Alertas patrimonio en peligro inminente, destruido o derribado

Palacio de Farinelli o de los Duques de Osuna

Grado de amenaza / riesgo / peligro del bien: 

  • Derribado o desaparecido

ENLACE/s a los temas tratados en MCyP relacionados con el bien descrito en esta ficha: 

Propietario y/o responsable del bien: 

Propiedad privada con varios propietarios

Protección del bien: 

  • Protección estructural según del P.G.O.U. de Aranjuez de 1996
  • Paisaje Cultural de la Humanidad en 2001

Descripción del bien: 

 

Tiene la singularidad este palacio más que casa de haber servido de residencia de temporada a su célebre propietaria, la sin par doña María Josefa Alonso- Pimentel Téllez-Girón, XV condesa y XII duquesa de Benavente, y consorte de Osuna, además de titular de otros muchos estados por derecho propio y por matrimonio. Considerada la dama más ilustrada de su tiempo, la representante más reconocida y enaltecida de lo que significó el acceso de la mujer al mundo de la cultura a finales del siglo XVIII, fue doña María Josefa una decidida protectora de la ciencia y el arte, y en este sentido de la arquitectura, promoviendo importantísimas actuaciones inmobiliarias de carácter palaciego, ya fuera de reforma y adecuación o de nueva planta, donde acoger sus eruditas tertulias, en las que participaban literatos como Moratín, Iriarte o Ramón de la Cruz, políticos como Martínez de la Rosa y Agustín de Betancourt, pintores como Francisco de Goya e incluso toreros como Pedro Romero, todos amenizados y deleitados con la música de la privada orquesta de la duquesa, dirigida por el eminente Luigi Boccherini. Se trataba de amenísimas veladas, desarrolladas tanto en los renovados espacios del palacio cortesano de Osuna, junto a la actual Plaza de España, y de su espléndida quinta de recreo de La Alameda, su famosísimo Capricho, como en esta casa de familias del sitio real de Aranjuez, que los Duques habían reestructurado y ampliado a partir de antiguas y distintas construcciones, unificadas tras su compra a la Corona el 14 de diciembre de 1787.

[...]

En Aranjuez, el resultado sería el de un homogéneo y unificado volumen, organizado en torno a tres patios y un gran cuerpo central, ocupado por la pieza más representativa: el salón de baile o comedor de gala, en la actualidad absorbido y desvirtuado por un establecimiento hostelero. Consistía esta habitación principal en un magnífico espacio simétrico, de planta rectangular, ensanchada con sectores de círculo en los centros de sus lados mayores, y de doble altura, excepto al fondo, pues supuestamente aquí, y en el primer nivel, se situaría la tribuna para músicos, abierta y soportada por columnas jónicas y sus correspondientes pilastras. A ella se accedía por sendos corredores laterales y escaleras, que arrancaban de tocadores ovalados, configurando cuerpos de un solo nivel sobre los que se alzaba el salón, obteniendo así éste luces del patinejo de servicios inmediato, a poniente, y por sus costados. Sobre la entrada se situaba una galería de servicio, que comunicaba con el resto de dependencias del palacio, lo cual, más los corredores citados, permitían la clara separación de comunicaciones y dependencias servidas y sirvientes, materializándose con la arquitectura, a la perfección, el protocolo y la relación social piramidal.

En el ala nueva, delimitada por dos torreones o garitas de planta octogonal, que se adornaban con pilastras del mismo orden jónico, se ubicaban simétricamente las estancias señoriales del matrimonio ducal, al este las de doña María Josefa y al oeste las de don Pedro, todas comunicadas sucesivamente entre sí y con vistas a un jardín privado, ordenado en torno a una fuente con la estatua de Endimión, esculpida por Joaquín Demandré en 1791. Servía a esta serie de habitaciones de nexo de unión un gran salón de recepción, con sus paredes inicialmente pintadas de “colores más finos”, como las demás, si bien destacaba entre ellas, por su carácter y dimensión, la alcoba de la Duquesa, con su pórtico de columnas estriadas de orden jónico compuesto y pilastras de lo mismo, con adornos de pan de oro, mármol y yeso.

A este sector ampliado podía accederse por un gran patio de honor semicircular, denominado después de “la Parra”, que se abría al salón de baile, en armónica prolongación, y comunicaba con la entrada principal, es decir, el gran portalón y zaguán de la calle del Príncipe, permitiendo el paso de carruajes y, por tanto, el que anfitriones e invitados pudieran apearse de los mismos a las puertas de aquel espacio festivo, para después girar los coches a mano derecha, atravesar un verja de hierro, coronada con jarrones pompeyanos, y entrar en otro desahogado patio rectangular de servicio, donde se hallaban las cuadras y caballerizas, con entradas por la calle del Capitán.

Entre los alzados destacaba indudablemente el del jardín, flanqueado por los dichos pabellones ochavados, cubiertos de plomo y con alcachofa de remate, y resuelto de modo sereno y sencillo sobre zócalo de granito y encadenados almohadillados de piedra en los extremos, sucediéndose rítmicamente los huecos, cuadrados lo superiores y rectangulares los inferiores, separados por fingidas cartelas, excepto las puertas, con sendas escalinatas.

Fuente: Palacios de Madrid: Palacio de Farinelli o de los Duques de Osuna

Ubicación del bien: 

Calle del Capitán Angosto Gómez Castrillón, 2
Aranjuez , 40° 2' 11.022" N, 3° 36' 6.0156" W

MCyP expone múltiples razones para NO eliminar el cerramiento de los Jardines de Sabatini

Histórico-artísticas:

  • Las rejas que se pretenden eliminar son las originales creadas expresamente para estos jardines; fueron ya previstas por el arquitecto Fernando García Mercadal durante la Segunda República, y ejecutadas por Manuel Herrero Palacios al terminar la Guerra Civil.
  • Al retirar el cerramiento se desdibuja el límite original del jardín, siendo este cerramiento un elemento fundamental para su comprensión y valoración, según establecen las propias Normas Urbanísticas municipales.
  • Al eliminar las puertas que dan paso al recinto se eliminan también los recorridos previstos por su autor, establecidos a partir de las mismas para permitir una lectura correcta del jardín. De hecho, el último plano publicado de la reforma prevista elimina incluso el gran paseo en diagonal que conducía directamente desde la entrada principal por la plaza de España hasta la plaza circular centrada por una fuente para situarnos directamente en eje con la fachada norte del Palacio Real.

 

Proyecto de terminación de las obras de los jardines de Sabatini, 1945. AVM 36-89-6

 

Prácticas, porque al eliminar las verjas de cerramiento se impide también el cierre selectivo de los jardines:

  • Por razones de mantenimiento; ya sean habituales -como podas, recorte de seros, enarenado de paseos, etc.- o excepcionales -como talas, arreglos de pavimentos y mobiliario, etc.-.
  • Porque se celebra en su interior algún acto cultural, con aforo limitado por razones de seguridad o simplemente de conservación del jardín; como cine al aire libre, teatro y/o conciertos de los Veranos de la Villa, o espectáculos de Luz y Sonido (por citar sólo actividades que ya han tenido acomodo en este recinto).
  • Por razones de seguridad del vecino Palacio Real, donde se celebran actos protocolarios con asistencia de jefes de estado extranjeros, que exigen crear un perímetro controlado.
  • Por la propia seguridad de los viandantes en días de temporal. De hecho, el jardín se cerró -junto con otros muchos- en esta primavera, algo que pudo hacerse gracias a tener el enverjado que se quiere eliminar; mientras que en otros parques sin cerramiento, como el de Berlín, sólo se pudieron lanzar avisos.

 

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

MCyP solicita a la DGPC que proteja los Jardines de Sabatini y el Monumento a Cervantes

OTRO GRAN ERROR

 

Cómo si no hubiese mañana, el Ayuntamiento de Madrid ataca uno tras otro los lugares más sensibles de la ciudad para dejar su impronta antes de su predecible salida.

Y es sintomático ese afán de seguir el camino del anterior y denostado equipo de gobierno para incidir en aquellos lugares y propuestas inquietantes que tanta preocupación causaron, no con el supuesto ánimo de mejorar sino de culminar con su peor hacer aquellas iniciativas.

Operación Chamartín, Cocheras de Metro de Cuatro Caminos, Taller de Precisión de Artillería, Gran Vía…, y ahora la plaza de España y Jardines de Sabatini.

