta norma viene a consolidar estas actuaciones, sin mencionar siquiera de forma explícita y singular las cautelas que en este apartado deberán tener los edificios y zonas protegidas, ni qué leyes y reglamentos se verán alterados por las nuevas disposiciones. A este respecto cabe recordar que ya la Ley 2/2011, de 4 de marzo, de Economía Sostenible, introdujo en la Ley 7/1985, de 2 de abril, de Bases de Régimen Local el artículo 84 bis y con él instauró “con carácter general” el principio de no sometimiento del ejercicio de actividades a la obtención de licencia u otro medio de control preventivo, con la excepción de actividades que afecten a la protección del medio ambiente o del patrimonio histórico-artístico...

Art.155. d) Los actos de agrupación, parcelación, segregación y división de terrenos en cualquier clase de suelo, salvo cuando formen parte de un proyecto de reparcelación debidamente aprobado.

La interpretación de este apartado ¿indica que una agrupación de parcelas podrá ejecutarse con una declaración responsable?...léase la agrupación de fincas que tuvo lugar en la Operación Canalejas donde se modificó el PGOUM para facilitar esta terrible operación. Y ahora bastará con una declaración responsable.

Es además imprescindible asegurarse de que la agrupación de parcelas no pueda afectar a propiedades de terceros inadvertidos, que un particular podría agregar a los propios mediante esta sencilla declaración.

Artículo 156. Contenido de las declaraciones responsables urbanísticas.

Art.156. c) Manifestación expresa del cumplimiento de los requisitos exigidos por la normativa vigente y de estar en posesión y a disposición de la Administración, en el caso de ser requerida, la documentación que así lo acredite. Voluntariamente podrán aportarse copias de tales documentos.

Resulta difícil comprender, según hemos manifestado en apartado anterior, cómo una manifestación personal -como es la declaración responsable que se plantea- puede disponer de la documentación en la que se acredite un cumplimiento que tiene base en la interpretación personal de una norma sin tramitación previa exigible.

Es necesario establecer plazos para la entrega de la documentación solicitada, así como las sanciones previstas en caso de que dicha documentación incumpla las condiciones establecidas, incluida –por supuesto- la paralización de las obras en curso. Es también imprescindible establecer las responsabilidades en que incurre el solicitante en caso de afecciones al Patrimonio, y en qué modo estas responsabilidades implican a la propia Administración.

Art.156. e) Copia de los títulos habilitantes de otras Administraciones que, en su caso, fueran exigibles.

¿Aquí se entiende que la preceptiva aprobación en materia de Patrimonio Histórico debe tramitarse separadamente?, porque desde luego, habrá muchas obras de reforma o rehabilitación que no produzcan una “variación esencial” de la composición según lo expresa el Art.155. b) comentado, y que puedan suponer un grave perjuicio en un edificio de interés para el Patrimonio Histórico y para los innumerables edificios protegidos por el Catálogo del PGOUM.

¿Pueden emplear otras administraciones –por ejemplo, las municipales- la DR para efectuar sus propias intervenciones? Convendría aclarar este extremo.

Artículo 157. Régimen y efectos de las declaraciones responsables urbanísticas.

Art.157.1. La formalización ante el órgano competente municipal de la declaración responsable urbanística cuyo contenido y objeto sea conforme a la legalidad urbanística, habilita al interesado para el ejercicio de la actuación pretendida desde el día de su presentación, sin perjuicio de las potestades municipales de comprobación, control e inspección tanto de los requisitos habilitantes para el ejercicio de la actuación como de la adecuación de lo ejecutado al contenido de la declaración presentada.

La “agilidad” que introduce esta figura está bien para cambiar el baño de una vivienda o alguna otra obra menor, pero no desde luego para comenzar una obra de envergadura y así entendemos es una obra que afecte al exterior de un edificio, una demolición que afecte a estructura, y otras de las que con esta norma se podrán subsanar con solo pasar por la ventanilla municipal. Causa sorpresa pensar que en todos los edificios catalogados como parciales o ambientales en el propio Catálogo municipal -no hablemos de protección de mayor nivel- se podrán ejecutar obras con una declaración responsable, y una vez más aludimos a la “potestad municipal de comprobación”. A falta de unos catálogos completados -e incluso con estos catálogos- siempre pueden aparecer elementos desconocidos. Si aparecen unos frescos no catalogados tras una pared ¿cuál es el trámite de notificación? El Patrimonio está protegido por el artículo 46 de la Constitución con independencia de su régimen jurídico, pero la DR disuade absolutamente de notificar ningún hallazgo. Es imprescindible prever estas situaciones.

Art.157.3. En el caso de las declaraciones responsables urbanísticas relativas a la demolición de construcciones y edificaciones que no dispongan de algún tipo de protección de carácter ambiental o histórico-artístico, se deberá manifestar al órgano municipal competente, con una antelación previa de un mes la intención de llevar a cabo la actuación pretendida.

Este apartado se comenta a sí mismo. Por fin encontramos una mención al Patrimonio, y es para indicar que una edificación protegida no podrá demolerse mediante declaración responsable. ¿Quiere esto decir que el resto de procesos con afecciones patrimoniales sí pueden realizarse con DR?, ¿incluso la declaración de ruina?

Como resumen, podemos afirmar:

  • Que esta norma legal es precipitada; no ha buscado el consenso, con una mayor publicidad de los procesos y unos plazos más generosos para escuchar a todas las partes implicadas.
  • Se pretende tramitar por Urgencia cuando está expresamente prohibido por decreto, acogiéndose a una excepcionalidad que está legislada para otros supuestos “de urgente y extraordinaria necesidad”, pero agilizar los permisos administrativos “para el impulso y reactivación de la actividad urbanística” puede efectuarse mediante otros procedimientos –como dotar adecuadamente a los organismos competentes- sin necesidad de eliminar las cautelas imprescindibles ni conculcar la legislación.
  • No hace una mención específica a la protección del Patrimonio Histórico ni a los elementos recogidos en el propio Catálogo municipal de edificios a proteger, siendo ésta, materia importante y definitoria del conjunto urbano de nuestras ciudades, en especial de Madrid y en el caso del Patrimonio Histórico materia de competencias concurrentes con el Urbanismo.
  • Es desconsiderada en los plazos, fijando un plazo máximo de tres meses para un informe sectorial que en el caso de Patrimonio Histórico es legalmente vinculante, y sin el mismo no procede conceder licencia en los Conjuntos Históricos, arrogándose la continuación de una obra si el informe sectorial no se expide en ese plazo.
  • La figura de la Declaración Responsable debe limitarse a obras menores en edificios no protegidos. En edificios del Catálogo municipal y en los que están declarados BIC, BIP y sus entornos, o en un recinto histórico esta figura no debería utilizarse.
  • Las obras sometidas a licencias sucesivas o por fases podrían ayudar a la consideración del resultado de las obligadas intervenciones arqueológicas previas a la obra posterior que deberá ajustarse al resultado de las mismas. También podrían tramitarse como tales las obras de restauración que requieran catas previas para ajustar las determinaciones del proyecto.
  • El criterio de no “variación esencial de la composición” y la ”envolvente global” que se otorga al particular para realizar obras con una declaración responsable nos parece negativo en cualquier edificio aunque no esté catalogado ni protegido; la imagen de ciudad no la dan solo sus monumentos sino su continuo urbano que está literalmente machacado por estas actuaciones, léase el caos de carpinterías, cerramientos etc., de nuestras ciudades, que no hay quien lo arregle.

En base a lo contenido, la Asociación Madrid Ciudadanía y Patrimonio estima procede realizar las siguientes Alegaciones, con carácter cautelar, a expensas de nuevo trámite que sea concedido tras decaer la suspensión de plazos administrativos declarados en el estado de alarma.

En Madrid, 28 de mayo de 2020.

