Alertas patrimonio en peligro inminente, destruido o derribado

UNA PROTECCIÓN DESPROTECTORA (Las torres de Colón)

La catalogación propuesta para las Torres de Colón no está orientada a proteger su estructura e imagen histórica, sino a permitir su transformación de acuerdo con los intereses de la empresa propietaria. Madrid Ciudadanía y Patrimonio ha alegado contra este criterio de “protección”.

Las Torres de Colón fueron en su día un hito tecnológico debido a su compleja estructura, donde los forjados de las plantas se apoyan en un núcleo central y una serie de tensores perimetrales colgados de unas grandes vigas voladas de coronación. Esta solución se acompañaba de una imagen entre brutalista y metabolista que buscaba hacer patente la singularidad del sistema constructivo empleado. En su contra pesaba una volumetría y altura a todas luces excesiva, que terminó de desfigurar una de las plazas más logradas del Madrid decimonónico, que en pocos años perdió todos los edificios que la configuraban: el Palacio de Uceda o Medinaceli, la Quinta de Bruguera , la Casa de la Moneda, y las casas llamadas “de Galdós” por haber sido hogar del escritor.

Una reforma posterior desvirtuó además los valores del nuevo inmueble, que perdió buena parte de su valor arquitectónico aunque no el constructivo, que mereció incluso que se plantease su declaración como Bien de Interés Patrimonial. Contradictoriamente, esta declaración -reservada a muy pocos y destacados elementos- debería acompañarse de su inclusión en el catálogo de edificios protegidos del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid con un nivel 3 Parcial, el más bajo de entre todos los posibles, cuando lo lógico habría sido otorgarle un Nivel 2 Estructural más acorde con los elementos a conservar. Pero es que la propuesta municipal reduce aún más los elementos estructurales a proteger, pues se limita a citar el esbelto núcleo central, la estructura volada de coronación y los tensores perimetrales, sin incluir los forjados que se apoyan en ellos,  previsiblemente para permitir su futura sustitución. Además, la reforma prevista –que contaría con el beneplácito del Ayuntamiento-  agrega sobre la coronación varias plantas apoyadas para compensar la edificabilidad perdida en otras zonas, distorsionando de modo inevitable el valor que supuestamente se pretende conservar, y acentundo aún más el peor defecto de las Torres: su excesiva altura, absolutamente desacorde con el Conjunto Histórico de la Villa de Madrid en donde se sitúan, que cuenta con la máxima protección legal como Bien de Interés Cultural.

Si a estos defectos evidentes se suman la unión de ambas torres en un único edificio, y la creación de unas nueva solución de fachada que nada tiene que ver con la original (que se debería recuperar), queda justificado por qué Madrid Ciudadanía y Patrimonio ha presentado las alegaciones adjuntas.

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

MCyP solicita que se declaren Bien de Interés Patrimonial los búnkeres de Mata Espesa

La asociación Madrid Ciudadanía y Patrimonio ha solicitado a la Dirección General de Patrimonio Cultural (DGPC) que se declaren Bien de Interés Patrimonial (BIP) los búnkeres de Mata Espesa, amenazados por la ampliación del Recinto Ferial de IFEMA, que ha propuesto su traslado a otra ubicación. Se une así a la solicitudes presentadas con este mismo objetivo por la Asociación Española de Amigos de los Castillos y GEFREMA (Grupo de Estudios del Frente de Madrid).

MCyP considera que dicho traslado mermaría considerablemente el valor patrimonial de dichos búnkeres, que en buena parte reside en su posición concreta, que permite entender su finalidad dentro de las líneas defensivas establecidas en la Guerra Civil (1936-1939), pues sólo en su actual ubicación se comprenden cuáles eran las condiciones topográficas que favorecieron su construcción en ese punto, a dónde se dirigían sus líneas de tiro, qué territorio o recorridos pretendían defender, etc.; siendo estos valores superiores en este tipo de construcciones a los estrictamente arquitectónicos y/o artísticos.

Igualmente recuerda el deber constitucional de las administraciones públicas de garantizar la conservación del Patrimonio Histórico cualquiera que sea su régimen jurídico y su titularidad, y que el difícil traslado de estos elementos no sólo mermaría inevitablemente sus valores, sino que puede además poner en peligro su integridad.

No debe olvidarse tampoco  que su integración en los recintos feriales de IFEMA – Feria de Madrid permitiría que fuesen conocidos por los miles de asistentes –muchos de ellos extranjeros- que acceden anualmente a dichos recintos, promocionando así el mejor conocimiento y difusión de nuestro patrimonio.

