Destacado MCyP

PATRIMONIO Y TURISMO: INTERFERENCIAS EN LA PLAZA DE LA ARMERÍA, por Javier García-Gutiérrez Mosteiro

Reproducimos por su gran interés y con permiso del autor, Javier García-Gutiérrez Mosteiro, el artículo publicado previamente el 17 de octubre en el blog del Club de Debates Urbanos.

 

PATRIMONIO Y TURISMO: INTERFERENCIAS EN LA PLAZA DE LA ARMERÍA, por Javier García-Gutiérrez Mosteiro

 

Desde que en el siglo XVIII se sentaron las bases de la contemporánea cultura de preservación del patrimonio arquitectónico, el proceso del turismo —o del prototurismo— se ha ido generando en interacción con ella (cabe, incluso, que hablemos de una cierta y sana convivencia entre las raíces de ambos conceptos en siglos anteriores). Con el nuevo orden establecido tras la II Guerra Mundial, la ampliación y mundialización de la noción de patrimonio ha corrido pareja con el extraordinario auge de la industria turística. Y en nuestros días, en fin, cuando en algunas ciudades históricas ya ha aparecido el término «turismofobia» y se adjetiva a esa industria como esencialmente «depredadora», podemos constatar las interferencias entre ambos vectores; caracterizar, en concreto, el conflicto entre dos opuestas visiones: la patrimonialización turística del bien (su restricción a este uso sobrevenido) frente a la dimensión urbana del patrimonio (como uso propiamente ciudadano).

Dejemos claro que no se trata de contraponer la conservación del patrimonio arquitectónico con el fenómeno del turismo (y la fenomenología que conlleva). Si nos encastillamos en los extremos —de un lado, quienes ven en la actual práctica turística un agente erosivo per se; de otro, quienes la contemplan como recurso económico al que no hay que poner cortapisas—, poco se puede avanzar. Convendría, más bien, establecer un razonable —si pudiera ser, «simbiótico»— equilibrio entre lo uno y lo otro.

En esta deseable coexistencia, tiene protagonismo la tan traída y llevada cuestión de la accesibilidad. En coherencia con la progresiva socialización del bien patrimonial producida en la historia —desde la propiedad privada del coleccionista de antigüedades en el Renacimiento hasta el actual concepto de «patrimonio de la Humanidad»— se ha ido conformando un ya irrenunciable derecho: el de acceso y disfrute del bien. Hoy, este acceder al patrimonio arquitectónico (acceso tanto cognitivo como material) puede y debe ser garantía de conservación; pero puede, también, plantear fricciones: ya lo consideremos desde las expectativas del turista (o de sus agentes, más bien) ya desde el rechazo del ciudadano a perder ese disfrute patrimonial —y por tanto, ese ser accesible— en su genuino valor de cotidianidad.

Cuando un edificio, un conjunto urbano o una plaza pública se descontextualiza de su realidad social por hipertrofia de su uso turístico, se produce una merma patrimonial; y con ésta, el riesgo de producir configuraciones aisladas —cuando no, indeseables parques temáticos—. La «musealización» del bien produce, con cierto sentido contradictorio, un menoscabo de lo que se quiere «poner en valor» (por utilizar este expresión tan generalizada como peligrosamente imprecisa).

En Madrid se nos presenta ahora un caso que ilustra el mal acuerdo entre presión turística y conservación de valores patrimoniales. Me estoy refiriendo al proyecto de Patrimonio Nacional para «accesos a la Armería del Palacio Real de Madrid, Museo de Colecciones Reales y Campo del Moro». La plaza de la Armería, aun siendo de reciente conformación, constituía —ahora veremos el porqué del pretérito— un momento estelar en el paisaje urbano de la ciudad. El hecho de que contara con los debidos niveles de protección (después, merced a la mágica varita descatalogadora, no tenidos en cuenta) avalaba sus reconocibles valores patrimoniales; desde los puramente formal-arquitectónicos hasta los paisajísticos: aquel espacio, como un plano metafísico y tajante, abierto al horizonte, en que se irguiera en soledad la estatua del monarca que implantó la capital de su imperio en tal lugar precisamente. Valores estos que eran captados y degustados por usuarios propios y ajenos: tanto por viajeros y turistas como por los habitantes de la ciudad; a unos y a otros se les podía —insisto en el pretérito— ver juntos, compartiendo las asombrosas puestas de sol junto a la verja que cerraba la plaza por su lado occidental.

Eso fue así hasta 2003, cuando comenzaron las obras del voraz Museo de las Colecciones Reales. La franja oeste de la plaza perdió su carácter y su suelo público (¿el Ayuntamiento tiene algo que decir?); el monumento a Felipe II desapareció (mejor es no indagar dónde y cómo se encuentra ahora); y la verja de marras…

Ahora que las obras del interminable museo parecen avanzadas, salta a la palestra un detalle que, sorprendentemente, no estaba contemplado: la accesibilidad directa de los visitantes desde Palacio. He aquí el quid —no quiero decir la razón— del proyecto que examinamos.