Fdo. Amparo Berlinches Acín
Presidenta Madrid Ciudadanía y Patrimonio

 


 

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Más sobre los restos arqueológicos de calle Bailén

Adjuntamos a continuación la carta enviada a la a atención de Dña Elena Hernando, Directora General de Patrimonio Cultural Consejería de Educación, Cultura y Deporte COMUNIDAD DE MADRID:

 

Más sobre los restos arqueológicos de calle Bailén

 

Nos llegan en estos días imágenes desoladoras del tratamiento que se está realizando en la zona prospectada del antiguo palacio de Grimaldi, zona de calle Bailén, y calle Ferraz, antiguo convento de San Gil.

Es preocupante el tratamiento de los restos encontrados y desconcertante la demolición del potente muro con contrafuertes que formó parte de alguna antigua edificación que suponemos se ha investigado en la prospección y que sirve de límite físico al jardín de Sabatini. Nos preguntamos a la vista de esta demolición, si su objetivo será facilitar la conexión de los espacios plaza de España y Jardines de Sabatini, creando un talud en la calle Bailén, una solución que en la reunión que mantuvo Madrid Ciudadanía y Patrimonio con la Dirección General de Patrimonio Cultural (DGPC) el pasado 20 de diciembre se nos dijo que había sido desechada.

Reiteramos en este sentido la importancia de que se mantengan el muro y las rejas de cerramiento de los jardines de Sabatini y la potente escalera actual de calle Bailén, así como el muro que limita el jardín con la Cuesta de San Vicente, que finalmente parece se conservaba en el proyecto tras las críticas a la actuación proyectada inicialmente.

Suponemos que la aparición de los restos arqueológicos haya modificado el proyecto y se esté trabajando en la solución para visualizar los mismos, ello no obsta para que, además de preservar los restos que se estimen, se garantice la identidad completa de los Jardines con su gran muro de contención a la calle Bailén y a la cuesta de San Vicente. Es imprescindible insistir en que la idea inicial de hacer permeable este espacio al uso público sin restricciones –aunque permitiendo la accesibilidad universal- restaría intimidad a la natural reserva que debe tener el recinto del Palacio Real, y a su debida custodia como corresponde su importancia arquitectónica y simbólica.

Es también necesario dar a conocer la resolución de la DGPC acerca de esta actuación, la incidencia de los restos hallados en el proyecto, el alcance de su conservación y las actuaciones que finalmente tendrán lugar en ese crucial enclave urbano. Reiteramos aquí que la decisión de conservar restos de cimentación fuera del lugar donde han sido encontrados no tiene -a nuestro juicio- sentido alguno, pues unas cimentaciones, masas constructivas de soporte edificatorio, una vez estudiadas y documentadas carecen de interés fuera de su ubicación. Por otra parte, ¿dónde está previsto custodiar esos restos desmontados que no se musealicen in situ?, pues el lugar de depósito de cualquier resto que apareciese en la excavación debiera ser el Museo Arqueológico Regional, como establece la Ley.

Demandamos pues de la DGPC una información acerca de las actuaciones aprobadas para poder comprender el sentido completo del proyecto, la obligada protección de los restos aflorados y el tratamiento final de la importante zona de actuación. Esta información debiera ser pública para ilustrar y tranquilizar a la ciudadanía acerca de los movimientos que están teniendo lugar: demoliciones, explanaciones, hormigonado de superficies etc., que son observados con preocupación por los vecinos; y ello por no poder tener acceso a este proyecto, cuya obligada aprobación por parte de ese organismo damos por segura al estar no sólo en el entorno del Palacio Real, sino en el entorno del recientemente declarado monumento a Cervantes que comprende toda la superficie de plaza de España.

Es preocupante además que esta actuación en lugar tan emblemático coincida con este momento de reducida actividad ciudadana que dificulta enormemente -mejor impide- la búsqueda de información ante las administraciones responsables.

Por todo ello rogamos que, por los medios que se estimen oportunos, se proceda a divulgar el contenido del proyecto aprobado o se nos facilite el acceso al mismo con el fin de responder a la inquietud que nos llega de diversas fuentes con respecto a esta actuación.