Por último, en su escrito MCyP precisa que aunque los fortines de Mata Espesa ya están protegidos por la Ley 3/2013 de Patrimonio de la Comunidad de Madrid que establece que las “fortificaciones de la Guerra Civil” quedarán sujetas “al régimen de protección previsto para los Bienes de Interés Patrimonial”, eso no es óbice para poder solicitar su declaración específica, como propone el Plan regional de fortificaciones de la Guerra Civil (1936-1939) de la Comunidad de Madrid redactado por la propia DGPC.

 

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

Torres de Colón, la protección inconsciente

Acerca de las Torres de Colón

Las Torres de Colón fueron  en su día un alarde constructivo sin destacable valor estético, hoy son un monstruo desnaturalizado con las sucesivas actuaciones que la propia oficina de su autor propició, su mañana está en cuestión por una pretendida actuación que contraviniendo la esencia de su interés constructivo, añade unas cuantas plantas más a mayor gloria del valor crematístico de su propiedad actual.

Nuestro ayuntamiento en una actuación de una rapidez insólita y de un criterio indefendible, cataloga el monstruo. Sería bueno recordar a los actuales responsables municipales -venimos recordando cosas elementales a corporaciones de todo signo- que hay cientos de elementos de arquitectura contemporánea de nuestra ciudad que merecen su protección con un catálogo serio, pero parece que su hora no va a llegar tampoco en esta ocasión. En su defecto se protege esta singular rareza rizando el rizo de lo incomprensible.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Transcribimos un artículo del arquitecto Jaime Nadal referente a esta cuestión.

Descarga (PDF): Torres de Colón, la protección inconsciente (por Jaime Nadal)

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

Madrid Ciudadanía y Patrimonio se adhiere al ‘Manifiesto contra la reforma parcial de la Ley del Suelo’ del Gobierno de la Comunidad de Madrid

Una treintena de entidades sociales y políticas se han unido para firmar este manifiesto que reivindica también un urbanismo "social y sostenible" en la región.

La asociación MCyP ha firmado, junto a otras organizaciones y plataformas, el ‘Manifiesto contra la reforma parcial de la Ley del Suelo’ del Gobierno de Díaz Ayuso. De esta forma, instan también a iniciar un proceso de diálogo al objeto de conseguir el mayor grado de acuerdo posible en cuanto a la aprobación de una nueva Ley del Suelo y Urbanismo en la Comunidad de Madrid. 
 
A este respecto se pide que se ponga en marcha un procedimiento participativo con el fin de consensuar un nuevo texto legal con los colegios y asociaciones profesionales, grupos parlamentarios y partidos políticos, sindicatos, la FRAVM y las entidades sociales interesadas, así como con los Ayuntamientos, a través de la Federación Madrileña de Municipios, con el fin de redactar un nuevo texto legal que tenga encuenta que el Patrimonio se encuentra amenazado por los proyectos actuales.
 
Este manifiesto ha sido firmado también por Ecologistas en Acción, el Club de Debates Urbanos, Observatorio Ciudadano para la Conservación de Sierra de Guadarrama, y la FRAVM,  entre otros.

 

 

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

CASO COCHERAS DE CUATRO CAMINOS: EL TSJM FALLA A FAVOR DE MCYP

  • El Tribunal Superior de Justicia de Madrid estima el recurso de casación de nuestra asociación, y anula la sentencia que zanjaba que las Cocheras Históricas de Metro pudieran ser declaradas Bien de Interés Cultural (BIC).
  • El Tribunal obliga a dictar nueva sentencia sobre el caso, pero ya concurren las circunstancias que estipula la Ley para ser consideradas como BIC.

En enero de 2019, el TSJM desestimó el recurso de nuestra asociación contra la resolución de no incoar expediente de Declaración de Bien de Interés Cultural para las Cocheras Históricas del Metro de Madrid en Cuatro Caminos por parte de la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid.

Nuestra solicitud inicial se basaba en la necesidad de proteger un Patrimonio Industrial valioso -así reconocido por los dictámenes de la Comisión de Patrimonio- ante la amenaza de desaparecer bajo una operación urbanística abusiva y presuntamente contraria a derecho.

