Plataforma Salvemos Cuatro Caminos

ENTREVISTA: Repaso a Cocheras de Cuatro Caminos, Beti-Jai, Plaza de España, TPA y Metro Gran Vía en @MediodiaCOPE ‏

Entre los minutos 11 y 25 podréis escuchar el repaso que Alberto Tellería y Amparo Berlinches hacen de los temas candentes en los que Madrid, Ciudadanía y Patrimonio está desarrollando su actividad en la actualidad.

Enlace relacionado:

 

Tipo de post: 

Carta de MUTUO APOYO entre #SalvaPeironcely10 y Salvemos Cuatro Caminos

 

Los colectivos que defendemos la conservación de la casa de Peironcely 10 en Vallecas, fotografiada por Robert Capa, y de las Cocheras Históricas de Metro en Cuatro Caminos, obra de Antonio Palacios, queremos expresar nuestro apoyo mutuo en favor de estos dos casos de Patrimonio Cultural en peligro.

Se da la circunstancia en ambos casos de haber recibido una respuesta negativa a su protección bajo el amparo de la vigente Ley 3/2013 de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid.

La Dirección General de Patrimonio Cultural (DGPC) se cuestiona proteger elementos de nuestro Patrimonio que no destaquen por sus valores ornamentales o artísticos, razón por la cual les niega su posible condición de Bien de Interés Patrimonial o Cultural.

Sin embargo, los conceptos de Patrimonio Intangible o Industrial no concurren necesariamente con valores artísticos tradicionales. Negar la protección a aspectos culturales, inmateriales, simbólicos, históricos o tecnológicos o representativos, incurre en una concepción del Patrimonio Histórico muy parcial y reduccionista, ya obsoleta.

Actualmente la DGPC ha rechazado proteger tanto la casa de Peironcely, como las Cocheras de Metro, así como el hotelito donde residió el nobel Vicente Aleixandre; no queda tan atrás aquel tiempo en que también rechazaba proteger el Teatro Albéniz, hasta que una sentencia judicial obligó a proceder con el trámite y a protegerlo finalmente como Bien de Interés Patrimonial (BIP). Hemos de recordar en este punto que la mencionada Ley 3/2013 fue sentenciada por el Tribunal Constitucional en contra de una gran parte del articulado. Precisamente uno de los artículos declarados inconstitucionales fue el que definía los Bienes de Interés Cultural (BIC) de manera excluyente y reduccionista.

La Administración Pública no puede ir por detrás de las sensibilidades que en la sociedad suscita la conservación de aquellos vestigios de nuestra historia, más allá de las grandes arquitecturas con lujosos materiales; también es Patrimonio lo pequeño, lo invisible, lo que ha construido nuestra ciudad y nuestro territorio. Y tiene su propia estética, la de lo auténtico.

Por desgracia, las plataformas y asociaciones -que defendemos de manera libre, independiente y altruista la conservación de lugares, espacios y arquitecturas que conforman nuestra memoria y nuestro Patrimonio Cultural- nos vemos impelidas a acudir a los mecanismos judiciales para proteger el Patrimonio amenazado y en peligro.

Lamentamos tener que defender en tribunales nuestro Patrimonio de la pasividad, dejadez o intereses espurios de los responsables públicos y una vez más

INSTAMOS AL GOBIERNO REGIONAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID y a la DIRECCIÓN GENERAL DE PATRIMONIO CULTURAL QUE TRAMITEN LOS EXPEDIENTES DE CATALOGACIÓN al amparo de la Ley 3/2013 de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid de LA CASA DE PEIRONCELY 10, LAS COCHERAS DE CUATRO CAMINOS Y LA CASA DE VICENTE ALEIXANDRE.

 

MADRID, 22 de noviembre de 2017

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

Metro reconoce que el proyecto de cocheras no puede cumplir el PGOUM y prepara la reversión de la venta

 

COMUNICADO - Madrid, 3 de octubre de 2017

 

METRO RECONOCE QUE EL PROYECTO DE COCHERAS NO PUEDE CUMPLIR EL PLAN GENERAL Y PREPARA LA REVERSIÓN DE LA VENTA
 

La operación urbanística en la parcela de las Cocheras Históricas de Metro en Cuatro Caminos está mal concebida y es inviable en su planteamiento. Lo sabíamos desde hace tiempo, y la prueba es que no ha podido ser aprobada por el Ayuntamiento dadas las numerosas contradicciones de un desarrollo que, al concurrir situaciones imposibles, la ley define como nulo de pleno derecho.

El proyecto de sustituir el actual edificio -ejemplar histórico y único del Patrimonio Industrial español- consiste en meter las instalaciones bajo una losa de hormigón que se configura como un búnker elevándose más de 9 metros sobre el viario en su fachada sur y cotas variables respecto a los laterales.

Los técnicos de Metro no pueden ocultarlo, y reconocen que el proyecto de la nueva Cochera ni cumple ni puede cumplir las determinaciones del Plan General exigidas por el Ayuntamiento de Madrid, argumentando que de cumplirse no podría hacerse la nueva instalación. En definitiva, Metro reconoce que sus planes no cumplirían la legalidad vigente, y justifica el incumplimiento en base a un supuesto interés general para la gestión del transporte público. Es el mismo argumento que se empleó para sacar adelante el ya ilegalizado campo de golf del Canal de Isabel II y que ahora se ha de demoler.

A la vez, Metro asume que la operación no va a salir adelante y así lo hace constar en su Memoria Anual de 2016 aprobada el pasado verano, por la que revierten la operación de venta, de cara a la devolución a los cooperativistas del dinero entregado:

Los Administradores consideran muy probable que la compraventa realizada en 2014 tenga que ser resuelta, por lo que la Sociedad ha registrado en el ejercicio 2016 la reversión de la venta reconocida en el ejercicio 2014, registrando en 2016 un anticipo de inmovilizado por el valor neto contable de los activos vendidos a la fecha de la operación. [...] La reversión de la venta ha supuesto el reconocimiento en el ejercicio 2016 de una pérdida en la cuenta de pérdidas y ganancias por importe de 86.967 miles de euros”. (página 170).

Por otro lado, los colectivos que suscribimos este texto (Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, Corazón Verde de Chamberí, Salvemos Cuatro Caminos, Ecologistas en Acción Madrid y Parque Sí) seguimos instando a las autoridades competentes la protección integral del edificio histórico de las Cocheras de Metro en Cuatro Caminos.

Al Ayuntamiento de Madrid le exigimos respuesta tanto a los recursos de reposición interpuestos contra la estimación de la iniciativa en el Pleno de junio pasado, como a la solicitud de Catalogación de la parte histórica de las Cocheras realizada por última vez por registro en 15 de junio de 2017.

En caso de no obtener respuesta y pasado el plazo legal de tres meses para considerarlo Silencio Administrativo Negativo, los colectivos firmantes nos planteamos iniciar nuevas acciones judiciales contra el Ayuntamiento.

 

¡Chamberí no se vende, Chamberí se defiende! 

 

Enlace relacionados:

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

El mundo de hoy (artículo completo de la revista de Ecologistas en Acción)

"No se puede vivir en el pasado" suele ser la frase favorita de quienes tratan de achacar nostalgia y melancolía a aquellas personas que nos negamos a desterrar la estética de nuestras vidas, "lo viejo" que dirían. Y efectivamente: sólo existe el presente. Nadie vive en el pasado, pero parece que hay a quien le irrita lo que viene de antes. Quien vive de lo "nuevo por lo nuevo" ve todo lo demás como cosas viejas a sustituir, sin darse cuenta que no hay nada más viejo que el sol, el mar o las montañas. Eso forma el territorio, el marco en el que se ha desarrollado la Historia de la Humanidad y sus diferentes culturas; ese entorno es nuestro paisaje común. Además de esos espacios naturales, se suma lo que el ser humano ha transformado -habitado- a su beneficio desde la prehistoria.

El paisaje es, en definitiva, lo que heredamos de un pasado inmemorial y remoto. Y la contemplación de ese universo que nos rodea es la estética: la capacidad de observar las cosas fuera del tiempo y abstraerlas. Para hablar del Patrimonio Histórico es preciso comprender que se trata de valorar ese mundo, como un todo inmutable que compartimos con generaciones anteriores y futuras; y precisamente peligra la transmisión a las futuras si lo deformamos hasta el punto de que no sea reconocible. Ese daño sería irreparable.

Así que no nos engañen, que reivindicar el Patrimonio Histórico en todas sus acepciones (artístico, natural, inmaterial, antropológico, arquitectónico, industrial, etc.) no es otra cosa que reconocer, a través del cultivo propio y de la formación de nuestras miradas, el mundo que nos rodea. El mundo de hoy, que es el mundo de ayer con la potencia de ser vivido, experimentado y disfrutado; también transformado. El cambio es parte esencial del transcurso de la vida y el tiempo.

Sin embargo, el alto grado tecnológico alcanzado en la actualidad separa la escala humana de la potencialidad de sus actos, haciendo posible producir grandes cambios descontrolados que alteran la pausada acumulación de los siglos. Si antes trazar una carretera suponía estudiar el mejor sitio para requerir la menor intervención, dado que todo se hacía con medios de sangre (personas o animales), ahora da igual el obstáculo que se interponga en el camino; si son montañas se perforan, si son colinas se eliminan, si son valles se vuela por encima con grandes puentes.

¿Y a dónde queremos llegar? A la velocidad con que se vive en un mundo altamente tecnológico, pues repercute directamente en la calidad. Se trata de que nos están vendiendo lo falso en lugar de lo auténtico. La calidad de las cosas en un mundo que cada vez se consume a mayor velocidad y con menos tiempo para saborearlas, tiende a empeorar. Y es que ya no exigimos que las cosas sean auténticas o buenas, sino que estén en apariencia bajo el criterio de qué y cómo recordamos. Pero hasta el recuerdo se manipula, y por eso el Patrimonio Histórico es a veces incómodo.

Ahí es cuando llega un empresario chino a proponer tirar el Edificio España y reconstruirlo en igual apariencia en tres cuartas partes. En principio una reconstrucción de algo desaparecido no tiene por qué ser negativa, salvo que el propósito sea hacer desaparecer la auténtica en pos de su réplica, y en este caso para poder deformarla a antojo de las expectativas económicas y lucrativas exclusivamente del negociante.

 

Una sociedad adormecida

Como sociedad hemos sido impasible ante la fiebre constructora, que se ha convertido en una industria de fácil acceso para los más 'espabilaos' sin ningún escrúpulo hacia la ciudad, hacia el paisaje. En la fiebre de la construcción lo importante era hacer del suelo un producto mercantil. Lo malo es que ha sido y es un negocio tan rentable que despierta la codicia sin miramientos, y ahora -con la periferia ya abrasada- van a por el centro de las ciudades, un espacio de valor real y estable para la inversión. Para las grandes cifras económicas abstractas las ciudades y sus habitantes somos simples números, cantidades y productos.

¿Y por qué sucede esto? Porque la sociedad consiente. La ciudadanía fue asustada durante cuarenta años de dictadura. No se podía rechistar. Llegó la democracia y reinó la tranquilidad porque se delegaba todo a una votación cada cuatro años. La mera posibilidad de cambio ya nos parece suficiente, pero entre tanto vemos que no. Que quienes gobiernan en muchos casos lo hacen para que sigamos siendo números.

Por eso se cambiaron ordenanzas y la ley de Patrimonio, descatalogando dos monumentos nacionales como las sedes bancarias de Canalejas. El mayor vaciado urbano en pos de un supuesto lujo lleno de pletinas de bronce y luces estrambóticas, todo blanco albino inmaculado y deslumbrante. Porque el lujo ya no es un bronce repujado, frisos de mármol esculpidos, vidrieras emplomadas, estucos o trabajos de ebanistería fina, el lujo ahora es que brille un plástico satinado y tenga muchas lucecitas. Hemos perdido los oficios, lo que se trabajaba con las manos, lo artesano... en definitiva ¿hemos perdido el gusto?

El Patrimonio Histórico está cuajado de miles de detalles hechos a mano. Hemos recibido una herencia de todo lo que se hizo en épocas en las que no había máquinas para plegar chapones de aluminio, por eso el centro de las ciudades está lleno de saber, de conocimiento, del gusto por las cosas bien hechas. Ahora se pone un perfil de aluminio, un panel de cartón yeso y ya tenemos una pared puesta. Eso sí, que suena a hueco porque no tiene alma, literalmente.

La presión de las asociaciones de defensa del Patrimonio

La Administración Pública, a través de sus organismos competentes no está por la labor de estudiar y conocer sus edificios más valiosos, y así es como asociaciones como Madrid Ciudadanía y Patrimonio tienen que estudiar por su cuenta la historia de la arquitectura madrileña para ponerla en valor. Es más, los poderes públicos no parecen darle demasiada importancia a las cuestiones de Patrimonio, supeditándolas siempre a intereses económicos o estadísticos; poco parece importar que en el Ayuntamiento de Madrid no exista un departamento oficial de arqueología o que se hayan adaptado las normativas para dar curso a grandes inversiones, o que haya "muchísimo interés en la Comunidad de Madrid, y en la Dirección General de Patrimonio sobre todo, en no entorpecer todos estos proyectos urbanísticos".

Desde las asociaciones cívicas se mandan continuamente solicitudes de protección para bienes únicos que son continuamente desatendidas y al final la única salida es defenderlas en los tribunales; así se tumbó la quinta parte de la propia ley 3/2013 de Patrimonio de la Comunidad de Madrid, el Plan Especial de Torre Arias que permitía demoler gran parte de los edificios agropecuarios originales, o el proyecto de oficinas del Arzobispado en los históricos jardines del Seminario, más conocido como 'Minivaticano', el pleito por el conjunto del Dolmen de Dalí, o contra la cesión del Palacio de Boadilla del Monte... por no hablar de los procesos ganados por Ecologistas contra el plan del Bernabéu, de Mahou-Calderón o de la propia M-501, entre otros muchos.

Y es que el Patrimonio Histórico entra de lleno en el conflicto con intereses de privatizar el lucro de propiedades públicas cuyo uso ha quedado obsoleto o intencionadamente infrautilizado, como fue el caso del Taller de Precisión de Artillería (TPA) derribado en diciembre de 2016, o la gran operación de las Cocheras históricas de Metro en Cuatro Caminos, pendiente aún de que se apruebe (o no) y con un contencioso administrativo admitido a trámite para intentar salvarlas una vez más por la vía judicial.

Pasividad de las administraciones

Lo tremendo es que en muchos de estos casos el principal obstáculo para la salvaguarda del Patrimonio y los Bienes Culturales es la inacción pasiva o deliberada de los responsables públicos que deberían ejercerla. Y en ese sentido cabe incidir en lo mucho que están tratando desde el ámbito regional de sacralizar la figura de Bien de Interés Cultural para no ser merecedor de tal régimen más que contadas excepciones: los ya recogidos, y los menos incómodos. Para ello se amparan en las definiciones de Patrimonio como Artístico o Arquitectónico, sin valorar los aspectos inmateriales, los hechos culturales o el Patrimonio Industrial.

Distintos colectivos, bajo el precepto de acción pública, han solicitado que mediante una de las dos figuras presentes en la vigente ley de Patrimonio - Bien de Interés Cultural (BIC) o Patrimonial (BIP)- se protegieran el Palacio de la Música, el Real Canal de Manzanares, los Jardines del Seminario-Duques de Osuna, el conjunto del Colegio Imperial y Palacio de Sueca, la Quinta de Torre Arias, la Dehesa de la Villa, las Cocheras de Metro en Cuatro Caminos, el conjunto de iglesia y casas parroquiales de Las Rozas, la casa de Vicente Aleixandre, la casa de Peironcely en Vallecas fotografiada por Robert Capa, etc.

Ninguna de las peticiones ha sido considerada (salvo el Teatro Albéniz que se logró proteger a golpe de sentencia). Muchas ni siquiera han sido contestadas, y las que sí han sido denegadas "por no concurrir valores arquitectónicos suficientes como para merecer la protección del más alto nivel", en ese esfuerzo por reducir el amparo de la ley aun incluso contra la propia Constitución Española, que en su artículo 46 reconoce el derecho al Patrimonio siendo una obligación de las administraciones públicas su protección y enriquecimiento.

Esto no es un concurso de belleza ¡debemos exigir que se protejan estos lugares! La casa de Vicente Aleixandre merece una protección singular porque es un lugar de memoria, un referente en la literatura al haber pasado por allí toda la Generación del 27, la casa de Peironcely es el escenario de una imagen que dio la vuelta al mundo para condenar el drama de la guerra y las Cocheras de Metro son el origen del primer suburbano en España.

Lo que está claro es que en buena medida la conservación del Patrimonio y el legado histórico depende de la sociedad y define el grado de cultura y educación de una nación. Somos la ciudadanía quien ha de exigir a los responsables políticos que cumplan sus obligaciones como meros administradores del bien público que son.

Y no se dejen engañar por declaraciones institucionales autocomplacientes: quienes salvaron el Edificio España fueron los agentes sociales y los colectivos ciudadanos, no el Ayuntamiento ni la Comunidad de Madrid. Despierten -despertemos- o mejor dicho, ¡muévanse! (¡movámonos!).

El mundo de hoy será el mundo de mañana.

Álvaro Bonet

 

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

Chamberí se defiende: Las cocheras son patrimonio

COMUNICADO - Madrid, 19 de Septiembre de 2017 

 

CHAMBERÍ SE DEFIENDE: LAS COCHERAS SON PATRIMONIO

 

Madrid asiste en los últimos tiempos a un recurrente y paulatino proceso de erosión silenciosa que está empobreciendo completamente su naturaleza diversa. Bajo el pretexto de la "activación económica" Madrid está siendo desprovista de sus valores intrínsecos, banalizándose su entorno urbano y perdiendo escenarios únicos que forman parte de su Historia, con mayúsculas.

Hemos visto desaparecer cines, teatros, comercios, caserío tradicional, además de grandes hitos que han marcado el camino: el despropósito de Canalejas, el derribo a trompicones del TPA, y la amenaza -finalmente no consumada- de la demolición del Edificio España. Hace unos meses se ha paralizado a mitad las obras que echaban abajo un convento de 1929 -el de las Damas Apostólicas- en Chamartín.

La ciudad pierde su identidad con cada una de estas agresiones, y la única manera que la ciudadanía encuentra de frenarla -muy a pesar suyo- es recurriendo a los juzgados. Así se salvaron los Jardines del Seminario, la quinta de Torre Arias, el Dolmen de Dalí o el Teatro Albéniz. Todo a golpe de sentencia.

Los colectivos que suscribimos este texto (Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, Corazón Verde de Chamberí, Salvemos Cuatro Caminos, Ecologistas en Acción Madrid y Parque Sí) exigimos a las autoridades competentes la protección integral del edificio histórico de las Cocheras de Metro en Cuatro Caminos. Y tienen competencia en materia de Patrimonio tanto el Ayuntamiento de Madrid a través del planeamiento, como la Comunidad de Madrid a través de la ley de Patrimonio.

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid estimó en 28 de junio pasado la iniciativa con el último proyecto presentado por Metro y la Cooperativa Metropolitan para el desarrollo urbanístico en los terrenos de las Cocheras de Cuatro Caminos.

Desde nuestros colectivos creemos posible una solución de compatibilidad que permita la materialización de la edificabilidad con la conservación de la parte histórica del edificio en su configuración original. No vamos a exponer de nuevo los ya reconocidos valores que recoge el único edificio original de la compañía de Metro, pero su configuración, forma, ubicación, historia, autores, autenticidad y singularidad las hace únicas en nuestro país, en Europa y prácticamente a nivel mundial. Es un tesoro a proteger y estamos dispuestos a emplear cuantos medios legales sean necesarios para lograr su conservación y su rehabilitación.

Por ahora hemos recurrido la estimación acordada en Pleno por errores manifiestos en su tramitación -amén de no cumplir los preceptos urbanísticos- y por haberse dado curso a un desarrollo de planeamiento sin haber dado antes cumplimiento a acuerdos previos de carácter general para proteger el Patrimonio Histórico e Industrial que representan.

Instamos a las autoridades a buscar una solución con urgencia, dado que enfrascarse en los tribunales puede alargar innecesariamente el problema, incluso pudiendo cuestionarse la edificabilidad que sin justificación y motivo alguno se "regaló" a la parcela en un claro detrimento de los intereses generales. No olvidemos que el PGOUM-85 las conservaba en su parte histórica y el PGOUM-97 dio una edificabilidad muy inferior a la última Modificación Puntual de 2014.

Enlace relacionado:

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

OBJETIVO CUMPLIDO: La campaña de financiación del recurso de Cocheras desbordada con la solidaridad ciudadana

La aprobación en el Pleno del Ayuntamiento de Madrid para estimar la iniciativa urbanística que destruiría las Cocheras de Cuatro Caminos ha acelerado las donaciones, que no sólo han completado lo que faltaba sino que han aportado más de lo necesario. Las últimas donaciones -recibidas todas a la vez- han sido de generosa cuantía por lo que cierran con superavit las expectativas que se habían marcado como objetivo.

 

 

Por lo visto cada vez hay más interés social por recuperar un Patrimonio Industrial insólito que había quedado años oculto tras una tapia, pero que ahí estaba. Su puesta en valor colectiva ha propiciado que la ciudadanía las mire con otros ojos y se comprometa con su recuperación. Es de reseñar que ya se ha consolidado un RECONOCIMIENTO explícito de la existencia de valores en mayor o menor medida por las propias instituciones, como la Dirección General de Patrimonio Cultural (DGPC), el Ayuntamiento, las Juntas de Distrito, y distintas agrupaciones políticas, así como por parte de organismos nacionales e internacionales especializados en Patrimonio Industrial y arquitectura moderna.

Resulta significativo que tras la estimación en el Pleno del 28 de junio pasado, hayamos recibido las mayores cuantías de donaciones ciudadanas que son a su vez muestra de la preocupación y del enfado que la decisión acordada ha producido, toda vez que se permite estimar un desarrollo urbanístico con un planteamiento que no puede cumplir la legalidad urbanística vigente por definición y que no protege el Patrimonio existente en el lugar.

Todo el dinero recibido será empleado en la defensa de las Cocheras porque en el presupuesto no se computan gastos derivados como el procesamiento de nuevos documentos, o la liquidación final con el equipo jurídico. Si sobrase algo, se reservaría para futuras causas que MCyP se proponga defender de la misma manera (solamente en el distrito de Chamberí ya hay unos cuantos potenciales procesos).

La sensibilidad y preocupación hacia el futuro de nuestra ciudad es cada vez mayor, y la gente se va dando cuenta de lo importante que es para una sociedad el reivindicar el fortalecimiento de la cultura. No se trata únicamente de conservar lo ya protegido, sino de enriquecer el Patrimonio. Enriquecer, aportar cosas nuevas, eso también lo recoge expresamente el artículo 46 de la Constitución Española.

Desde MCyP queremos dar las GRACIAS a las personas que se han volcado, implicado y nos han ayudado a sacar adelante este procedimiento judicial con el que trataremos de defender el valor de una edificación tan singular.

 

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

El Plan de las Cocheras de Cuatro Caminos NO CUMPLE

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid estimará previsiblemente, la iniciativa de planeamiento con el último proyecto presentado por Metro y la Cooperativa Metropolitan para el desarrollo urbanístico en los terrenos de las Cocheras de Cuatro Caminos. Los colectivos Madrid Ciudadanía y Patrimonio,  Corazón Verde de ChamberíSalvemos Cuatro CaminosEcologistas en Acción Madrid, y Parque Sí, afirman que esta iniciativa sigue contraviniendo las condiciones tanto de soterramiento de las nuevas cocheras como de permeabilidad peatonal, definidas por el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid (PGOUM).

Respecto al incumplimiento de la condición de soterramiento, el PGOUM limita a 1,50 metros la distancia entre la acera y la cara superior del techo de un edificio para que sea considerado bajo rasante o soterrado. En el actual proyecto, esa diferencia sería de más de 2 metros en la avenida de Reina Victoria y de hasta 6 metros en la nueva calle del frente sur.

Para intentar salvar esas alturas, el nuevo proyecto plantea la construcción de taludes ajardinados y la ampliación de las superficies inclinadas, para facilitar en parte los accesos a la futura zona pública superior, que no hacen sino restar superficie útil a esa zona pública (los 21.000 m2 repetidamente anunciados se quedarán en poco más de 10.000 m2 útiles al descontar las zonas libres privadas, los retales destinados a zona verde en parcelas residuales y los taludes y planos inclinados). Superficie que va a estar ubicada sobre una losa de hormigón, lo que impedirá el desarrollo de especies arbóreas de porte, imposibilitando conseguir una auténtica zona verde de calidad, tan necesaria para el entorno cercano de Chamberí y Tetuán.

Es precisamente esta situación elevada de la futura zona pública respecto a las calles colindantes lo que hace inviable la obligada permeabilidad peatonal en el área, en términos de accesibilidad en igualdad de condiciones para todas las personas. Los largos recorridos en rampas y las imponentes escalinatas serán auténticas barreras para personas con movilidad reducida, mayores, aquellas que vayan con una silla infantil o, sencillamente, con un carro de la compra, que deberán andar por rampas en zigzag hasta cinco veces la distancia existente en horizontal, lo que resulta claramente discriminatorio en términos de accesibilidad incumpliendo, por tanto, la condición de máxima permeabilidad peatonal.

Por tanto es imposible cumplir con los requisitos obligados por el planeamiento urbanístico en vigor sin realizar un soterramiento real de las nuevas cocheras. Ese soterramiento, supuestamente constituyó el objetivo declarado de la Modificación del Plan General (MPG), realizada en 2012 a instancias de Metro, y cuyo Estudio de Viabilidad estimaba, precisamente, un volumen de excavación suficiente para enterrar las nuevas cocheras a unos 12 metros de profundidad, soterrando por completo dicha infraestructura.

Hasta que Metro no asuma este requisito, sus planes no serán legales, por muchos que presente y por muchas mínimas variaciones que les añada. Frente a esto, el actual empeño de la compañía en mantener las nuevas cocheras a la cota planteada, arrasando además el patrimonio histórico, no hace sino demostrar que esa MPG está viciada desde su origen: su único objetivo era el de incrementar la edificabilidad lucrativa (duplicando la edificabilidad residencial). Este incremento no fue debidamente justificado durante la tramitación de la MPG, incumpliendo los preceptos de la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid, en particular en lo referente al reequilibrio de cesiones para equipamientos públicos. Por tanto, la MPG de 2012 se habría aprobado bajo premisas especulativas, ajenas al interés general.

Además de los aspectos urbanísticos, los colectivos Madrid Ciudadanía y Patrimonio,  Corazón Verde de ChamberíSalvemos Cuatro CaminosEcologistas en Acción Madrid, y Parque Sí, muestran su preocupación ante la actitud del Ayuntamiento de Madrid que sigue obviando su responsabilidad en la conservación de las antiguas Cocheras, que constituyen un Patrimonio Industrial único en toda España, amenazado por la actual propuesta urbanística, que no incluye la compatibilidad que desde hace tiempo llevamos reclamando.

En este sentido, Madrid, Ciudadanía y Patrimonio ha presentado en el Ayuntamiento una solicitud formal para la protección de las Cocheras mediante su catalogación como edificio protegido, con una Modificación Puntual del PGOUM. Este documento ha sido remitido a todos los concejales del gobierno municipal.

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

MCyP insta al Ayto. a proteger las Cocheras Históricas de Cuatro Caminos con una Modificación Puntual de planeamiento

MCyP presenta al Ayuntamiento de Madrid una solicitud formal para proteger las Cocheras y se la envía a todos los concejales del Gobierno Municipal por registro. El documento insta a formular una Modificación Puntual de Plan General como vía administrativa para catalogar la parte histórica del conjunto inaugurado en 1919.

Cada vez son más las voces que se suman a solicitar la protección de las Cocheras Históricas de Metro en Cuatro Caminos: asociaciones vecinales, instituciones y entidades del ramo de Patrimonio Industrial entienden que esta edificación, origen fundacional del Metro de Madrid, debe ser conservada y recuperada.

Las Cocheras de Cuatro Caminos son -y no nos cansaremos de reiterarlo- un patrimonio singular, único, excepcional; son las primeras que se hicieron en el primer suburbano español hace ahora un siglo. Su importancia, su capacidad representativa de la compañía de Metro las acompaña desde su propio origen: un edificio cuya construcción se documenta, se publicita y finalmente se recoge gráficamente en la propia inauguración del Metropolitano. Desde entonces y hasta la actualidad han permanecido en uso y su supervivencia constituye una feliz circunstancia, que nos debería aliviar sabiendo todo el Patrimonio que Madrid se ha dejado por el camino.

Somos bien conscientes de que existe un acuerdo de compraventa en proceso, por el cual una cooperativa adquiere la edificabilidad del ámbito; pero la propuesta que se ha registrado asume la pérdida de las ampliaciones más modernas y espacios libres al sur de la parcela para poder compatibilizar la materialización de las viviendas con la conservación -al menos- de la parte histórica del edificio que diseñó el equipo comandado por Miguel Otamendi y el arquitecto de la compañía, Antonio Palacios. En esta propuesta solicitamos la conservación del conjunto urbano por su carácter histórico, singular, ejemplar, precursor, tipológico y formal. Entendemos que es fundamental la conservación de todos los elementos que conforman la parte histórica de las Cocheras en su implantación original para la comprensión de la escenografía urbana y el respeto a la memoria histórica del lugar.

Son muchos los reconocimientos, no sólo de las entidades que suscriben estas líneas, sino también el Comité Internacional de Patrimonio Industrial (TICCIH), DoCoMoMo, Hispania Nostra e incluso el Plan Nacional de Patrimonio Industrial, fundado en 2001 (y por tanto posterior al planeamiento vigente). El interés que suscita este complejo es creciente, y tiene ya una amplia repercusión.

A los apoyos institucionales recibidos se suma el a su vez reconocimiento de los organismos públicos como la Junta de Distrito de Chamberí que aprobó su protección en 2015, la Asamblea de Madrid que aprobó en sesión plenaria en abril de 2016 la PNL que instaba a la Comunidad a incoar expediente de Bien de Interés Cultural (BIC) y el propio Pleno municipal, que en su sesión de diciembre de 2016, acordaba un desarrollo urbano de la parcela actual en condiciones de protección al Patrimonio Histórico.

La salvaguarda del Patrimonio es un derecho de los ciudadanos y una obligación de las administraciones públicas, pero ¿está a salvo el Patrimonio en Madrid? Esta pregunta nos la llevamos haciendo -últimamente bastante a menudo- los colectivos ciudadanos que vemos cómo siempre, en primera y última instancia, prima el interés económico particular frente al interés público general.

La respuesta parece ser un NO rotundo, vistos los desastres de Canalejas y los Cines Madrid, la demolición absoluta del Taller de Precisión de Artillería y el Colegio Hispano Mexicano, los derribos parciales del Palacio de Sueca, o la desaparición de caserío histórico como el palacete de Embajadores, 18 o la antiquísima casita de Embajadores, 40, la casa de adobe de Amparo, 3 y tantas otras edificaciones de cualquier siglo que por exprimir su edificabilidad al máximo vemos desaparecer, haciendo un poco menos nuestra la ciudad y ajándola hasta hacerla anodina.

Ayer vivíamos el último episodio dramático con el inicio e interrupción del derribo del Noviciado de Damas Apostólicas en el Paseo de la Habana. Algo que ha revolucionado las redes sociales, porque los madrileños -y los de fuera- estamos -y están- hartos de la misma cantinela: derribo, demolición, derrumbe, voladura, destrozo; perdiendo valores únicos, valores insustituibles, cosas irremplazables. Nuestro paisaje y nuestra memoria, la de nuestros abuelos, en definitiva nuestra ciudad: Madrid.

Instamos al gobierno de Ahora Madrid que abra expediente de Modificación Puntual en base a la Acción Pública que sancionan las leyes y por la capacidad de hacerlo por instrucción del propio Plan General, que la estipula como instrumento de catalogación. 

 

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

Colectivos vecinales, ecologistas y de defensa del patrimonio expresan su preocupación ante el desbloqueo de la operación en las Cocheras de Cuatro Caminos

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

Madrid a Debate: Las Cocheras de Cuatro Caminos

 

Mesa redonda inicial de “Madrid a debate”, un ciclo de reflexión en torno a los temas de actualidad sobre Arquitectura y Urbanismo de la ciudad de Madrid.

Participantes:

Amparo Berlinches Acín. Presidenta de la asociación Madrid Ciudadanía y Patrimonio

Paloma Sobrini Sagaseta de Ilúrdoz. Directora General de Patrimonio Histórico Comunidad de Madrid

Susana Olivares Abengozar.  Autora de la Tesis "Palacios y el Metro"

Juanjo Perucho Rodríguez. Director General del Grupo IBOSA

Francisco Vitorino Arranz. Director de Patrimonio de Metro

Fecha: 

Viernes, 28 Abril, 2017 - 19:30

Lugar: 

Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid
Calle de Hortaleza, 63 Auditorio (2ª planta)
Madrid , 40° 25' 27.0552" N, 3° 41' 54.6108" W

Asociacion o Plataforma: 

Páginas