Por la importancia del enclave -punto neurálgico de la máxima representación institucional de nuestro país- y de las propias actuaciones, entendemos obligado transmitir asimismo a los distintos grupos políticos del Ayuntamiento y de la Asamblea esta inquietud con el fin de que se instruyan las medidas legales pertinentes para explicar en ambas sedes el objetivo final de esta actuación urbanística y su afección con el Patrimonio Histórico.

Y por ello y en lo que respecta a la Dirección General de Patrimonio Cultural, rogamos sea atendida nuestra petición de información.

Madrid, 19 de mayo de 2020

Atentamente,

Amparo Berlinches Acín

Presidenta Madrid Ciudadanía y Patrimonio

 

Estas dos imágenes de @felixmoreno86 permiten compararlos restos aparecidos y los que se han conservado

 

En esta foto se observa que se ha desmontado sin necesidad aparente la verja de cierre de los jardines de Sabatini, que todavía aparece completa en las imágenes anteriores

 

 

 

Enlaces relacionados:

 

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

ANTE LA DESAPARICIÓN DE PARTE DE LOS RESTOS EXCAVADOS EN CALLE BAILÉN

Estos días de incertidumbre en los que parece imposible acudir, estar pendiente, de unos trabajos que por los resultados fructíferos de la excavación habrían de devenir en una cuidadosa puesta en valor de los mismos, recibimos consternados la denuncia de varios vecinos ante su sorpresa al ver cómo se demolía y hormigonaba después gran parte de la superficie descubierta.

 

 

Son varias las noticias que parecían asegurar la conservación in situ de los restos descubiertos en la calle de Bailén, pero al parecer, la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid (DGPC) sólo ha exigido que se conserven los correspondientes al palacio llamado de Grimaldi o de Godoy -hoy Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, dependiente del Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática-, que era obligatorio mantener pues en 2000 fue declarado Bien de Interés Cultural por Real Decreto 1714/2000 de 6 de octubre; sin que se sepa cuál es el criterio seguido para permitir la destrucción de los restantes elementos que el vecindario esperaba que se conservasen, máxime después de la difusión que se ha hecho en distintos medios de estos hallazgos y de la aparente voluntad municipal de musealizarlos.

 

Calle Bailen en 1931, con la Regalada y el  Palacio de Godoy antes de su demolición Mundo Grafico, Año XXI, no 1.005, 04-02-1931. Foto Cortés

 

La aparición en este lugar de restos importantes para la Historia de Madrid no debería ser una sorpresa, pues era sabida la importancia de las distintas edificaciones –primero ligadas al Alcázar de los Austrias y luego al Palacio Real-  que se superpusieron en el mismo, desde la caballeriza Regalada de Felipe II en el solar del actual Senado, a las de Sabatini donde los actuales Jardines que llevan su nombre. Además, las demoliciones para ensanchar la calle de Bailén fueron efectuadas en 1931, fecha relativamente reciente que permite contar con abundante información gráfica al respecto. Pero ningún estudio previo puso de manifiesto que bajo la calzada acabarían apareciendo casi completos los sótanos del trozo del palacio demolido; así como atarjeas y canalizaciones, el muro contrafuerte de lo que debió ser la cimentación de las Caballerizas de Sabatini, y cimientos de las restantes edificaciones, que son también a nuestro juicio del máximo interés, y que configuraban un “paisaje” arqueológico de primer orden. Y eso sin contar los restos descubiertos del desaparecido Cuartel de San Gil en la plaza de España, al otro lado de la cuesta de San Vicente.

 

Derribo del palacio de Godoy. Nuevo Mundo, Año XXXX, nº 2.031, 10-02-1933. Foto Cortés Muros de contención de las Reales Caballerizas. 25 de septiembre 1935.

 

Hay varias cosas inquietantes en las decisiones tomadas por la DGPC en connivencia con el Ayuntamiento:

La primera es que los trabajos arqueológicos previos no sean determinantes para la realización, o no, de un proyecto arquitectónico, a la vista de sus resultados. 

La Arqueología, no puede ser, no debe ser un trámite que sólo sirva cínicamente para reafirmar una voluntad constructiva inamovible cualquiera que sea el resultado de los estudios previos. Sus conclusiones deberían ser determinantes para proseguir o no con esas expectativas edificatorias; y en todo caso, cuando los restos aparecidos –aun de modo imprevisto- sean de suficiente interés debería exigirse su documentación y conservación in situ, aunque haya que renunciar al proyecto urbanístico planeado. Al negar esta posibilidad, los arqueólogos dejan de ser científicos sociales para convertirse en meros “liberadores de terrenos”.

Podríamos añadir que esta situación se agrava cuando hablamos de un proyecto innecesario según muchas voces -incluida la nuestra-, que cambiará la fisonomía de la plaza de España y del entorno del Palacio Real de un modo caprichoso y ajeno al respeto debido a un importantísimo espacio consolidado con singulares elementos arquitectónicos  y vegetales. Ha sido necesaria una declaración precipitada como Bien de Interés Patrimonial del monumento a Cervantes, solicitada y documentada por MCyP, para que al menos se conserve en su posición actual y no se vea alterado. 

La segunda inquietud procede de llevar al límite un proyecto innecesario, trasponiendo en su longitud aquella primera actuación ya consolidada del túnel bajo la plaza de Oriente que dio al traste con importantísimos restos del antiguo Alcázar, trastocando el uso de la plaza y su visualización con esas bocas de acceso que impidieron para siempre actos representativos consustanciales a Palacio que allí tenían lugar. La prolongación de su trazado tiene el mismo poco sentido, máxime cuando se pretende -o se dice pretender- la limitación de entrada de vehículos al centro y teniendo la vía perimetral M-30 a escasa distancia. 

Otro motivo de preocupación es la intención de “trasladar los restos no esenciales a otro lugar”.

Trasladar de emplazamiento los restos de una cimentación o de un elemento constructivo no tiene ningún sentido. Las propias leyes de protección del Patrimonio lo prohíben expresamente y sólo se justifica legalmente de modo muy excepcional. No es el caso. Una cimentación, unos muros, tienen el  valor de su posición, materiales, características constructivas etc. siempre vinculadas al edificio del que formaron parte. Sería aberrante mantener musealizados, pero descontextualizados, unos metros cúbicos de una fábrica demolida cuyo principal interés radicaba precisamente en situarla espacialmente en su lugar. No hay que olvidar que en los almacenes de materiales municipales del Taller de Cantería de la Casa de Campo se acumulan desde hace ya demasiados años importantes restos arqueológicos desplazados del lugar donde fueron hallados, como los restos del primitivo Puente de Segovia, que aparecieron durante las obras de Madrid Río y que tras un costoso proceso de extracción y traslado yacen abandonados en ese lugar; contraviniendo además la Ley de Patrimonio de la Comunidad que exige que pasen al Museo Arqueológico Regional de Alcalá de Henares.

 

Restos de las bóvedas de la calle Serrano  en el Taller de cantería Restos del antiguo Puente de Segovia en el Taller de Cantería

 

También preocupa el criterio y tratamiento de las superficies excavadas.

Corresponde a la DGPC decidir qué se conserva a luz de los informes arqueológicos, pero duele la demolición aparentemente poco cuidadosa y la capa de hormigón con que se han cubierto parte de estas superficies  liberadas. A esto se refieren las denuncias y documentación que se nos ha hecho llegar poniendo el acento en la especial situación de confinamiento sanitario en que nos encontrábamos cuando se realizó.

Esperemos que las administraciones atiendan al valor de la totalidad de los restos aparecidos. La reducida selección de los elementos a conservar parece más una operación de cosmética que un verdadero compromiso con mostrar a la ciudadanía su pasado al completo, sin filtros. Como en cualquier otro ámbito de lo público la transparencia en las decisiones, proyectos y conclusiones quizá nos ayudarían a comprender estas decisiones que por otra parte solo salen a la luz cuando la sociedad vigilante presiona a sus políticos.


Madrid, 4 de mayo de 2020

 

Enlaces relacionados:

 

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

EL PALACIO DE LA MÚSICA SE REHABILITA

Para MCyP debería ser una muy buena noticia: un regalo en estos tiempos de desaparición de espacios culturales como el Real Cinema -por el que seguimos luchando-, y uno más salvado del abandono por la acción pública como lo fue en su día el teatro Albéniz. Estas acciones apoyan la idea de que nuestro Patrimonio, que es de todos aunque su propiedad no lo sea, debe ser valorado y protegido. Nos deberíamos felicitar por ello y por la iniciativa de la Fundación Montemadrid de rescatar para Madrid este importantísimo espacio cultural.

Conviene hacer un poco de historia: como saben nuestros seguidores y quienes nos han escuchado –que no siempre atendido- desde la Administración, llevamos clamando por este edificio y su valor como Hecho Cultural desde 2013, y aun con acciones anteriores como particulares y desde el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid. El desencadenante de la alarma fue el abandono en 2012 -debido a la crisis económica- de las obras que estaba llevando a cabo la Fundación Cajamadrid para la rehabilitación del edificio como gran espacio cultural, y el propósito posterior de convertirlo en una tienda de ropa.

Surgió de inmediato y promovido por un ciudadano particular, Fran Hernández, un movimiento de rechazo al proyecto con la creación de la asociación “Salvemos el Palacio de la Música”, recogida de firmas, reuniones con representantes políticos municipales, y la solicitud formal a la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid de incoar como Bien de Interés Cultural (BIC) el Palacio de la Música no sólo por el incuestionable valor arquitectónico del edificio, sino por su Hecho Cultural, habida cuenta de los importantísimos actos y espectáculos que había albergado a lo largo de su historia. A esta iniciativa se unieron asociaciones de defensa del Patrimonio, personas relevantes del teatro y la música y gente común que apoyó con más de 120.000 firmas que el edificio se conservase y mantuviera su uso original.

Madrid Ciudadanía y Patrimonio apoyó desde el principio esta iniciativa y presentó formalmente una solicitud de protección como BIC en enero de 2014 acompañando un prolijo informe de más de cien páginas realizado por Vicente Patón, nuestro presidente fallecido en 2016, y por Alberto Tellería, que puede consultarse en esta web, además de otra voluminosa información que da cuenta de los avatares del Palacio de la Música que hemos venido defendiendo sin descanso hasta fechas bien recientes.

Por ello habría que alegrarse en principio por la intención de la Fundación Montemadrid de continuar con la restauración abandonada en 2012. Esta potencialmente buena noticia, se diluye algo por ciertas decisiones que se adivinan en lo que se conoce del proyecto actual, infografía de una sección y poco más: la sala de ensayos, cuyo nuevo volumen sobre la cubierta del edificio primitivo se consiguió por el 10% de edificabilidad extra que concedió el Ayuntamiento al mantenerse el uso cultural, se dedica en este proyecto a restaurante; en cuanto al necesario ascensor que se implanta, habrá que cuidar su posición para no desvirtuar el vestíbulo ni la sala, que debe además recibir una restauración cuidadosa, restituyendo sus elementos decorativos, candilejas, lámparas, etc., que se conservaban íntegros antes de su desmantelamiento y de los que queda suficiente documentación.

Celebramos pues que por fin el Palacio de la Música pueda ser recuperado, pero no a cualquier precio. Que el cambio de objetivo, desechando el local comercial que tanto inquietó, no sea una patente de corso que posibilite una restauración inadecuada. Este conjunto merece la rehabilitación que corresponde a un edificio catalogado como Integral en el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid de 1997, y con mérito más que suficiente para ser considerado Bien de Interés Cultural.

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

Páginas

Suscribirse a RSS - Nota de Prensa / Comunicado