Aunque nos asiste, como ciudadanía, el artículo 46 de la Constitución Española, por el cual el Patrimonio Cultural español es per sé valioso, cualesquiera que sean su titularidad, o régimen jurídico, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento habían optado en todo momento por dar vía libre a la destrucción de un Patrimonio Público que entraña el origen de nuestro Metro; un transporte público que no sólo transformó la ciudad en metrópoli bajo la batuta de los ingenieros Otamendi, Mendoza y González Echarte y el cuidado diseño de Antonio Palacios, sino que además ha sido tan celebrado recientemente por haber cumplido un siglo desde su inauguración en octubre de 1919.

Efectivamente, las Cocheras Históricas de Cuatro Caminos son Patrimonio Industrial valioso, con un potencial cultural de gran calado para una capital europea como Madrid. Constituyen la memoria de un siglo de cambios, memoria del trabajo y de la tecnología.

La nueva sentencia del TSJM -firme e irrecurrible- anula y revoca el fallo de hace un año, por haberse basado en un precepto legal expulsado de la jurisdicción declarado inconstitucional. De esta forma, se obliga a la sala a dar nueva resolución al contencioso sobre si las Cocheras deben ser o no BIC. El tribunal tendrá que basarse en toda la argumentación procesal, por lo que no podemos olvidar el cierto valor ya reconocido anteriormente.

Esperamos que las instituciones públicas y los estamentos políticos sepan estar a la altura en este momento del “Acuerdo para la Reconstrucción”, protejan las Cocheras y modifiquen el planeamiento para hacer compatible su pervivencia.

Aprovechamos para agradecer a todas las personas y entidades que han apoyado nuestra investigación y esfuerzo por defender este Patrimonio Industrial, que recordamos fue preseleccionado entre medio centenar de candidaturas como uno de los 7 elementos del Patrimonio Europeo más amenazado por la asociación Europa Nostra.

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

Temas MCyP: 

DENUNCIA ANTE LA FISCALÍA POR EL DERRIBO DEL REAL CINEMA

  • El equipo jurídico de MCYP estima que el derribo del cinematógrafo de 1920 podría constituir un presunto delito contra el Patrimonio.
  • El edificio nunca se demolió; aunque fue reformado en tres ocasiones, conservaba íntegramente su fábrica y su cubierta originales por lo que contaba con la misma protección que el Convento de Chamartín, cuya demolición fue paralizada.
  • La demolición ha dejado ver cómo estaba hecho el edifico, por lo que ha quedado confirmada toda la información documental que presentamos ante la Dirección General de Patrimonio.

Nuestra asociación encontró a principios de año documentación de 1964 que certificaba sin ningún género de dudas que el Real Cinema nunca había sido demolido. Las reformas sucesivas habían enmascarado la fábrica y estructura originales, tal y como se ha podido verificar a simple vista durante el derribo.

Muros de ladrillo macizo, pilares metálicos roblonados, zócalo de cantería de caliza abujardada con cantos pulidos, cubierta de teja plana: todo coincidía con el edificio original y con las descripciones contenidas en los proyectos de reforma de 1943 y 1964.
El Real Cinema, inaugurado en 15 de mayo de 1920, era un cinematógrafo anterior a 1936, por tanto, protegido por la Ley 3/2013 de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid.

Todos los hechos documentales han sido puestos en conocimiento de la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid de buena fe por nuestra parte, sin que los más altos responsables hayan optado por la prudencia de paralizar las obras hasta aclarar la situación. Desde la esfera política en todo momento han asegurado que “no quedaba nada del original”; nada es nada, y aquí quedaba bastante más de lo que en apariencia se podría pensar.

Ahora ya es tarde para mantener el valor de la autenticidad; sin embargo, aún estamos a tiempo de que siga siendo un espacio cultural, y que el Real Cinema resurja como el Ave Fénix de sus escombros, en una nueva materialidad que recupere su espíritu y siga siendo un contenedor de cultura para siempre.
 

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

VIDEO: Viaje por el patrimonio en ruinas de España en el @cafelluvia

En esta ocasión realizamos un nuevo programa de radio en directo desde nuestro canal de YouTube en el que conocemos el patrimonio en ruinas de España. Para esta edición nos acompañan: 

  • Alegra García (Historiadora del arte y cofundadora de Los Laberintos del Arte)
  • Álvaro Bonet (Arquitecto y socio de Madrid, Ciudadanía y Patrimonio)
  • José L. Díaz (Historiador del Arte, fundador de Arte en ruinas y Ceo de Wazo)
  • Pedro Huertas (Arqueólogo, guía de museos y fundador de Roma no se hizo en un día).

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

El Ministerio de Cultura se opondrá a la Modificación de la Ley del Suelo si rebaja las garantías para los edificios protegidos

El anteproyecto de Modificación de la Ley del Suelo propuesto por la Comunidad de Madrid supone un riesgo para el Patrimonio protegido y catalogado, que puede verse afectado por proyectos constructivos amparados bajo la figura de la “declaración responsable” que viene a sustituir a las licencias urbanísticas actuales. De este modo, se podrían efectuar reformas y demoliciones sin necesidad del control administrativo previo imprescindible para evitar pérdidas difícilmente subsanables.

Por ese motivo, según la noticia publicada hoy en El País, el Ministerio de Cultura ha advertido que podría recurrir la Modificación prevista para evitar el riesgo de “expoliación”, potestad del Estado según el artículo 46 de la Constitución, que establece para las administraciones públicas la obligación de velar por el Patrimonio con independencia de su régimen jurídico y titularidad.

La asociación Madrid Ciudadanía y Patrimonio a presentado una alegación al citado anteproyecto de Modificación de la Ley del Suelo propuesto por la Comunidad de Madrid.

 

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

Más sobre los restos arqueológicos de calle Bailén

Adjuntamos a continuación la carta enviada a la a atención de Dña Elena Hernando, Directora General de Patrimonio Cultural Consejería de Educación, Cultura y Deporte COMUNIDAD DE MADRID:

 

Más sobre los restos arqueológicos de calle Bailén

 

Nos llegan en estos días imágenes desoladoras del tratamiento que se está realizando en la zona prospectada del antiguo palacio de Grimaldi, zona de calle Bailén, y calle Ferraz, antiguo convento de San Gil.

Es preocupante el tratamiento de los restos encontrados y desconcertante la demolición del potente muro con contrafuertes que formó parte de alguna antigua edificación que suponemos se ha investigado en la prospección y que sirve de límite físico al jardín de Sabatini. Nos preguntamos a la vista de esta demolición, si su objetivo será facilitar la conexión de los espacios plaza de España y Jardines de Sabatini, creando un talud en la calle Bailén, una solución que en la reunión que mantuvo Madrid Ciudadanía y Patrimonio con la Dirección General de Patrimonio Cultural (DGPC) el pasado 20 de diciembre se nos dijo que había sido desechada.

Reiteramos en este sentido la importancia de que se mantengan el muro y las rejas de cerramiento de los jardines de Sabatini y la potente escalera actual de calle Bailén, así como el muro que limita el jardín con la Cuesta de San Vicente, que finalmente parece se conservaba en el proyecto tras las críticas a la actuación proyectada inicialmente.

Suponemos que la aparición de los restos arqueológicos haya modificado el proyecto y se esté trabajando en la solución para visualizar los mismos, ello no obsta para que, además de preservar los restos que se estimen, se garantice la identidad completa de los Jardines con su gran muro de contención a la calle Bailén y a la cuesta de San Vicente. Es imprescindible insistir en que la idea inicial de hacer permeable este espacio al uso público sin restricciones –aunque permitiendo la accesibilidad universal- restaría intimidad a la natural reserva que debe tener el recinto del Palacio Real, y a su debida custodia como corresponde su importancia arquitectónica y simbólica.

Es también necesario dar a conocer la resolución de la DGPC acerca de esta actuación, la incidencia de los restos hallados en el proyecto, el alcance de su conservación y las actuaciones que finalmente tendrán lugar en ese crucial enclave urbano. Reiteramos aquí que la decisión de conservar restos de cimentación fuera del lugar donde han sido encontrados no tiene -a nuestro juicio- sentido alguno, pues unas cimentaciones, masas constructivas de soporte edificatorio, una vez estudiadas y documentadas carecen de interés fuera de su ubicación. Por otra parte, ¿dónde está previsto custodiar esos restos desmontados que no se musealicen in situ?, pues el lugar de depósito de cualquier resto que apareciese en la excavación debiera ser el Museo Arqueológico Regional, como establece la Ley.

Demandamos pues de la DGPC una información acerca de las actuaciones aprobadas para poder comprender el sentido completo del proyecto, la obligada protección de los restos aflorados y el tratamiento final de la importante zona de actuación. Esta información debiera ser pública para ilustrar y tranquilizar a la ciudadanía acerca de los movimientos que están teniendo lugar: demoliciones, explanaciones, hormigonado de superficies etc., que son observados con preocupación por los vecinos; y ello por no poder tener acceso a este proyecto, cuya obligada aprobación por parte de ese organismo damos por segura al estar no sólo en el entorno del Palacio Real, sino en el entorno del recientemente declarado monumento a Cervantes que comprende toda la superficie de plaza de España.

Es preocupante además que esta actuación en lugar tan emblemático coincida con este momento de reducida actividad ciudadana que dificulta enormemente -mejor impide- la búsqueda de información ante las administraciones responsables.

Por todo ello rogamos que, por los medios que se estimen oportunos, se proceda a divulgar el contenido del proyecto aprobado o se nos facilite el acceso al mismo con el fin de responder a la inquietud que nos llega de diversas fuentes con respecto a esta actuación.

Por la importancia del enclave -punto neurálgico de la máxima representación institucional de nuestro país- y de las propias actuaciones, entendemos obligado transmitir asimismo a los distintos grupos políticos del Ayuntamiento y de la Asamblea esta inquietud con el fin de que se instruyan las medidas legales pertinentes para explicar en ambas sedes el objetivo final de esta actuación urbanística y su afección con el Patrimonio Histórico.

Y por ello y en lo que respecta a la Dirección General de Patrimonio Cultural, rogamos sea atendida nuestra petición de información.

Madrid, 19 de mayo de 2020

Atentamente,

Amparo Berlinches Acín

Presidenta Madrid Ciudadanía y Patrimonio

 

Estas dos imágenes de @felixmoreno86 permiten compararlos restos aparecidos y los que se han conservado

 

En esta foto se observa que se ha desmontado sin necesidad aparente la verja de cierre de los jardines de Sabatini, que todavía aparece completa en las imágenes anteriores

 

 

 

Enlaces relacionados:

 

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

ANTE LA DESAPARICIÓN DE PARTE DE LOS RESTOS EXCAVADOS EN CALLE BAILÉN

Estos días de incertidumbre en los que parece imposible acudir, estar pendiente, de unos trabajos que por los resultados fructíferos de la excavación habrían de devenir en una cuidadosa puesta en valor de los mismos, recibimos consternados la denuncia de varios vecinos ante su sorpresa al ver cómo se demolía y hormigonaba después gran parte de la superficie descubierta.

 

 

Son varias las noticias que parecían asegurar la conservación in situ de los restos descubiertos en la calle de Bailén, pero al parecer, la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid (DGPC) sólo ha exigido que se conserven los correspondientes al palacio llamado de Grimaldi o de Godoy -hoy Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, dependiente del Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática-, que era obligatorio mantener pues en 2000 fue declarado Bien de Interés Cultural por Real Decreto 1714/2000 de 6 de octubre; sin que se sepa cuál es el criterio seguido para permitir la destrucción de los restantes elementos que el vecindario esperaba que se conservasen, máxime después de la difusión que se ha hecho en distintos medios de estos hallazgos y de la aparente voluntad municipal de musealizarlos.

 

Calle Bailen en 1931, con la Regalada y el  Palacio de Godoy antes de su demolición Mundo Grafico, Año XXI, no 1.005, 04-02-1931. Foto Cortés

 

La aparición en este lugar de restos importantes para la Historia de Madrid no debería ser una sorpresa, pues era sabida la importancia de las distintas edificaciones –primero ligadas al Alcázar de los Austrias y luego al Palacio Real-  que se superpusieron en el mismo, desde la caballeriza Regalada de Felipe II en el solar del actual Senado, a las de Sabatini donde los actuales Jardines que llevan su nombre. Además, las demoliciones para ensanchar la calle de Bailén fueron efectuadas en 1931, fecha relativamente reciente que permite contar con abundante información gráfica al respecto. Pero ningún estudio previo puso de manifiesto que bajo la calzada acabarían apareciendo casi completos los sótanos del trozo del palacio demolido; así como atarjeas y canalizaciones, el muro contrafuerte de lo que debió ser la cimentación de las Caballerizas de Sabatini, y cimientos de las restantes edificaciones, que son también a nuestro juicio del máximo interés, y que configuraban un “paisaje” arqueológico de primer orden. Y eso sin contar los restos descubiertos del desaparecido Cuartel de San Gil en la plaza de España, al otro lado de la cuesta de San Vicente.

 

Derribo del palacio de Godoy. Nuevo Mundo, Año XXXX, nº 2.031, 10-02-1933. Foto Cortés Muros de contención de las Reales Caballerizas. 25 de septiembre 1935.

 

Hay varias cosas inquietantes en las decisiones tomadas por la DGPC en connivencia con el Ayuntamiento:

La primera es que los trabajos arqueológicos previos no sean determinantes para la realización, o no, de un proyecto arquitectónico, a la vista de sus resultados. 

La Arqueología, no puede ser, no debe ser un trámite que sólo sirva cínicamente para reafirmar una voluntad constructiva inamovible cualquiera que sea el resultado de los estudios previos. Sus conclusiones deberían ser determinantes para proseguir o no con esas expectativas edificatorias; y en todo caso, cuando los restos aparecidos –aun de modo imprevisto- sean de suficiente interés debería exigirse su documentación y conservación in situ, aunque haya que renunciar al proyecto urbanístico planeado. Al negar esta posibilidad, los arqueólogos dejan de ser científicos sociales para convertirse en meros “liberadores de terrenos”.

Podríamos añadir que esta situación se agrava cuando hablamos de un proyecto innecesario según muchas voces -incluida la nuestra-, que cambiará la fisonomía de la plaza de España y del entorno del Palacio Real de un modo caprichoso y ajeno al respeto debido a un importantísimo espacio consolidado con singulares elementos arquitectónicos  y vegetales. Ha sido necesaria una declaración precipitada como Bien de Interés Patrimonial del monumento a Cervantes, solicitada y documentada por MCyP, para que al menos se conserve en su posición actual y no se vea alterado. 

La segunda inquietud procede de llevar al límite un proyecto innecesario, trasponiendo en su longitud aquella primera actuación ya consolidada del túnel bajo la plaza de Oriente que dio al traste con importantísimos restos del antiguo Alcázar, trastocando el uso de la plaza y su visualización con esas bocas de acceso que impidieron para siempre actos representativos consustanciales a Palacio que allí tenían lugar. La prolongación de su trazado tiene el mismo poco sentido, máxime cuando se pretende -o se dice pretender- la limitación de entrada de vehículos al centro y teniendo la vía perimetral M-30 a escasa distancia. 

Otro motivo de preocupación es la intención de “trasladar los restos no esenciales a otro lugar”.

Trasladar de emplazamiento los restos de una cimentación o de un elemento constructivo no tiene ningún sentido. Las propias leyes de protección del Patrimonio lo prohíben expresamente y sólo se justifica legalmente de modo muy excepcional. No es el caso. Una cimentación, unos muros, tienen el  valor de su posición, materiales, características constructivas etc. siempre vinculadas al edificio del que formaron parte. Sería aberrante mantener musealizados, pero descontextualizados, unos metros cúbicos de una fábrica demolida cuyo principal interés radicaba precisamente en situarla espacialmente en su lugar. No hay que olvidar que en los almacenes de materiales municipales del Taller de Cantería de la Casa de Campo se acumulan desde hace ya demasiados años importantes restos arqueológicos desplazados del lugar donde fueron hallados, como los restos del primitivo Puente de Segovia, que aparecieron durante las obras de Madrid Río y que tras un costoso proceso de extracción y traslado yacen abandonados en ese lugar; contraviniendo además la Ley de Patrimonio de la Comunidad que exige que pasen al Museo Arqueológico Regional de Alcalá de Henares.

 

Restos de las bóvedas de la calle Serrano  en el Taller de cantería Restos del antiguo Puente de Segovia en el Taller de Cantería

 

También preocupa el criterio y tratamiento de las superficies excavadas.

Corresponde a la DGPC decidir qué se conserva a luz de los informes arqueológicos, pero duele la demolición aparentemente poco cuidadosa y la capa de hormigón con que se han cubierto parte de estas superficies  liberadas. A esto se refieren las denuncias y documentación que se nos ha hecho llegar poniendo el acento en la especial situación de confinamiento sanitario en que nos encontrábamos cuando se realizó.

Esperemos que las administraciones atiendan al valor de la totalidad de los restos aparecidos. La reducida selección de los elementos a conservar parece más una operación de cosmética que un verdadero compromiso con mostrar a la ciudadanía su pasado al completo, sin filtros. Como en cualquier otro ámbito de lo público la transparencia en las decisiones, proyectos y conclusiones quizá nos ayudarían a comprender estas decisiones que por otra parte solo salen a la luz cuando la sociedad vigilante presiona a sus políticos.


Madrid, 4 de mayo de 2020

 

Enlaces relacionados:

 

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

Páginas

Suscribirse a RSS - Alertas patrimonio en peligro inminente, destruido o derribado