¿Qué es eso de que los sufridos turistas tengan que salir de nuevo a la plaza, se mezclen con los vecinos del lugar y hayan de pasar otra vez por las horcas caudinas de los controles y arcos de detección? ¡Nada de eso! Solución: se desplaza la verja hacia oriente un buen tramo (25 m de ancho), ocupando el suelo público y parte de la fachada de la catedral; y todos contentos. ¡Segregación perfecta!: los visitantes, por un lado (el de las fabulosas vistas); por el otro, los frustrados ciudadanos (que sólo verán el desfile de turistas encarrilados, como en los pasillos de vidrio y seguridad en los embarques de los aeropuertos).

Aun por si alguno de esos madrileños tuviera intención de entrar al —ya privado— mirador, con su ticket y en horario de visita, se pretende intercalar en la verja (justo en el lugar del que fue apeado Felipe II) dos nuevas construcciones para el necesario control: dos cabinas de diseño que se dice «transparente» y que (a juzgar por las perspectivas que incluye el proyecto) se nos aparece inexplicable; como inexplicable nos parece que estas construcciones, por mucha transparencia que aleguen, puedan ser compatibles con el nivel de protección de Palacio Real y su inmediato entorno.

Paremos un momento, por favor. Estimemos las verdaderas necesidades; consideremos ese deseable balance entre intereses. Con el proyecto que se está tramitando sabemos bien lo que se pierde; pero, en verdad… ¿qué se gana?

Madrid está esforzándose ahora en obtener la nominación Patrimonio de la Humanidad para el eje del Prado. Aquí está, junto a Palacio, la otra margen —la primigenia— de la ciudad histórica (no menos merecedora de tal mención). ¿Es mucho pedir una cuidadosa atención a los altos valores patrimoniales que aún conserva? ¿Es mucho reclamar acciones que, lejos de propiciar su deterioro, favorezcan la articulación del uso turístico —no sus «efectos perversos»— con la función urbana y social?

España, primera potencia mundial en el binomio patrimonio/turismo (segundo país, después de Francia, en turismo; y tercero, tras Italia y China en sitios declarados por la UNESCO), debiera liderar las buenas prácticas en la conjunción de ambos conceptos. Tal política de turismo cultural tendría que ser de interés estructural para el Estado y para sus organismos públicos. Uno de éstos es Patrimonio Nacional, quien tanto ha hecho y sigue haciendo en pro de la conservación y adecuada gestión de destacadísimos conjuntos históricos (que en buena parte son patrimonio mundial); lástima sería que su labor de tanto tiempo —continua, callada y sin ostentación— se viera ahora desleída por una intervención tan poco atenta a ese indicado binomio como la que aquí nos ocupa.

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

PRESENTACIÓN del DEBATE (PDF): Pasado y presente del Frontón Beti-Jai de Madrid

Os trasladamos el contenido de la presentación realizada el pasado jueves 18 tal y como os comunicamos que haríamos.

En ella encontraréis la cronología actualizada con los últimos avances y descubrimientos, fotos actuales del Frontón Beti-Jai y ejemplos positivos y negativos de edificios históricos cubiertos y descubiertos desde el punto de vista de su conservación patrimonial.

Esperamos que sea de vuestro interés.

Enlaces relacionados:

 

 

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

DESTRUCCIÓN del Archivo del COAM: La importancia de la documentación ... para quien la trabaja

LA IMPORTANCIA DE LA DOCUMENTACIÓN….PARA QUIEN LA TRABAJA

 

Vemos con sorpresa no ajena de indignación, cómo al amparo de una Orden (883/2018) emanada de la Comunidad de Madrid y publicada en pleno mes de agosto, se faculta al Colegio de Arquitectos, coam, a permitir según su propuesta, la destrucción de gran parte de los proyectos visados entre los años 1973 a 1995.

Los técnicos, arquitectos, historiadores, documentalistas… que hemos trabajado en documentación de arquitectura, conocemos el valor indiscutible e insustituible de estos proyectos hasta hoy custodiados por nuestro colegio., más allá de la necesidad ineludible de consultar un expediente para realizar por ejemplo un trabajo de rehabilitación, una ITE, un certificado …

Al redactar la publicación Arquitectura de Madrid, comúnmente asumida como la “guía de Madrid”, trabajo realizado en sus primeros volúmenes entre los años 1999-2002 y que tuve el honor y trabajo de dirigir desde mi vocalía en la Junta de Gobierno del coam, y más tarde su volumen Periferia dirigido desde el propio Servicio Histórico colegial, el archivo de visado fue en estos años, como no podía ser de otra manera el fondo documental insustituible para seleccionar, estudiar y redactar los datos de nuestra “guía”.

Recuerdo que el archivo colegial no custodiaba los proyectos de los años anteriores a 1954 pues en una operación desgraciada se “eliminaron” aquellos proyectos por “falta de espacio…”

Muchas veces nos hemos acordado de aquella irreflexiva y bárbara decisión y del decano que la propugnó.

Nadie que no haya pretendido investigar nuestra arquitectura reciente puede conocer el esfuerzo que supuso en aquellas fechas, localizar en un viejo libro de registro que afortunadamente se conservaba, - tapas de gutapercha, hojas con matrices para fechas y datos… sí de esos de las películas del XIX -, y en el que se encontraban las entradas manuscritas por algún funcionario colegial que más tarde derivaba en la búsqueda del autor, muchas veces fallecido o sin la facultad de facilitar un proyecto desaparecido de su estudio ya inexistente, o la búsqueda posterior tantas veces fallida del expediente municipal. Porque no es más fácil y lo digo explícitamente, es en ocasiones mucho más difícil, encontrar un proyecto en el Ayuntamiento que en el coam. Los documentalistas que colaboraron en la guía y siguen trabajando en este campo pueden corroborarlo.

No nos engañemos, aquella desafortunada destrucción, supuso un gravísimo inconveniente y la imposibilidad de documentar muchos elementos notables de nuestra arquitectura. A día de hoy, cuando la digitalización de documentos es cosa habitual e imprescindible, el coam plantea hacer desaparecer el ejemplar que custodia de los trabajos de muchos de sus colegiados sin una digitalización previa

Inimaginable. 

Y ello, con la iniciativa de esta Orden y autorización expresa de la Dirección General de Patrimonio que tiene la vicepresidencia del Consejo de Archivos y cuyo cargo ostenta en este momento tan delicado una antigua decana del coam. Esta DGPC es quien ha aprobado la propuesta del coam para la destrucción de su archivo en el espacio temporal 1973-1995

De este criterio se ha decidido “salvar” según reza la Orden:

  • Bienes de Interés Cultural. Son pocos los tramitados por el coam pues casi todas las actuaciones son promovidas por la Administración.
  • Edificios protegidos en el Catálogo del PGOUM.(el vigente de 1997 y el “avance del futuro”). La destrucción de estos expedientes se efectuará a los tres meses de la promulgación de esta Orden si no se ha recurrido en este plazo. El Catálogo del PGOUM no está revisado y el avance mencionado no está definido ni lo estará en los próximos tres meses… ¿qué se va a destruir entonces?
  • Edificios de la Guía del coam. La guía es un documento cuya publicación se realizó en 2003 de las zonas Centro y Ensanches y en 2007 de Periferia. No es una publicación con criterio de exhaustividad; hubiera sido mucho mayor y debería llegar a serlo. Nuestro criterio fue seleccionar la arquitectura más relevante pero quedó sin incluir mucha arquitectura doméstica, incluso industrial por falta de espacio. ¡Cuántas veces descubrimos edificios notables que merecieron estar en la guía y que en su momento no fueron considerados!

En la investigación de arquitectura constantemente se descubren ejemplos no contemplados, incidencias sobre lo publicado y circunstancias que merecieran reflejarse y a las que no habrá lugar si se destruye esta documentación. La necesaria actualización de la Guía quedará incompleta si esta operación de destrucción se culmina.

  • Intervenciones de los arquitectos censados en el Servicio Histórico del coam.

¿Y los que no están censados?, no son “ilustres”, no tienen “reconocido prestigio” pero han sustentado y sustentan el coam como aquellos otros y tienen derecho a que su trabajo permanezca en el archivo colegial. 

  • Legados de arquitectos singulares y de renombre que cedan sus documentos al coam. Elemental. ¡Faltaría más!

Queremos suponer, ¿debemos suponer…?, que el coam es consciente de esta actuación o por el contario persigue prioritariamente con ello eliminar un gasto de custodia documental.

Ya por el grupo ADNcoam se ha recurrido ante el Consejero de Cultura esta decisión. Recurso que apoyamos sin fisuras y hemos publicitado en la medida de nuestras posibilidades.

Querríamos llevar al ánimo de nuestros responsables colegiales la necesidad de revisar esta decisión. Se pueden expurgar los expedientes, tarea costosa de por sí… o dejarlos completos y esperar a mejor ocasión para digitalizar todo el fondo, aunque ya es conocido el criterio mantenido hasta el momento por los técnicos de archivos que el soporte papel no debe desaparecer. 

Expurgar, digitalizar pero conservar un ejemplar de todos y cada uno de los proyectos custodiados. Esta Junta se expone a que los investigadores y estudiosos de hoy y del futuro recuerden esta decisión como una gestión nefasta del mismo modo que hoy recordamos a quienes en su momento quemaron más de veinte años de documentos colegiales.

No queremos pensar que esta decisión sólo pueda ser anulada por un recurso contencioso administrativo.

 

Madrid 26 Septiembre 2018

Amparo Berlinches Acín
-arquitecto-
Presidente de Madrid Ciudadanía y Patrimonio

 

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

CARTA de una socia de MCyP mostrando su visión sobre las Cocheras de Cuatro Caminos

A continuación reproducimos por su gran interés, y con permiso de su autora, la carta que hemos recibido en respuesta a nuestra publicación "Metro sigue considerando que la “Operación Cocheras” puede NO salir adelante y lo refleja en sus presupuestos

 


 

Madrid, 7 de septiembre de 2018

Carta a Madrid Ciudadanía y Patrimonio

Buenos días, 

Agradezco mucho toda la labor que hace Madrid Ciudadanía y Patrimonio para preservar las cocheras de Cuatro Caminos. Yo participé en la suscripción para poner la demanda legal para proteger las cocheras. Me gustaría saber cómo va la acción legal y si hay alguna posibilidad de ganar el caso. 

Este verano conocí a un arquitecto municipal del Ayuntamiento de Barcelona. Me contó el caso de un antiguo centro agrícola en el barrio de Horta. El centro agrícola no tenía una historia particular, ni un valor artístico destacable. Un promotor tenía licencia de derribo para el centro agrícola con el fin de construir viviendas en dicho emplazamiento. Los vecinos pedían al Ayuntamiento el centro agrícola para hacer en él una escuela de música para el barrio. Educación dio el visto bueno a la escuela de música en el barrio. Con la licencia de derribo ya concedida Ayuntamiento y promotor negociaron, el Ayuntamiento cedió al promotor otro suelo municipal en otro sitio y el centro agrícola se preservó como escuela de música. Los vecinos consiguieron lo que querían.

Esta puede ser una solución para la cooperativa de viviendas de las cocheras. Metro de Madrid tiene más suelo en otros sitios de Madrid donde construir viviendas no represente pérdida de patrimonio ni destrozo a la ciudad, donde se pueda hacer un proyecto humano, respetuoso con la ciudad, con la naturaleza y con la salud de las personas, condiciones que no cumple la torrehorror prevista en Cuatro Caminos. 

Los cooperativistas de Cuatro Caminos no tienen un verdadero problema de acceso a la vivienda y si así fuera realmente, cambiar la zona de Madrid no debería  ser un impedimento para aceptar esta solución. O  acaso en el mercado privado de la vivienda, ¿se puede acceder siempre a la zona deseada? Muchos madrileños quisieran vivir en el centro pero viven en las afueras. Tampoco los beneficiarios de la vivienda social del Ayuntamiento o Comunidad de Madrid eligen zona. Hay determinadas promociones y a quien le toca se siente afortunado. 

El interés particular de unos cooperativistas, mal entendido como un problema social de acceso a la vivienda de unos pocos, no puede prevalecer sobre el interés general de crear ciudad, de crear valor para todos, de preservar nuestro patrimonio y hacer de él un motor de desarrollo y conocimiento para la ciudad y para las personas. 

Ni políticos ni jueces son propietarios del patrimonio histórico y artístico. Sin embargo vemos continuamente decisiones del Ayuntamiento en contra del patrimonio de Madrid. En los años 60 y 70 el derribo de los palacetes de La Castellana y recientemente el destrozo de Canalejas o la demolición del TAP, por citar solo algunos ejemplos. Tampoco ni las leyes ni los jueces han sabido proteger a tiempo esta riqueza de todos. 

Creo, que además de las muy buenas iniciativas en marcha para defender las cocheras, deberíamos hacer una gran manifestación o asamblea pública con un mensaje claro de conservación y transformación cultural de las cocheras, a fin de que políticos y jueces sientan el parecer de los verdaderos dueños del patrimonio histórico de la ciudad, es decir, el parecer de los ciudadanos y vecinos de Madrid. Políticos y jueces deberían sentir la presión  social e integrar la preservación del patrimonio histórico en su día a día como algo indiscutible, como lo es cada vez más la preservación del medio ambiente. En algún momento tiene que haber un punto de inflexión para revertir la falta de conciencia y sensibilidad en el valor del patrimonio y el éxito de la conservación de las cocheras podría serlo. 

Creo que también se podría escribir una carta al Presidente de Metro, al Presidente de la Comunidad de Madrid (de quien depende Metro) y al Ministro de Ciencia, Innovación y Universidades con una petición clara de preservación y transformación cultural de las cocheras, como Museo de Metro y como otra experiencia de éxito como Matadero de Madrid pero relacionada con la ciencia y la tecnología, dado el entorno de ejemplo pionero de arquitectura industrial y de historia de un desarrollo tecnológico en la ciudad.  Se podría crear un nuevo espacio donde puedan aflorar tantas iniciativas particulares para divulgar la ciencia o propiciar la innovación y desarrollo tecnológicos a partir del conocimiento y la experimentación, iniciativas que en un principio pueden ser muy pequeñas pero que quizás acaben aportando mucho valor a la sociedad. 

No confío en que el Ayuntamiento de Madrid cambie de parecer en relación con la demolición de las cocheras, ya ha empezado a dar luz verde a las viviendas. Lo mismo sucedió en el TPA. Por este motivo escribo estas sugerencias por si quieren ser consideradas.

