Comunicado agridulce de Ecologistas en Acción

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid desestima los recursos de súplica interpuestos por Mahou S.A. y el Club Atlético de Madrid S.A.D. y mantiene la paralización de la Operación Mahou-Calderón. Ecologistas en Acción muestra su satisfacción por la decisión judicial, que se produce como consecuencia de la solicitud de la organización. Al mismo tiempo lamenta que, a pesar de su reconocida labor en la lucha contra la especulación urbanística, la organización haya quedado excluida del grupo de trabajo sobre la nueva Ley del Suelo. Este grupo de trabajo se reúne hoy por cuarta vez, en este caso sin los representantes del Grupo Socialista y del Grupo de Podemos, que no asistirán en señal de protesta ante las posibles maniobras para aprobar una reforma urgente de la Ley del Suelo antes de las elecciones generales

Mediante auto del 13 de octubre de 2015, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha desestimado los recursos de súplica interpuestos por Mahou S.A. y el Club Atlético de Madrid S.A.D. contra el anterior auto del 27 de julio de 2015, por el que se ordena la paralización cautelar del Plan Parcial de Reforma Interior (PPRI) de desarrollo del Área de Planeamiento Remitido (APR) 02.21 Mahou-Calderón.

El Ayuntamiento de Madrid, que también interpuso recurso de súplica, lo retiró antes de que el Tribunal emitiese el presente auto.

Los argumentos que esgrime el TSJM para mantener la decisión de paralización, adoptada el pasado mes de julio, es que el PPRI se basa en un planeamiento urbanístico anulado con anterioridad, una modificación puntual del plan general de ordenación urbana de Madrid. Esta modificación fue recurrida por la asociación atlética Señales de Humo y ha sido objeto de dos sentencias anulatorias del TSJM. Estas sentencias se basan en que la operación incumple la obligación de no construir edificios de más de tres alturas más ático, incluida en la Ley del Suelo vigente.

El Tribunal continúa argumentando que, de no adoptar esta medida cautelar de paralización, no se podría asegurar la efectividad de la sentencia, que para cuando se emitiese podría encontrarse una obra ya realizada.

En los recursos presentados, los promotores ponen en duda el derecho de la acción pública ejercida por Ecologistas en Acción y su legitimación para solicitar la paralización. Estos argumentos son rechazados en el auto en base a la consolidada jurisprudencia del Tribunal Supremo. Por todo ello, el TSJM mantiene la paralización sin obligar a la organización a presentar fianza o caución.

Ecologistas en Acción muestra su satisfacción por la decisión judicial, que debe entenderse como una oportunidad para replantearse el modelo de ciudad. Pero al mismo tiempo lamenta que, a pesar de la reconocida labor que desempeña desde hace una década contra la especulación urbanística en la región, haya sido excluida del grupo de trabajo sobre la nueva Ley del Suelo.

Este grupo de trabajo, coordinado por la Consejería de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, se reúne hoy por cuarta vez. En esta ocasión no participan los representantes del Grupo Parlamentario Socialista y del Grupo Parlamentario de Podemos. De esta forma, quieren protestar por la falta de explicaciones ante las filtraciones periodísticas en relación a posibles pactos para aprobar modificaciones urgentes de la Ley del Suelo, al margen de este grupo de trabajo. Estas modificaciones podrían tener como objeto legalizar operaciones urbanísticas anuladas por resoluciones judiciales, como la Operación Mahou-Calderón y Chamartín, antes de las elecciones generales.

La operación Mahou-Calderón es una de las mayores actuaciones urbanísticas especulativas, heredada de los gobiernos municipales de Alberto Ruiz-Gallardón y Ana Botella. Afecta a una superficie de 204.218 metros cuadrados en el distrito de Arganzuela y contempla la demolición del estadio Vicente Calderón, el soterramiento de la M-30 y la construcción de ocho torres de entre ocho y veintidós plantas, dos rascacielos de treinta y seis plantas que albergarán más dos mil viviendas, oficinas y comercios.

Ecologistas en Acción recurrió el plan parcial por considerar que permite una actuación especulativa que atiende a los beneficios de propietarios de suelo y constructoras, pero no a las necesidades vecinales. Los vecinos no necesitan rascacielos, sino dotaciones cotidianas como un centro cultural, un centro de día o una escuela de idiomas. La asociación vecinal Pasillo Verde-Imperial recogió 57.000 firmas en contra y colabora con Ecologistas en Acción en el recurso interpuesto.

Enlaces

- Un auto judicial mantiene la paralización de la Operación Mahou-Calderón (Ecologistas en Acción)

- Un mini-Azca a cambio del estadio Manzanares, ¿pelotazo urbanístico o brindis al sol?

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: