El arroyo Antequina, de sospechoso color verde esmeralda

Plataforma Salvemos la Casa de Campo

 

NOTA DE PRENSA  ATT. MADRID2 DE ABRIL 2013

 

EL ARROYO ANTEQUINA, DESDE POZUELO DE ALARCÓN,  VIERTE SUS AGUAS,  CON SOSPECHOSO COLOR VERDE ESMERALDA AL MANZANARES ATRAVESANDO PRIMERO LA CASA DE CAMPO Y LUEGO EL CLUB DE CAMPO

Este arroyo, que discurre en su mayor parte en Pozuelo de Alarcón, llega con sus aguas con un extraño color esmeralda a la reja de Sabatini, en las tapias de la Casa de Campo, para seguir con ese color hasta llegar al Manzanares.

El estado de los arroyos que llegan, desde Pozuelo de Alarcón, a las tapias históricas de la Casa de Campo, no parece que preocupe a la Confederación Hidrográfica del Tajo, organismo competente en la preservar la calidad del agua de los cursos fluviales y también en que se respete el denominado Dominio Público Hidráulico.

En ambos aspectos su gestión no parece que contribuya en mejorar ninguno de ellos, y en el caso del Arroyo Antequina lo que salta a la vista,  nunca mejor dicho,  lleva color. De forma variable e impredecible sus aguas entran, en la Casa de Campo, con un llamativo y sospechoso  color verde esmeralda y así llega al Manzanares.

Aparentemente, el color verde esmeralda viene dado por algún producto químico que se vierte al arroyo   en algún punto de Pozuelo con intenciones desinfectantes, pero el olor y la espuma de esas aguas no parece sean garantía de bondad de las mismas.

Tanto la Confederación Hidrográfica del Tajo como el propio Ayuntamiento de Madrid, como afectado por estas aguas contaminadas, son responsables, por omisión de sus obligaciones,  de obligar a cumplir la ley a Pozuelo de Alarcón. Este último municipio es responsable, por la acción,  ya que lleva largo tiempo permitiendo que el arroyo lleve aguas contaminadas por su término municipal desde hace años.

La cuestión es que en esta “troika” de instituciones no se procede a evitar los vertidos ya que de una de ellas provienen esas aguas contaminadas, caso del Ayuntamiento de Pozuelo, y también de otra por ser parte afectada y no denunciar los hechos, como es el Ayuntamiento de Madrid,  pero lamentable y esencialmente, la Confederación del Tajo que no hace nada en lo que está obligada y le compete, o sea mantener la disciplina hidráulica para evitar esta contaminación.

La denuncia es redundante ya que hace mucho que se observa este color de las aguas sin la menor modificación en su estado por parte de la Confederación Hidrográfica del Tajo que elude sus responsabilidades de vigilancia y disciplina.

La Plataforma Salvemos la Casa de Campo considera que los cursos de los arroyos que atraviesan el Parque merecen una atención adecuada ya que siempre han sido la columna vertebral de los lugares con mayor valor ambiental pero, desde Pozuelo no parece que esto sea de su interés. La C. H. del Tajo ha de imponer su supuesta autoridad que le confiere la normativa legal vigente.

 

Más información:  Juan García Vicente    654.14.34.71 

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: