Noticia en prensa / blog

Sobre el destino del “Baño de la Elefanta” del Retiro

ACTUALIZACIÓN (11/04/2021):  Informe actualizado con nuevas fotos históricas

 

En el informe adjunto el observador meteorológico Antonio Cabañas propone recuperar el singular “Baño de la Elefanta” del parque del Retiro, un estanque situado en las cercanías del antiguo castillete del telégrafo óptico (actual Observatorio Meteorológico de la Agencia Estatal de Meteorología) que servía para el baño de los paquidermos de la cercana Casa de Fieras, y que se excavó hace pocos años para –de modo incomprensible- volver a ser enterrado, cuando su rehabilitación habría sido más acorde con su incuestionable valor histórico.

Como en el caso del “pedestal de rayos cósmicos”, vuelve a ponerse de manifiesto que aquellos elementos que incorporan valores materiales o inmateriales ligados a la historia, e incluso a los recuerdos sentimentales de la ciudadanía, pueden ser parte integrante del Patrimonio Cultural, con independencia de su mayor o menor interés artístico.

El castillo del telégrafo óptico del Retiro, con el “Baño de la Elefanta” en primer plano, hacia 1892. Archivo Ruiz Vernacci, IPCE, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

ACTUALIZACIÓN: sobre la noticia de la destrucción del carro del siglo XVIII de la construcción del Palacio Real

Patrimonio Nacional pide a MCyP una rectificación acerca de nuestra noticia sobre el abandono del carro del S XVIII que se conservaba en el Campo del Moro, que recientemente hacíamos pública en nuestra web.

El contenido de nuestra noticia estaba desactualizado, en cuanto que Patrimonio Nacional nos asegura que ha procedido el pasado octubre a la retirada y posterior reconstrucción de la pieza afectada.

Es sin embargo absolutamente cierto, y en ello nos ratificamos, que la pieza se ha destruido por abandono y desidia, pues como demuestran las fotos que acompañan nuestra noticia -tomadas en 2016 y el pasado verano de 2020- el progresivo deterioro y colapso de la pieza en esos años pasados se debe a su abandono a la intemperie bajo un cobertizo dañado y con goteras, que no fue reparado en todo ese periodo, lo que provocó la pudrición de uno de los ejes del carro y su sucesivo colapso, que además causó la rotura de una de sus ruedas, partiéndose todos los radios.

Como resultado, Patrimonio Nacional se ha visto obligado a recrear la pieza dañada, con la consiguiente merma de autenticidad; y aunque celebramos esta iniciativa que permite recuperar en lo posible un objeto tan singular, no podemos dejar de lamentar que, en tanto se construía el megamuseo de las Colecciones Reales, en su entorno inmediato se destruía por abandono una pieza histórica, relevante testigo de la construcción del propio Palacio Real.

Aportamos alguna imagen más del estado previo, para que se entienda que nuestra noticia era poco más que un "acta notarial".

Como se aprecia en estas imágenes de 2016, la gotera de la cubierta recalaba justo encima del eje del trinquival, que tras largos años sometido a esas inclemencias, terminó por colapsar.

Foto en detalle del eje de la rueda con muestras ya visibles de pudrición. Foto de 2016.

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

Destruido por abandono el carro del siglo XVIII que se conservaba original de la construcción del Palacio Real de Madrid

El carro, expuesto en el Campo del Moro, tenía un panel hundido en el cobertizo que lo protegía de la lluvia. La continua caída de agua sobre el eje de las ruedas lo ha destruido.

Que Madrid tiene tesoros sin valorar es un problema reiterado en nuestra ciudad; a veces no ponemos en valor las cosas que nos han llegado del pasado, a pesar de tratarse en ocasiones de piezas muy excepcionales.

En este caso, hemos de lamentar la destrucción de una de las dos piezas articuladas que componían un carro superviviente de la construcción del Palacio Real. La conservación de este tipo de piezas técnicas -no artísticas- es muy rara, por lo que se trata de un ejemplar excepcional a nivel mundial.

Por desgracia, en nuestro país solemos descuidar mucho el mantenimiento de las cosas, y este tesoro quizás no debería estar a la intemperie, pero como mínimo se debería haber vigilado que no sufriera con inclemencias del tiempo.

La cubierta ya estaba en mal estado desde hace años, como vemos en la imagen de 2016, pero no ha sido hasta el año pasado que el carro terminó por colapsar. Nos han informado de estos hechos, y como el daño ya se ha producido, instamos a Patrimonio Nacional a que recoja las piezas rotas y las restaure, dada la importancia que tiene conservar este objeto.

Cuanto antes se intervenga, más elementos originales quedarán.

Madrid, 28 de marzo de 2021

El carro, antes de colapsar. Foto MCyP, 2016.

El carro en verano de 2020.

 

ESTA NOTICIA HA SIDO ACTUALIZADA (30/03/2021) EN LA SIGUIENTE ENTRADA EN EL BLOG:

ACTUALIZACIÓN: sobre la noticia de la destrucción del carro del siglo XVIII de la construcción del Palacio Real

 

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

LAS COCHERAS Y TALLERES DE CUATRO CAMINOS EN DEMOLICIÓN

El pasado 22 de febrero comenzaron los trabajos de demolición del importante conjunto originario de Metro de Madrid.

Se establecieron dos etapas en la licencia, la segunda supeditada a la resolución final del procedimiento judicial sobre si debía o no incoarse expediente de protección como Bien de Interés Cultural. Sin embargo, la empresa de demoliciones no está cumpliendo esta limitación, incurriendo presuntamente en un delito.

Por desgracia en esta ciudad, en esta comunidad autónoma, y también en resto de este país, estamos malamente acostumbrados a dar muchas malas noticias de acciones contra nuestro Patrimonio Histórico y Cultural.

La ciudadanía, a pesar del ratificado convenio de Faro, se ve despreciada, obviada y aparcada por los responsables políticos en lo que a la conservación del Patrimonio se refiere.

En el caso de las Cocheras y Talleres históricos de Metro, inaugurados hace más de un siglo, es especialmente sangrante. Se trata de un conjunto cuya importancia ha sido reconocida paulatinamente, tanto por instituciones especializadas, como por el propio Metro, que ilustraba su aparatado de “La Memoria” en la exposición del centenario con la icónica imagen de los dientes de sierra.

También ha sido reconocido su valor por algunas de las instituciones que han rechazado protegerlas: la Dirección General de Patrimonio Cultural (DGPC) de la Comunidad de Madrid dijo haber encontrado “valores volumétricos, constructivos y formales”, indudables pero insuficientes a su juicio para ser declaradas BIC. A todo esto, no olvidemos que la DGPC es un puesto designado libremente por el gobierno autonómico, mismo responsable de la venta de este bien público. Es decir, son los mismos responsables que deciden “hacer caja” con la venta de esta propiedad, quienes aprueban las determinaciones urbanísticas y la edificabilidad, los que igualmente deciden si se ha de proteger o no. Obviamente no iban a contradecirse: muerte al Patrimonio si hay que “hacer caja”.

En el contencioso, cuya sentencia desestimatoria nos fue notificada recientemente (y mantenemos recurrida en casación), el propio magistrado no podía obviar el “indudable valor del conjunto de las Cocheras (FJ9º, pág. 19 de la sentencia)”, aun sabiendo que desestimar la pretensión de incoar el expediente como BIC suponía condenar de facto a la desaparición de un bien de “indudable valor”. Una vez más, la ciudadanía se ve desasistida por un sistema garantista a medias, pues nunca garantiza la preservación del Patrimonio cuando se enfrenta a la irreversibilidad que supone un derribo.

Todavía está por ver -lo sabremos próximamente- si el plan urbanístico es legal o por el contrario se anula y la operación no se puede llevar a cabo. Tendremos un solar vacío, una superficie herida en la ciudad que nos hablará de una sociedad que prefiere ser inculta, que prefiere despreciar sus bienes singulares. Ese solar será la metáfora del vacío de cuerpo, vacío de mente y sobre todo vacío de alma que tienen los regidores de nuestra sociedad.

Sin Patrimonio Cultural, sin dignidad, sin memoria.

Madrid, 25 de marzo de 2021

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

Temas MCyP: 

Sabatini y el Palacete de los Vargas

Luis de Vicente Montoya, miembro de la Plataforma Salvemos la Casa de Campo, publica la Historia del Palacio de los Vargas de la Casa de Campo de Madrid a través de la remodelación de Francisco Sabatini (1773-1776), en coincidencia con la celebración del tercer centenario del nacimiento del ilustre arquitecto.

Este texto fue presentado por su autor en las VII Jornadas Casa de Campo, organizadas por la Plataforma Salvemos la Casa de Campo los días 11 y 12 de abril de 2019 en el salón de actos de la Junta Municipal de Moncloa-Aravaca, y supone la primera publicación de fondo de la nueva etapa del blog de la Plataforma Salvemos la Casa de Campo: Historia del Palacete de los Vargas

 

 

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

Temas MCyP: 

RECURRIMOS LA SENTENCIA DEL TSJM QUE NO PROTEGE COMO BIC LAS COCHERAS DE CUATRO CAMINOS

-Tras examinar el pronunciamiento judicial sobre las históricas Cocheras y Talleres del Metropolitano en Cuatro Caminos, nuestro equipo jurídico ha encontrado motivos de peso para recurrir la sentencia que desestimaba su incoación como Bien de Interés Cultural.

-La licencia de demolición no permite demoler el tercio norte del conjunto, que corresponde a la parte histórica, hasta que este asunto no quede definitivamente resuelto.

-También se espera próximamente el veredicto sobre si cumplen o no la legalidad urbanística, por lo que la demolición precipitada del conjunto podría suponer un daño a los intereses generales.

 

La segunda sentencia sobre nuestra demanda instando la incoación de expediente BIC, notificada el pasado mes de febrero, denegaba de nuevo nuestras pretensiones de proteger un elemento de nuestro Patrimonio Industrial, único en España.

La sala resolvía en los mismos términos que la primera sentencia, que fue anulada por el TSJM en casación por haberse dictado con argumentos expulsados del ordenamiento jurídico.

Nuestro equipo jurídico estima que la nueva sentencia es prácticamente un ajuste de la sentencia anulada; ello implica que la nueva resolución sea todavía cuestionable, toda vez que la sala asume que “excepcionalidad” y “mayor relevancia” son términos intercambiables de una a otra sentencia. Es decir, precisamente el motivo por el que fue declarada inconstitucional la definición de BIC de la Ley autonómica de Patrimonio, ha servido para adaptar la sentencia anulada a una nueva presuntamente legal.

Negando el tribunal que posean un valor relevante, termina por reconocer en su propio discurso el “indudable valor del conjunto de las cocheras”, aun sabiendo que la decisión de no instar su protección implica su desaparición, dejando en desamparo total a la acción pública y el interés general, a los que asiste el artículo 46 de la Constitución Española.

Por su parte, la licencia de demolición concedida por el Ayuntamiento de Madrid no permite el derribo del tercio norte del conjunto -la parte primigenia- hasta que no haya una resolución final del pleito que se ha recurrido por parte de esta asociación.

Asimismo, hemos detectado -gracias a vecinos cercanos con vistas al lugar- que precisamente hoy ha habido movimientos en la parte que no deberían tocar según las condiciones fijadas, por lo que se lo notificaremos oficialmente a los responsables municipales.

 

Si bien el TSJM se ha pronunciado en su reciente sentencia, esta es sólo una instancia dentro del propio tribunal, que habrá de resolver la casación en su seno, por lo que no se puede considerar a efectos jurídicos que se haya producido el pronunciamiento final -y firme- del TSJM acerca del contencioso.

Para terminar, queremos recordar que el contencioso administrativo referente al planeamiento urbanístico se encuentra en un estado muy avanzado y a punto de fallarse, por lo que resulta arriesgado proceder con una demolición de un elemento que aún podría ser incoado como Bien de Interés Cultural por orden judicial y su planeamiento anulado.

No se puede seguir sosteniendo desde lo público, desde los poderes públicos, que este modelo urbanístico sea de interés general. No a costa del Patrimonio Cultural de forma sistemática.

 

Madrid, 16 de marzo de 2021

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

Temas MCyP: 

De cómo se destruyeron iglesias en Madrid

Es curioso como en tiempos pre-electorales surgen voces que tratan de configurar un discurso políticamente interesado en torno a la destrucción patrimonial, concretamente de Arte Sacro, en el siglo XX, pretendiendo culpar o atribuir toda la responsabilidad a un sector de la población.

Concretamente, se trata de crear una permanente tensión en la que se acusa de la ominosa destrucción de iglesias en el período de la II República Española y la seguida Guerra Civil a uno de los dos bandos, pretendiendo extender a la actualidad esa beligerancia entre los actuales bloques políticos. Ya lo avanzo: el argumento es falaz.

Esta reflexión no pretende ser exhaustiva, pero sí me gustaría elevar una queja por el uso o abuso en el empleo del Patrimonio Histórico y Cultural como rehén en los debates partidistas, que nada tienen que ver en la actualidad con los sucesos de aquella época.

Primera cuestión: ni la Iglesia goza de la misma fuerza política hoy en día respecto al primer tercio del siglo XX, ni sociológicamente existe la misma relación con la sociedad. Hoy en día, muchas personas no creyentes, son sin embargo grandes defensoras del Arte Sacro y el Patrimonio Cultural religioso desde una perspectiva respetuosa y un interés histórico y artístico y un sentido plenamente cultural y de identidad estética.

Segunda cuestión: el Patrimonio Sacro se ha visto vandalizado o destruido por muchos y diferentes motivos en distintos períodos de la Historia, por lo que es injusto achacarlo únicamente a los “anticlericales”.

Veamos un pequeño repaso:

Si durante el gobierno -llamado “intruso” en la época- de los franceses, el “rey plazuelas” José I Bonaparte, derribó multitud de conventos y las posteriores desamortizaciones se llevaron por delante otros tantos conjuntos religiosos, no podemos obviar que la iglesia más antigua y primigenia de Madrid, Santa María de la Almudena fue derribada por la propia iglesia, al dar comienzo a la construcción de la actual Catedral de la Almudena.

Bien es cierto, que por motivos urbanísticos se derribaron obras de la envergadura del famoso Convento de la Trinidad, por parte del Estado (con el traslado del Ministerio de Fomento a Atocha); o el de Santo Tomás, por iniciativa del promotor inmobiliario y arquitecto, señor Marqués de Cubas que destruyó la histórica Santa Cruz y la trasladó a Santo Tomás, haciendo en el resto de ambos solares varios edificios de viviendas.

 

Otros como el histórico monasterio de Santo Domingo el Real, con ábside mudéjar medieval y coro de Juan de Herrera fue derribado, muy a pesar de Cánovas del Castillo, quien lo defendió con ahínco desde el propio gobierno sin éxito, con la finalidad exclusiva de hacer casas y abrir la actual calle Campomanes.

Muchos conventos históricos como el que acabamos de mencionar o el también gótico de la Concepción Jerónima fueron trasladados al Ensanche, por tener menor valor el suelo y estar en zonas en embrionario desarrollo urbanístico. Curiosamente el de la Concepción, fue nuevamente demolido en los 70 y trasladado a la zona de Tres Cantos, ya que su solar en Ortega y Gasset esquina Velázquez, se había revalorizado de manera exponencial.

Sin duda, la convulsión asociada a las tribulaciones políticas en la República y durante la propia Guerra Civil conllevó unos daños terribles al ya mermado Patrimonio Sacro de Madrid. Conviene, sin embargo, señalar la cantidad de edificios que se vieron dañados por los efectos de la propia Guerra, como la destrucción de la iglesia de la Torrecilla en la Real Casa de Campo, por hallarse en medio del fuego cruzado; u otros templos destruidos por los bombardeos franquistas, como la tan popular iglesia de San Sebastián de la calle Atocha o la antigua San Pedro ad vincula de la Villa de Vallecas, además de otras dañadas como el Buen Suceso de la calle Princesa, reparada y demolida posteriormente, en 1974, para otra operación urbanística en pleno franquismo.

Fueron por desgracia pasto de las llamas por parte de milicias descontroladas algunas maravillas como San Andrés, San Luis Obispo, la colegiata de San Isidro o las Escuelas Pías de San Fernando, entre otras muchas.

También durante la Guerra, otros templos como San Francisco el Grande sirvieron de lugar de concentración de bienes artísticos para su salvamento, que además no sufrió ninguna pérdida propia.

Ya en tiempos de la dictadura franquista, acabó en cambio siendo saqueada -gracias a las nuevas doctrinas del Concilio Vaticano II- la aneja capilla del Cristo de los Dolores, de la Orden Tercera, conservada intacta desde su construcción hasta 1968.

La Iglesia, en su intento de renovación teológica, mutiló riquezas artísticas y se deshizo de valiosas piezas. En este caso, los retablos laterales fueron vendidos en el Rastro, y el baldaquino -desmontado- se salvó “in extremis” con otras piezas de arte por su declaración como Bien de Interés Cultural en 1969.

https://2.bp.blogspot.com/-DMrsWk_KmpI/WhG72oo6EbI/AAAAAAAACx0/y5RHRyyuqtgaJw0JEiNI460XToJ9piJggCLcBGAs/s1600/VOT%2B%252819%2529.jpg

En resumen, las vicisitudes del Patrimonio Cultural son de origen múltiple, y en cuanto al religioso, por su riqueza y abundancia pasadas, han sufrido especialmente en muchos momentos de la historia: por sustitución de los edificios, por especulación inmobiliaria, por convulsiones sociales, guerras, desamortizaciones, accidentes, corrupciones…

Incluso recientemente hemos visto destruir en 2014 -a pesar de los esfuerzos de Madrid Ciudadanía y Patrimonio- los increíblemente bien conservados restos del convento del Carmen, o el noviciado de las Damas Apostólicas, que por fortuna -y de nuevo gracias a esta asociación- se pudo frenar a tiempo, habiéndose conseguido salvar un 70% del edificio.

Así pues, queda aún mucho por estudiar y estudiar sobre la pérdida de estos Patrimonios, y para generar conciencia de su fragilidad, baste comparar dos casos de época y estéticas similares destruidos en dos situaciones totalmente distintas: la parroquia de Nuestra Señora de la Presentación (vulgo Niñas de Leganés) y la Colegiata de San Isidro.

La primera, iglesia parroquial de una institución de beneficencia, fue innecesariamente derribada hacia 1911 con las obras de la Gran Vía, debido a un capítulo de corrupción de su propio administrador, y la segunda, templo de culto dedicado al patrón de Madrid parcialmente incendiada en 1936 por milicianos durante la Guerra Civil.

Son dos ejemplos que nos hablan de cómo los intereses espurios o los actos más viscerales alimentados por el odio, pueden destruir nuestro acervo cultural y nuestra memoria urbana e histórica.

Para concluir este sucinto resumen, quedémonos con un bello ejemplo: la iglesia de las Calatravas que estuvo a punto de ser destruida hacia 1932 por una compañía extranjera para levantar viviendas. Se consiguió felizmente frenar y hoy es una de las joya barrocas que nos quedan en el paisaje.

Nos importa mucho hablar de memoria, de conciencia urbana, de civismo y compromiso patrimonial, porque de todo ello depende nuestra identidad, y nuestra responsabilidad ciudadana -y por qué no, democrática- de mantener un legado del que las personas somos simples depositarias.

Tenemos una obligación con nuestro legado cultural, y debería ser objetivo común de todas las personas y sus representantes de un lado al otro del arco parlamentario.

 

Madrid, 14 de marzo de 2021.

Álvaro Bonet, vicepresidente MCyP

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

MÁS VALE TARDE QUE NUNCA (el desdichado caso del Taller de Artillería)

MÁS VALE TARDE QUE NUNCA

Nunca podrá reconstruirse un conjunto edificado como el Taller de Precisión de Artillería (TPA).

Nunca debería llegar tan tarde una sentencia.

Nunca debiera el Estado privar a la ciudadanía de un Bien Público actuando como un ambicioso promotor.

Nunca hubiera debido el Ayuntamiento conceder una licencia cuando ya existía una sentencia del Tribunal Superior de Justicia en contra.

Todas estas causas ponen de manifiesto la inoperancia cuando no la impudicia de nuestro sistema.

La administración madrileña, autonómica y municipal, se equivoca, al permitir con su falta de protección la destrucción de una instalación de ingeniería militar proyectada para este lugar en 1899, que constituía una importante pieza arquitectónica y científica, un pulmón verde para el distrito de Chamberí y un bien de indudable interés para todos los madrileños.

Y aunque este bien ya estaba protegido en el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid de 1985, el de 1997 remitía su catalogación al Área de Planeamiento Remitido que se le asignaba, y que debía definir entre sus parámetros urbanísticos el grado de protección que se habría de asignar al área definida en el posterior Plan Parcial de Reforma Interior (PPRI).

En lugar de incluir en el PPRI ahora anulado por el Tribunal Supremo la protección de este dignísimo conjunto, se planificó la construcción de 450 viviendas, en este momento casi finalizadas.

La ciudadanía, las asociaciones de protección de nuestro patrimonio y parte del grupo político en el poder municipal, escandalosamente escindido en esa ocasión, no pudimos conseguir el mantenimiento de este conjunto y su zona verde y, ante el pasmo de la ciudadanía, se nos privó de este bien público gestionado por el Ministerio de Defensa en una vergonzosa actuación especulativa.

Tras intentar por todos los medios salvar este conjunto -recordemos la activa iniciativa de asociaciones culturales, ciudadanos e incluso concejales de la oposición ante las máquinas que iban a destruir los edificios-, y además de la campaña de Ecologistas en Acción, de Madrid, Ciudadanía y Patrimonio (MCyP) y de varias asociaciones de Chamberí que solicitaban su protección, tan solo se consiguió salvar el refugio antiaéreo de la guerra civil, protegido genéricamente por la Disposición Transitoria de la Ley 3 / 2013 de Patrimonio de la Comunidad de Madrid, cuyos responsables, con enorme desconocimiento, llegaron a atribuir esta instalación a una galería de tiro. Fue esta asociación, MCyP, quien documentó la existencia en el Servicio Histórico del Colegio Oficial de Arquitectos del plano del tal refugio y publicó en su web, ya en noviembre de 2015, una profusa documentación del origen y evolución del Taller de Precisión de Artillería. Lo que queda físicamente de aquel digno conjunto es pues, esta exigua dependencia.

Ecologistas en Acción, con su habitual efectividad, inició en 2016 un procedimiento judicial que culminó en 2019 con sentencia favorable del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. El Ayuntamiento de Madrid, en lugar de asumir este veredicto, recurrió dicha sentencia junto a Residencial Maravillas, promotora de la actuación, y otorgó licencia de construcción del conjunto de viviendas.

El 16 de febrero de este año 2021, el Tribunal Supremo desestima el recurso y ratifica la nulidad de pleno derecho del Plan Parcial de Reforma Interior.

Es tan grotesco y tan extemporáneo este fallo que no cabe más que preguntarse: ¿Y ahora qué?

Ahora lo que tenemos es un conjunto de viviendas de muy dudosa estética allí donde estuviera aquel conjunto, con sus valores arquitectónicos y urbanos ya desaparecidos para siempre.

¿Qué administración puede aguantar semejante desatino, semejante mal hacer, semejante descrédito?, ¿hasta cuándo podrá esta ciudadanía desgastada soportar tanta desprotección, tanto abuso?

¿Cómo puede una sociedad asumir una sentencia que anula todo lo mal actuado cuando el objeto inicial ya no existe? ¿Quiénes son culpables? Muy fácil: La Comunidad de Madrid por no proteger lo que merece ser protegido; el Ayuntamiento por idéntica causa y por responder con un acelerón irresponsable una primera sentencia desfavorable; y la Justicia por su respuesta tardía, que hace irreversible la pérdida de un patrimonio desaparecido.

En una sociedad más justa, cabría esperar la demolición de lo construido al amparo del Plan Parcial de Reforma Interior declarado nulo de pleno derecho.

Tenemos un ejemplo similar muy querido y cercano: las COCHERAS DE CUATRO CAMINOS. Esperemos que no haya otra precipitación irreversible y éste sí pueda salvarse. También en este caso, se espera una decisión judicial que pueda retrotraer las actuaciones urbanísticas y podamos con la mejor voluntad evitar otro destrozo en Madrid.

Madrid 5 marzo 2021

Amparo Berlinches, presidenta de MCyP

ENLACES RELACIONADOS:

El Tribunal Supremo confirma definitivamente la nulidad del Plan Urbanístico del TPA

Nota de Ecologistas sobre la sentencia: El Tribunal Supremo anula definitivamente la construcción de 450 viviendas de lujo en Chamberí

NOTICIAS:

EL PAÍS: El Supremo anula el permiso de construcción de 450 viviendas de lujo en el antiguo Taller de Artillería de Madrid

20minutos: El Tribunal Supremo obliga a reservar suelo para la vivienda pública en las reformas urbanas residenciales

Eldiario.es: El Supremo anula el plan urbanístico de Carmena que permitió la construcción de 450 pisos sobre el TPA

El SaltoEl Supremo anula la construcción de viviendas de lujo que destruyó patrimonio industrial centenario en Madrid

 

 

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

Las Cocheras de Cuatro Caminos recogidas en un inventario de 2018 de Patrimonio Industrial becado por el Ayto y la RABASF

El Museo de Historia de Madrid con la colaboración de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (RABASF) coordinaron una beca de investigación en 2018 que produjo una propuesta de inventario del Patrimonio Industrial del siglo XX en Madrid capital.

Las Cocheras de Cuatro Caminos fueron incluidas en dicho inventario, mucho después de la instrucción judicial que deniega su protección, por lo que la sentencia actual del TSJM obvia la creciente valoración social del conjunto fundacional de Metro de Madrid.

Recientemente hemos tenido noticia en Madrid Ciudadanía y Patrimonio de un informe y un inventario realizados en 2018 en el que se incluyeron las Cocheras históricas de Metro en Cuatro Caminos como Patrimonio Industrial del siglo XX, dentro de una beca de investigación coordinada por el Museo de Historia de Madrid con la colaboración de la RABASF y titulada “Proyecto de investigación sobre el Patrimonio Industrial de Madrid en el siglo XX”. El objetivo propuesto para el mismo fue crear una base de datos para actuaciones museográficas y de difusión con un enfoque de preservación y recuperación patrimonial. El documento concluye con una propuesta de inventario del Patrimonio Industrial de la ciudad.

Es muy notorio el reconocimiento otorgado por este informe al papel de los movimientos sociales y civiles sin ánimo de lucro a la hora de reivindicar este tipo de Patrimonio tan amenazado y desprotegido: “la movilización ciudadana ha sido y es en muchos casos la responsable de la conservación del patrimonio industrial de la ciudad, especialmente inmueble, como forma de preservar la memoria colectiva, la identidad social y económica del territorio”. La autora presenta en su informe la necesidad de proteger el Patrimonio Industrial y plantea la necesidad de “una mayor sensibilidad hacia los bienes industriales de la ciudad que, sin duda, son de los más vulnerables”.

El trabajo trata de “llevar a cabo el Inventario del Patrimonio Industrial Inmueble de Madrid en el siglo XX (IPIIM) […] destinado a concienciar sobre la necesidad de reconocer y proteger las huellas físicas de la actividad industrial. […] y señala la invisibilidad del Patrimonio Industrial como una de las principales causas que lo amenazan: “El objetivo principal de este proyecto de documentación del Patrimonio Industrial de Madrid es que sirva para recuperar, aún más, el sustrato de la civilización industrial madrileña, oculta en numerosos casos por escombros, derribos, polvo y, sobre todo, por silencios”, proponiéndose también “rescatar y conservar los archivos de la industria, los restos materiales y los testimonios de la cotidianeidad del trabajo desempeñado por técnicos, oficiales, obreros y obreras”.

Cabe señalar que, de los 255 Bienes Culturales reconocidos en el municipio de Madrid, tan sólo 15 son industriales, y de estos sólo 2 han sido incorporados en los últimos 25 años. La desatención de la Comunidad de Madrid hacia el Patrimonio Industrial madrileño es evidente, y máxime cuando en 2016 la Asamblea de Madrid aprobó por mayoría una Proposición No de Ley encaminada a la protección de las Cocheras históricas de Metro, hoy ya centenarias.

En resumen, hay muchos nuevos motivos para reiterar su valor como Patrimonio Cultural tanto por su autoría -como obra del genial arquitecto Antonio Palacios (corroborada documentalmente)- como por su inmenso e insustituible valor como Patrimonio Industrial de Madrid.

#SalvemosLasCocheras

 

ENLACES

Documentación del Patrimonio industrial de Madrid en el siglo XX:

Tomo primero. Contextualización

Tomo segundo. Inventario y atlas Patrimonio Industrial.

Foto tuiter, durante la nevada Filomena, 2021.

 

 

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

Temas MCyP: 

Will the ‘Sistine Chapel’ of pelota bounce back as a centre of Spanish culture? (The Observer - 28/02/2021)

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

Páginas

Suscribirse a RSS - Noticia en prensa / blog