Para terminar esta carta comparto la experiencia de la ciudad francesa de Brest, que acaba de rehabilitar y transformar los antiguos astilleros del puerto de la ciudad en un gran centro cultural del que todos los habitantes de Brest se sienten orgullosos y disfrutan cuanto pueden: 

https://www.facebook.com/LesAteliersDesCapucinsBrest/

https://www.vinci-construction.fr/rehabilitation-ateliers-capucins-brest-29

Los vecinos de Sutton Place en Manhattan, Nueva York, también han puesto recientemente una demanda judicial para parar la construcción de una torre concebida por “Foster + Partners”. Es una torre excesivamente alta que rompe la estética del barrio y que no respeta el estilo histórico de edificios exclusivamente de ladrillo:

https://archpaper.com/2018/08/foster-sutton-place-lawsuit/

Muchas gracias de nuevo a Madrid Ciudadanía y Patrimonio por su inestimable labor. 

Un cordial saludo, 

Rosario

Socia de Madrid Ciudadanía y Patrimonio

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

MCyP expone ante la Asamblea de Madrid su opinión sobre la nueva Ley de Patrimonio Histórico de la Comunidad

El pasado 14 de mayo, Amparo Berlinches, presidente de Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, compareció ante la Comisión de Cultura, Turismo y Deportes de la Asamblea de Madrid para explicar la posición de la asociación frente a la nueva Ley de Patrimonio Histórico promovida por la Comunidad.

 

Enlace relacionado:

 

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

La Asociación Cultural Dolmen de Dalí denuncia las irregularidades administrativas cometidas entre 2002 y 2005 para reformar la plaza dedicada al genial pintor

Un completo informe elaborado por la asociación documenta todo el proceso que condujo a la injustificable alteración de un conjunto artístico único.

Enlace relacionado:

 

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

MCyP solicita a la DGPC que proteja los Jardines de Sabatini y el Monumento a Cervantes

OTRO GRAN ERROR

 

Cómo si no hubiese mañana, el Ayuntamiento de Madrid ataca uno tras otro los lugares más sensibles de la ciudad para dejar su impronta antes de su predecible salida.

Y es sintomático ese afán de seguir el camino del anterior y denostado equipo de gobierno para incidir en aquellos lugares y propuestas inquietantes que tanta preocupación causaron, no con el supuesto ánimo de mejorar sino de culminar con su peor hacer aquellas iniciativas.

Operación Chamartín, Cocheras de Metro de Cuatro Caminos, Taller de Precisión de Artillería, Gran Vía…, y ahora la plaza de España y Jardines de Sabatini.

En el informe redactado por Alberto Tellería y que presentamos en la web de Madrid Ciudadanía y Patrimonio, se hace una historia de estos Jardines de Sabatini desde su origen hasta el momento actual. Todos los espacios urbanos a lo largo de la historia han sido motivo de transformaciones más o menos afortunadas; en este entorno se destruyeron en su momento las caballerizas reales para dar lugar tras el paso del tiempo y sendos concursos a la ordenación actual obra del arquitecto Mercadal. Esos procesos fueron largos y recapacitados y su resultado ha sido la imagen consolidada de unos jardines cerrados, palaciegos y sugerentes que están en la memoria de todos nosotros y forman parte indiscutible del entorno del monumento Palacio Real, Bien de Interés Cultural por excelencia.

El proyecto actual incluye este delicado recinto en una operación que también surgió de un concurso para plaza de España, heredado e innecesario en cuanto a su alcance y que no respondió al carácter participativo que el ayuntamiento promovió en su día. Ello motivó por su planteamiento erróneo el alejamiento de su proceso de varias entidades ciudadanas, entre ellas MCyP.

La actuación que este proyecto plantea arrasa con el cerramiento de Bailén, su cerrajería, sus accesos que desaparecen subsumidos bajo una losa de hormigón que ampara unas instalaciones públicas, hemeroteca y pequeño restaurante, en un intento de aprovechar el espacio residual fruto de la desaparición de parte del túnel actual. 

El proyecto, en un inusual alarde de sentido común, rechaza la idea inicial de demoler el muro de Cuesta de San Vicente, fantástico e imprescindible; y por otra parte, acomodándose a ciertas prescripciones administrativas, cambia parterres, corta la losa de hormigón inicial en función de facilitar una accesibilidad que nunca fue negada en los puntos en que pretende facilitarla. Y así, este proyecto que elimina la claridad de los ejes de los Jardines de Sabatini, nos sustituye estos espacios por otros que serían adecuados en otro lugar menos sensible pero no en el centro neurálgico de nuestra ciudad. Dejar aquí tan marcada impronta es una imposición vanidosa y rompedora, cuando a nuestro juicio lo que este espacio necesita es humildad y un diseño acompasado con el entorno.

¿Cómo justificar que un jardín recoleto, íntimo, que invita a la contemplación de este entorno palaciego, quede abierto sin discriminación de hora ni uso?

¿Se eliminarán igualmente las actividades que se programan en este espacio al quedar abierto sin solución de continuidad? 

Esta actuación al parecer ha sido aprobada por la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid (DGPC) salvo en lo que afecta a la actividad arqueológica. Su impacto urbano e histórico es de enorme trascendencia, más allá de los restos que puedan excavarse y que, no nos engañemos, quedarán en el mejor de los casos como los que se exponen vergonzantemente en el aparcamiento de la plaza de Oriente. 

Por otra parte, esta actuación no viene sola. Viene acompañada de otras modificaciones en el recinto de la plaza de España. Nada más que decir, ya se ha dicho bastante, a la transformación de ese espacio ordenado, arbolado, con un diseño urbano clásico, en un parque “orgánico” que dice respetar el arbolado existente y que distribuye los espacios en amorfos parterres…, nada que decir que no pueda resolver el tiempo y alguna futura actuación. Sí hay que decir, y mucho, de girar 180 grados el monumento a Cervantes. Esta delirante decisión que dará al traste con el mismo monumento, no tiene justificación alguna más que la explicitada por los autores de que los paseantes vean desde el gran espacio propuesto al norte de la ordenación las dos figuras de D.Quijote y Sancho para que puedan ser fotografiados por los turistas y viandantes. Para ello, sitúan a Cervantes en el pedestal que corresponde a la alegoría de la Literatura acompañada de los escudos de los países hispanohablantes, en semejante trastoque no se corresponden ni las alegorías ni la escala de tales esculturas ni qué decir de la fuente Castalia, que aparece en los dibujos del proyecto con una apariencia evanescente que la desdibuja.

Dicho todo esto y aún en la confianza de que la DGPC, que es quien tiene el deber y la competencia de velar por nuestro patrimonio, emita una resolución que no perjudique a este sensible entorno.

Para ello esta asociación MCyP aporta el informe de referencia acerca de los Jardines de Sabatini por si pudiera motivar una mejor fundada decisión, y simultáneamente solicita de la DGPC que incoe expediente de declaración como Bien de Interés Patrimonial para el monumento a Cervantes sito en la plaza de España.

Madrid, 1 mayo 2018.

Amparo Berlinches
Presidente Madrid Ciudadanía y Patrimonio
 

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

Sobre la casa 'Vallet de Goytisolo' de J.A. Coderch de Sentmenat (por Jaime Nadal)

 

Sobre la casa 'Vallet de Goytisolo' de J.A. Coderch de Sentmenat


Hacia 1972 conocí la Casa Vallet.

Era la casa donde vivía la novia de un compañero de la Escuela de Arquitectura de Madrid. Una tarde nos invitaron a tomar café a un grupo de amigos de la Escuela. Era evidente que aunque la amabilidad de la familia se mostraba en obsequiarnos con una magnífica merienda, el hecho de que la casa fuese obra de Coderch pesaba mucho en la invitación.

Coderch para nosotros en aquel momento era 'el otro' gran referente del panorama arquitectónico español. Oiza, Sota, Carvajal y el elenco de los 'grandes' arquitectos españoles que conocíamos desde la Escuela, se movían dentro del panorama madrileño, sus obras nos eran ampliamente conocidas y sus nombres repetidos continuamente en clases, conversaciones y comentarios. Coderch era otra cosa, era ese arquitecto catalán  que nos asombraba con su forma de hacer que conocíamos a través de las revistas ya que sus obras eran difícilmente accesibles para los que vivíamos en Madrid.

Cuando se construyó en 1966 el Edificio Girasol se produjo una sensible convulsión en el mundo de la arquitectura de Madrid. Había otra forma de hacer las cosas.

El paralelo 40 no es el paralelo 41 y este hecho unido a una diferencia de 5º de longitud a orillas del Mediterráneo hacía que la arquitectura del catalán, aunque en cierto grado ligado a Madrid por su relación con las estructuras políticas centrales, arrastrase una sensibilidad mas próxima a los problemas mediterráneos que a los mesetarios.

Este hecho hacía que su arquitectura madura, desligada ya del costumbrismo vernacular que en cierto modo guió sus primeros pasos como profesional, hubiese seguido unos derroteros que desde Madrid se seguían con el interés de lo exótico, inaplicable pero atractivo. Pertenecían en cierto modo a otra cultura.

Cuando se ha suscitado la relación de ciertas obras y gestos de Coderch con las de Ponti o Gardella siempre se ha tratado de obviar una relación de 'atracción fatal' por una consecuencia lógica de abordar unos problemas singulares. Es una manera de verlo.

El hecho es que la edificación del Edificio Girasol produjo una cierta convulsión y aproximó a Coderch a los medios madrileños. Ahora se podía tocar una obra suya sin salir de Madrid. La obra era asiduamente visitada por estudiantes de arquitectura y supongo que también por profesionales. Yo tuve la ocasión de poder visitar el edificio en obras o recientemente finalizado con un grupo de compañeros de la Escuela y la experiencia fue equivalente a la que sentimos cuando pudimos visitar el Edificio Torres Blancas que se construía por esa época en la Avenida de America.

Hago expreso hincapié en haber visitado Girasol y Torres Blancas durante la obra o recientemente finalizadas, cuando la arquitectura se encuentra en estado prístino, sin la contaminación que necesariamente introducen los usuarios para hacerlas suyas, pero no nuestras.

Cuando nuestros amigos nos invitaron a ver una casa de Coderch en Madrid que no era la Girasol casi no nos lo podíamos creer. Como era posible que desde hacía más de una década hubiese una obra representativa del arquitecto que había pasado desapercibida en el pequeño universo de las obras de vanguardia? No lo sé pero era evidente que la casa de la Ciudad Lineal, no era muy conocida a pesar de haber sido publicada en la Revista Nacional de Arquitectura el mismo año de su finalización y de hecho nunca ha sido una referencia sino de paso en los múltiples escritos que sobre la obra del autor se han realizado hasta el día que se anunció su posible derribo.

De la visita recuerdo el impacto de la calidad y articulación de los espacios, los 'novedosos' semiexteriores entre persianas y carpinterías, el cuidado de los acabados y el diseño de los elementos discretos. La chimenea 'Polo' y la lámpara 'Disa' habían sido diseñadas más o menos cuando se empezó a proyectar la casa.

'Coderch lo ha proyectado así', orgullosos los dueños de la autoría de su vivienda todo se justificaba y engrandecía.

Impactados tanto por la experiencia arquitectónica como por la opípara merienda con la que fuimos obsequiados y la amabilidad de nuestros anfitriones, en los siguientes 45 años no recuerdo haber tenido alguna relación o leído alguna referencia sustancial sobre la casa.

Hasta que salta la noticia, la condena de muerte, la inacción, la destrucción. Como siempre.

Decidí profundizar sobre el conocimiento de la casa que en cualquier momento puede desaparecer, la vieja amiga. He pedido información a la Fundación Coderch y al especialista Carles Fochs que amablemente me han ayudado enviándome material y referencias. He consultado otras fuentes también pero no hay tanto, en cierto modo todo se repite. Es posible que haya más material de origen pero lo desconozco, no lo sé.

He leído alguna peregrina declaración emitida en mesa pública sobre el origen y la vida de la casa, alguna bajo el amparo, (por qué?), de una declaración notarial. Todo aquello que en su momento fue positivo hoy es negativo, Coderch parece apartarse de su obra, además la edificación se deteriora y encima a la calefacción no se que le pasa y la cubierta tenia una cámara de aire que no se hizo o se demolió. Peregrineces.

He vuelto a la calle Belisana 5. La casa esta integra, perfecta en lo que ella puede ofrecer, maltratada con saña con heridas infringidas por la falta de entendimiento y por el amor perdido. Pero solo eso, el resto, perfecto. En lo que he podido ver desde la calle, supongo que han hecho barbaridades pero la casa aguanta y presenta sus mediterráneas fachadas dignas invitando a que alguien se tome interés por ella.

Para mejor entenderla en lo que no he podido ver, ni falta que hace, he realizado un modelo en 3d tal y como la proyectó Coderch, basándome solamente en los planos que me proporcionó la Fundación. Es genial. Una delicia ir construyendo de nuevo la casa, con sus inteligencias su bien pensadas fábricas, alineaciones espacios, articulaciones, genial, repito, merece la pena resobarla como se resoba a los objetos queridos, descubrir detrás de cada inflexión a su autor, la cantidad de horas y de inteligencia, eso no se puede valorar, está por encima de todo. 'Quien tenga ojos que vea', y si no no vale ni para acercarte a ella. Cualquier cosa dicha sin sintonía, sin entendimiento no vale nada.

 

 

Es evidente que la casa se construyó simétricamente a la orientación del plano, y qué? pues muy bien, problemas de implantación, no le resta ni un ápice de interés, repito, se puede construir solamente con los planos de Coderch no hay que tocar nada. Un giro, 180º, no un número raro o cabalístico, 180º, los de siempre, media vuelta y ya. La orientación Norte Sur hace que las condiciones de luz no cambien, el Norte sigue siendo Norte y el Sur, Sur y el Este y Oeste son equivalentes y además para más abundar todo el sistema de rejillas crean ambientes protegidos, íntimos, da igual en el Este que en su orientación antagónica, da igual.

Cuando el terreno original se permutó en parte para permitir el alojo de la construcción se hizo un acto de respeto, de deseo de mantener su integridad y se ha podido hacer exactamente como se proyectó. Además los espacios interiorizados con las rejillas protegen a sus habitantes de la vista de los desastres edilicios que se han realizado en sus proximidades y que se continúan haciendo sin que nadie ponga orden a esa descomposición de la ciudad. Hasta en eso es buena la casa. Hay que conservarla, es un magnífico ejemplo.

Sobre la 'Casa Vallet y Goytisolo' pesa una licencia de derribo detectada gracias a la utilización de la obra 'Arquitectura de Madrid', que no el inútil catálogo del Ayuntamiento, se comienza a movilizar la comunidad ciudadana que pretende que de una vez por todas se de solución al problema de la catalogación del legado arquitectónico para poder tener un panorama completo sobre la forma que se deben tratar cada uno de los elementos que lo componen.

El presente y el futuro inmediato lo componen Informaciones y manifiestos en las redes, mesas redondas y discusiones en foros diversos, paralizaciones temporales sobre la licencia de derribo y una espera sin fecha sobre una decisión final que se tomará basada en pareceres, y arbitrariedades. 

Cuando se derribó la Casa 'Guzmán' de Alejandro de la Sota o los laboratorios 'Jorba' de Fisac y tantos edificios que habían constituido la base de la arquitectura contemporánea en nuestro país y otros como la fábrica 'Clesa' quedaban en suspenso esperando que pasase el tiempo que todo lo olvida, quedó suficientemente demostrado que no existen limites para los desmanes de la administración que no quiere asumir una responsabilidad que le cortaría las alas para actuar arbitrariamente y le obligaría a cumplir inexcusablemente la ley cuyo fin es acabar con el estado de indefensión de la ciudadanía. Hay que seguir luchando por ello, parece mentira. 

Quosque tandem?


Jaime Nadal

130318

 

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

VIDEO del seminario "Rehabilitación en marcha del frontón Beti-Jai" impartido en el @IETorroja ‏

Os trasladamos el video del gran seminario impartido por Mariluz Sánchez Moral, arquitecta municipal responsable de la dirección de las obras de consolidación del Frontón Beti-Jai.

 

Detalle de la nueva cubierta de madera Detalle de los lambrequines recuperados

 

En él podréis ver un recorrido fotográfico de las obras de consolidación -con numerosas explicaciones técnicas- que se han ido realizando en el Frontón Beti-Jai de Madrid a los largo de estos dos años y pico.

 

Detalle de las gradas con la cubierta de madera Fachada neomudéjar y frontis restaurados

 

Queremos felicitar al equipo que las está llevando a cabo, y reafirmar que nos encantaría que continuasen en las misma manos que con tanto cariño lo están tratando. Han realizado además  una larga y exhaustiva labor de investigación que como indica Mariluz en el seminario sería increible poder ver volcada en una web o app a tal efecto.

 

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

El desaparecido frontón Euskal-Jai de Madrid fue reformado por Joaquín Rucoba, autor del Beti-Jai

Gracias al plano recibido de nuestra amiga Isabel Ordieres, autora de la biografía de Joaquín Rucoba y Octavio de Toledo (1844-1919), hemos podido saber que el arquitecto del frontón Beti-Jai de Madrid estuvo también involucrado en la reforma del desaparecido frontón Euskal-Jai de Madrid.

 

El frontón Euskal-Jai fue proyectado en 1893 por el arquitecto Eugenio Jiménez Correra, construido por el maestro Luis María Castiñeira e inaugurado oficialmente el 22 de Octubre de 1893. Constaba de entre 2000 y 2500 localidades, y estaba localizado en la calle Marqués de la Ensenada. Os trasladamos el reportaje publicado el el Diario Oficial de Avisos de Madrid en el que se describe el Frontón Euskal-Jai:

 

Fuente: Diario Oficial de Avisos de Madrid (1893)

 

Para ampliar la información anterior y además contemplar el único grabado conocido que hay sobre el Frontón Euskal-Jai, reproducimos el artículo que la revista Actualidades publicaba en 1893: 

 

Fuente: Revista Actualidades (1893)

 

Reproducimos también el plano del Archivo de la Villa de Madrid que nos ha hecho llegar Ignacio Ramos, y que publicó en 2013 en su libro "Frontones Madrileños", donde se puede observar la sección transversal del frontón Euskal-Jai.

 

 

Sin embargo, y a pesar de la elegancia y las comodidades recogidas en el artículo de la revista Actualidades y el Diario Oficial de Avisos de Madrid sobre el frontón Euskal-Jai, su calidad constructiva dejaba bastante que desear. Los accesos eran incómodos e insuficientes, la cubierta endeble y muy baja, y además desde las localidades no se podía seguir bien el espectáculo de pelota. A continuación reflejamos el artículo de la revista La Época en la que se describen en detalle los males del frontón Euskal-Jai.

 

Fuente: La Época (1893)

 

Tal y como refleja el plano que os trasladamos a continuación, y como anunciábamos al comienzo de éste artículo, la reforma del fronton Euskal-Jai fue encargada a Joaquín Rucoba, que por aquel entonces acababa de inaugurar con gran éxito el Frontón Beti-Jai de Madrid. 

 

Fuente: Archivo de Isabel Ordieres sobre Joaquín Rucoba

 

Finalmente, en 1901 fue derribado parcialmente y sobre su solar se construyó el Teatro Lírico que a su vez fue pasto de las llamas en un desafortunado incendio en 1920. Actualmente en el edificio reconstruido como viviendas tras el incendio se encuentra la sede el Consejo General del Poder Judicial.

 

Fuente: Alrrededor del Mundo (1901)

 

Teatro Lírico

Fuente: Wikipedia

Incendio del teatro Lírico

Fuente: Diario ABC

 

Trasladar nuestro agradecimiento tanto a Isabel Ordieres como a Nacho Ramos por los planos que nos han remitido y que han servido para documentar la información que os trasladamos sobre el desaparecido Frontón Euskal-Jai de Madrid.

 

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

Páginas

Suscribirse a RSS - Destacado MCyP