En el informe redactado por Alberto Tellería y que presentamos en la web de Madrid Ciudadanía y Patrimonio, se hace una historia de estos Jardines de Sabatini desde su origen hasta el momento actual. Todos los espacios urbanos a lo largo de la historia han sido motivo de transformaciones más o menos afortunadas; en este entorno se destruyeron en su momento las caballerizas reales para dar lugar tras el paso del tiempo y sendos concursos a la ordenación actual obra del arquitecto Mercadal. Esos procesos fueron largos y recapacitados y su resultado ha sido la imagen consolidada de unos jardines cerrados, palaciegos y sugerentes que están en la memoria de todos nosotros y forman parte indiscutible del entorno del monumento Palacio Real, Bien de Interés Cultural por excelencia.

El proyecto actual incluye este delicado recinto en una operación que también surgió de un concurso para plaza de España, heredado e innecesario en cuanto a su alcance y que no respondió al carácter participativo que el ayuntamiento promovió en su día. Ello motivó por su planteamiento erróneo el alejamiento de su proceso de varias entidades ciudadanas, entre ellas MCyP.

La actuación que este proyecto plantea arrasa con el cerramiento de Bailén, su cerrajería, sus accesos que desaparecen subsumidos bajo una losa de hormigón que ampara unas instalaciones públicas, hemeroteca y pequeño restaurante, en un intento de aprovechar el espacio residual fruto de la desaparición de parte del túnel actual. 

El proyecto, en un inusual alarde de sentido común, rechaza la idea inicial de demoler el muro de Cuesta de San Vicente, fantástico e imprescindible; y por otra parte, acomodándose a ciertas prescripciones administrativas, cambia parterres, corta la losa de hormigón inicial en función de facilitar una accesibilidad que nunca fue negada en los puntos en que pretende facilitarla. Y así, este proyecto que elimina la claridad de los ejes de los Jardines de Sabatini, nos sustituye estos espacios por otros que serían adecuados en otro lugar menos sensible pero no en el centro neurálgico de nuestra ciudad. Dejar aquí tan marcada impronta es una imposición vanidosa y rompedora, cuando a nuestro juicio lo que este espacio necesita es humildad y un diseño acompasado con el entorno.

¿Cómo justificar que un jardín recoleto, íntimo, que invita a la contemplación de este entorno palaciego, quede abierto sin discriminación de hora ni uso?

¿Se eliminarán igualmente las actividades que se programan en este espacio al quedar abierto sin solución de continuidad? 

Esta actuación al parecer ha sido aprobada por la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid (DGPC) salvo en lo que afecta a la actividad arqueológica. Su impacto urbano e histórico es de enorme trascendencia, más allá de los restos que puedan excavarse y que, no nos engañemos, quedarán en el mejor de los casos como los que se exponen vergonzantemente en el aparcamiento de la plaza de Oriente. 

Por otra parte, esta actuación no viene sola. Viene acompañada de otras modificaciones en el recinto de la plaza de España. Nada más que decir, ya se ha dicho bastante, a la transformación de ese espacio ordenado, arbolado, con un diseño urbano clásico, en un parque “orgánico” que dice respetar el arbolado existente y que distribuye los espacios en amorfos parterres…, nada que decir que no pueda resolver el tiempo y alguna futura actuación. Sí hay que decir, y mucho, de girar 180 grados el monumento a Cervantes. Esta delirante decisión que dará al traste con el mismo monumento, no tiene justificación alguna más que la explicitada por los autores de que los paseantes vean desde el gran espacio propuesto al norte de la ordenación las dos figuras de D.Quijote y Sancho para que puedan ser fotografiados por los turistas y viandantes. Para ello, sitúan a Cervantes en el pedestal que corresponde a la alegoría de la Literatura acompañada de los escudos de los países hispanohablantes, en semejante trastoque no se corresponden ni las alegorías ni la escala de tales esculturas ni qué decir de la fuente Castalia, que aparece en los dibujos del proyecto con una apariencia evanescente que la desdibuja.

Dicho todo esto y aún en la confianza de que la DGPC, que es quien tiene el deber y la competencia de velar por nuestro patrimonio, emita una resolución que no perjudique a este sensible entorno.

Para ello esta asociación MCyP aporta el informe de referencia acerca de los Jardines de Sabatini por si pudiera motivar una mejor fundada decisión, y simultáneamente solicita de la DGPC que incoe expediente de declaración como Bien de Interés Patrimonial para el monumento a Cervantes sito en la plaza de España.

Madrid, 1 mayo 2018.

Amparo Berlinches
Presidente Madrid Ciudadanía y Patrimonio
 

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Mar de Ontígola

Grado de amenaza / riesgo / peligro del bien: 

  • Preocupante

ENLACE/s a los temas tratados en MCyP relacionados con el bien descrito en esta ficha: 

Propietario y/o responsable del bien: 

En proceso de reversión por parte del Ayto. de Aranjuez para que sea de titularidad estatal

Protección del bien: 

Descripción del bien: 

El llamado Mar de Ontígola es un embalse situado a 2 km del Palacio Real de Aranjuez [...] en un pequeño valle de fondo plano excavado por la erosión a 554 m de altura en el borde de una alcarria compuesta por margas yesíferas del Mioceno.

[...]

Por desgracia, en la actualidad apenas puede verse nada de esta muralla que fue la primera presa de gravedad con contrafuertes de la Edad Moderna y una de las primeras de terraplén, y durante mucho tiempo la de mayor volumen de agua embalsada, pero que en en la actualidad aparece enterrada hasta media altura y cubierta por una espesísima vegetación de la que apenas asoman algunos estribos semiarruinados y el doble andén superior; aunque todavía funciona la sencilla compuerta manual de desagüe de fondo y el aliviadero de vertido libre, tormado por un machón central de piedra que divide las dos bocas cuadradas de desagüe y sobre el que descansan directamente las losas del pavimento; habiendo desaparetido los pretiles de coronación y el templete barroco que protegía el mecanismo de la compuerta y que todavla asomaba del vaso en algunas fotos de los años cincuenta del pasado siglo.

[...]

[...] al propio dique, obra clave en la historia de la ingenieria hidrúlica española, que en palabras de Jose Luis Sancho ha llegado "a un punto extremo de degradación, con pérdida masiva de los elementos de silleria"; siendo tan grande el abandono que en 1996 se desbordó por coronación, y aunque la riada no tuvo consecuencias, desde entonces se limpian reqularmente los aliviaderos, previéndose incluso construir alguno nuevo; aunque casi todas las inversiones proceden de la Consejeria de Medio Ambiente y consecuentemente se destinan al sostenimiento de su flora y fauna.

Fuente: Guía de la Arquitectura y Desarrollo Urbano de la Comunidad de Madrid. Tomo IX

Ubicación del bien: 

Mar de Ontógola Aranjuéz , 40° 1' 7.4532" N, 3° 35' 53.9088" W

DEBATE sobre el Parque Móvil. Invitación a la participación con propuestas

Invitación a la participación con propuestas. Debate sobre el Parque Móvil. 20 de Abril

 

Un grupo de vecinos queremos otro futuro para el PME.

Desde el Foro Local de Chamberí abrimos un espacio de debate con ponencias, documentos y propuestas para su exposición pública el 20 de Abril.

Queremos inaugurar este espacio con una mesa de debate en la que nos presentaremos como grupo de trabajo y se expondrán las primeras ideas y propuestas que nos hayan llegado.

Te invitamos a participar dando tu opinión, presentando una ponencia para futuros actos, formando parte de la mesa o elaborando un cartel A3 vertical para la exposición con tus ideas o propuestas. (doc. 1)

El conjunto del Parque Móvil de Cea Bermúdez está formado por 3 edificios con una superficie construida total de 76.000 m2.

El principal, con fachada a la calle y 5 plantas articula la entrada al edificio de garajes con 5 plantas rectangulares y a la nave de talleres en una sola planta. (doc. 2)

El PGOUM 97 clasifica el PME como area de planeamiento remitido APR 07-05 y le asigna una edificabilidad de 70.900 m2, de ellos 27.300 m2 de uso residencial y 41.600 m2 administrativo, más 2.000 m2 de equipamiento público.

Del conjunto edificado sólo mantiene parcialmente el edificio de Cea Bermúdez. (doc. 3)

Vemos en los edificios existentes espacios de calidad, con enormes posibilidades para acoger distintos equipamientos públicos necesarios para Chamberí.

Cuestionamos este APR y abrimos un espacio de debate sobre propuestas de reutilización de los edificios. Os esperamos.

 

Viernes 20 de abril a las 18,30h en Madrid,

Casa de Cultura y Participación ciudadana de Chamberí. C/ Bravo Murillo 39.

 

defensaparquemovil@gmail.com

 

 

Enlaces relacionados:

Fecha: 

Viernes, 20 Abril, 2018 - 18:30

Lugar: 

Casa de Cultura y Participación ciudadana de Chamberí
Bravo Murillo, 39
Madrid , 40° 26' 12.7176" N, 3° 42' 19.188" W

Taberna "Los Gabrieles"

Grado de amenaza / riesgo / peligro del bien: 

  • Urgente

ENLACE/s a los temas tratados en MCyP relacionados con el bien descrito en esta ficha: 

Propietario y/o responsable del bien: 

Privado

Descripción del bien: 

Establecimiento célebre en la noche madrileña desde hace más de cien años. Lugar de paso de toreros, flamencos, aristócratas, señoritos y la más variada fauna noctámbula.

Por sus reservados pasaron entre otros Miguel Primo de Rivera o Francisco Franco, los pintores Zuloaga o Julio Romero de Torres, los toreros Ignacio Sánchez Mejías o Rafael El Gallo. Entre sus paredes han cantado en jaranas desde los legendarios Antonio Chacón o Pepe el de la Matrona hasta la Niña los Peines, Fosforito, Antonio Molina o El Habichuela.

 

Fuente: @alfozmadrid

 

Fuente: De la colección "Establecimientos tradicionales madrileños", Cuaderno 1 de mayo de 1981 vía @alfozmadrid

 

 

Fuente: Catálogo del PGOUM 1997

 

Planta inferior:

Visita en 2012

Ubicación del bien: 

Echegaray, 17
Madrid , 40° 24' 55.1016" N, 3° 41' 58.3188" W

Palacio de la Trinidad

Grado de amenaza / riesgo / peligro del bien: 

  • Preocupante

ENLACE/s a los temas tratados en MCyP relacionados con el bien descrito en esta ficha: 

Propietario y/o responsable del bien: 

Pescaderías Coruñesas

Protección del bien: 

Descripción del bien: 

El edificio principal tiene planta cuadrangular y cuatro niveles: semisótano, bajo, principal, segundo y ático en el torreón suroeste, y su composición recuerda a la del palacio Lázaro Galdiano, más de dos décadas anterior, pues como él cuenta con un doble vestíbulo tras el soportal aterrazado, unidos por una escalinata, así como con un hall central o patio cubierto que hace las veces de salón, si bien todo con menor pretensión y escala.

Alrededor de dicho gran hall, y en el piso bajo, se disponen las habitaciones de recibo, entre las que destacan el gabinete, con sus entelados dorados cubriendo sus paramentos, y el comedor, con terraza mirador y conexión directa al o ce, al porche posterior y al jardín, distinguiéndose ambos por sus acabados, con pavimentos de tarima de roble y techos con artesones hexagonales en el primer caso o con jácenas de madera vista en el segundo, ricamente tallados y decorados con nas pinturas.

En el vestíbulo se dispuso un arco con cancela de hierro forjado y techo de bovedillas, pero la pieza más hermosa es el dicho patio cubierto, cuadrado y de doble altura, en el que desembarca y se introduce la elegante escalera de tres tramos en doble ramal, con su peldañeado de mármol blanco y barandilla de piedra arti cial y escayola. Cubre este monumental espacio de recepción un lucernario de hierro y cristal con composición geométrica y naturalista, ésta en su perímetro y centro, toda de vivos colores,  rmada por la casa Maumejean.

Un pórtico superpuesto separa los dos ámbitos, hall y escalera, resuelto en el piso inferior con dos arcos, uno carpanel mayor y otro de medio punto y en el superior con tres de este mismo tipo y dimensión, ambos sobre columnillas intermedias. El carácter de la arquería combina con el cerramiento de la escalera, de inspiración neoárabe, según se observa en su bóveda octogonal, de madera tallada y pintada, sobre pechinas unidas por arquillos y un friso decorado de escayola, de cuyo centro pende artística lámpara. Sin embargo, es una vidriera policromada, decorada con las armas familiares, la que la inunda de luz natural durante el día.

La meseta superior de la escalera alcanza un corredor volado sobre el patio cubierto y cerrado por barandilla de forja, el cual sirve de comunicación para los cuatro sectores en que se divide la planta principal: las habitaciones de la propietaria al sureste, en la mejor orientación, con su alcoba con terraza exterior, vestidor, ropero y baño; una sala privada en el centro de la crujía occidental; el dormitorio de invitados con una balconada corrida y cuarto de baño particular; y el cuarto y escalera de servicio, recorriendo ésta todos los pisos y hallándose anexa pero independiente a la principal, con su pavimento de baldosín cerámico y madera y ascensor en su ojo.

La habitación de mayor relieve en este nivel evidentemente es la señorial, en dimensiones y decoraciones, la cual se conserva intacta, con sus entelados, marcos de mármol, puertas lacadas con decoraciones geométricas doradas, cortineros a juego, techo plano con decoraciones geométricas de escayola y esquilfe corrido con falsos lunetos y tondos intermedios, con  guras de pu i y leones alados y apliques de cristal y bronce, en correspondencia con los primeros.

No hay más alcobas principales, por tanto, fruto del estado civil de la promotora, siendo las restantes para los criados, que se disponen en el segundo, como era tradicional en estas viviendas burguesas, aunque la señora se reservara en este sector una sala corredor con su arquería y las habitaciones de la torre, a modo de mirador. El resto de dependencias de servicio se distribuían en el semisótano, como la cocina, comunicada a través de un tortuoso paso con el o ce y el comedor superior, despensa, carbonera, bodega, almacén y baño, así como la caldera de gas, útil al moderno sistema de calefacción, que se extendía por toda la casa, y a la producción de agua caliente.

Al exterior, las referencias al neoplateresco y al neobarroco de inspiración andaluza son evidentes, como se observa en sus huecos y balcones curvos de esquina, tejadillos sobre vanos, aleros muy volados, pináculos de las torres, arquerías corridas, así como cerámica vidriada, decoraciones coloristas, etc., todo lo cual envuelve a un volumen bien proporcionado, especialmente en sus alzados sur y occidental.

En el jardín destaca su trazado, en cuadrícula en alto y en círculo el bajo, aquí rodeado por una gran escalinata de doble ramal, con bancos revestidos de cerámica en su perímetro, con escenas de El Quijote, y fuente con escultura de un niño sobre un pez y estanque polilobulado central. Otras esculturas se sitúan en distintos puntos del jardín, bancos y un cenador en el ángulo de intersección de las vías públicas, levantado sobre pilares octogonales de piezas cerámicas verdes, rojas y blancas, con su gruta e imagen de la Virgen María en el centro de una escalera de doble ramal.

Esta piedad de doña María de los Ángeles le llevaría a proponer al arquitecto Luis Alemany la creación durante las obras, en 1929, de un oratorio particular en el ángulo suroriental del palacio, ocupando el antiguo porche del jardín, que se convierte en anteoratorio y al que se le adosa una nave cuadrada, con curiosa cúpula esférica abuhardillada y linterna, más un ábside semicilíndrico, dentro de la misma in uencia barroca andaluza, pero cargada de eclecticismo. Una vidriera policromada, dedicada a San José, preside el altar, cerrándose el espacio con hermosa reja en arco, coronada por el Sagrado Corazón de Jesús.

A esta actuación acompañó la ejecución sobre el pabellón de garaje de un nuevo nivel para lavadero y tendedero con cubierta de madera sobre pórticos con pilares de ladrillo, hoy cegado, si bien no fue la última, porque una vez concluido el palacete la propietaria, siendo ya marquesa de Larios, y manteniendo la con anza en su arquitecto, iniciaba en 1931 un nuevo edi cio de o cinas y administración dentro del perímetro de la  nca, unido al pabellón de portería pero independiente en su acceso exterior, que se realizaba desde un portal a la calle Francisco Silvela, y en su salida al jardín. En el volumen, de planta cuadragular, con patio inglés, ubicó la Marquesa el despacho de su esposo en el piso principal y complementó el programa con dormitorios para invitados en el inferior, tal vez para su nueva familia política.

TEXTO: Miguel Lasso de la Vega. FUENTE: Palacios de Madrid (editado por la Comunidad de Madrid)

Ubicación del bien: 

Francisco Silvela, 82 y 84
Madrid , 40° 26' 13.5132" N, 3° 40' 36.0264" W

Observaciones: 

Enlaces relacionados:

Patrimonio en Madrid, una ruta por el olvido y la especulación (vía diario @ElSaltoMadrid)

Otra AMENAZA más: La casa Vallet de Goytisolo

OTRA AMENAZA MÁS

 

 

Esta vez la Casa Vallet Goitisolo de José Antonio Coderch y Manuel Valls. 1958

Y estábamos avisados, pero…, ¡siempre pero!

La casa está recogida en la “guía”: Arquitectura de Madrid

Es arquitectura del Movimiento Moderno, recogida en los listados del do.co.mo.mo ibérico (documentación y conservación del movimiento moderno)

Es materia de seis tesis doctorales cuyas referencias se recogen también en la ficha do.co.mo.mo ibérico

El propio Carlos de Miguel -que firma los planos de la casa Vallet probablemente por requerimientos administrativos-, sin embargo, como director de la Revista Nacional de Arquitectura la publica como obra de Coderch.y Valls en el nº 202 de Octubre de 1958, perfectamente ilustrada con planos y fotografías.

 

 

¿Qué más necesitamos?

Es sencillo: Cultura arquitectónica y buena fe.

La Dirección General de Patrimonio Cultural (DGPC) de la Comunidad de Madrid niega que sea obra de Coderch. Hace falta simplemente fijarse en los planos para ver que lo que hace Coderch es voltear la planta para orientar mejor la casa pues durante la elaboración del proyecto construyeron otra casa vecina que entorpecía las vistas.

Las estancias, los muros, la organización es la misma.

Solo hay que documentarse. En las publicaciones referidas está perfectamente descrito.

Pero es más fácil promover la protección de lo que no corre peligro, edificio BBVA, gasolinera Porto Pí, torres de Colón etc., que proteger la arquitectura contemporánea que de verdad corre peligro: CLESA, pabellón de los Hexágonos, UVA de Hortaleza, o esta magnífica casa.

Y van pasando los años y esta frágil arquitectura se deteriora cada vez más.

Cuando se demolió la casa Guzmán de Alejandro de la Sota, como hecho consumado que fue, hubo un escándalo general: COAM, DGPC, preguntándose cómo era posible que un ejemplo de tal categoría se hubiese demolido.

Ahora está en la mano de nuestros poderes públicos, Ayuntamiento: promoviendo la catalogación del edificio y DGPC de la Comunidad de Madrid: incoando su declaración de BIP e instando al Ayuntamiento a cumplir con su deber de proteger con su inclusión en el Catálogo.

Ambas cosas se solicitaron por Madrid, Ciudadanía y Patrimonio en octubre 2017 y a ninguna de ellas ha habido respuesta, como ya es habitual.

Este Ayuntamiento tiene el deber de actualizar el Catálogo de Edificios protegidos. Tiene ese deber desde 2001 como revisión de Catálogo recogido en el Plan General de ordenación Urbana de 1997. Hay documentación sobrada para hacerlo, de distintas épocas, de distintas propuestas.., pero es mucho más fácil su política -explicitada sin ambages- de promover Modificaciones de Planeamiento para desproteger los elementos que en él se contienen, (Canalejas, Edificio España….) y legitimar con ello actuaciones especulativas, que actualizar, en una revisión ajustada y constante lo sucedido en nuestra ciudad en estos 20 años.

Y la fundación docomomo ibérico, como parte de docomomo internacional, debe instar a los poderes públicos a respetar este notable ejemplo de sus listados.

MCyP se duele una vez más de la falta de protección de nuestra arquitectura más relevante.

Entre todos la mataron…

8 febrero 2018.

Amparo Berlinches

Presidente de Madrid Ciudadanía y Patrimonio

 

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Ante la inminente remodelación de Plaza de España

Con el presente comunicado, Madrid, Ciudadanía y Patrimonio quiere expresar su preocupación por la deriva que ha tomado la remodelación de la plaza de España, que –según las últimas noticias‐ se va a extender más allá del ámbito inicial previsto para incluir la cuesta de San Vicente, donde se pretende sustituir por un arriscado talud ajardinado el imponente muro de contención que sostiene y delimita los jardines de Sabatini, proyectados en 1933 por el arquitecto Fernando García Mercadal tras ganar el concurso correspondiente, pero cuya ejecución –interrumpida por la Guerra Civil‐ se prolongó hasta 1949 (ver Informe sobre la Plaza de España).

Este monumental muro de ladrillo visto con cadenas de refuerzo de sillería en las esquinas está interrumpido por una puerta enverjada que da acceso a los jardines, a los que se asciende mediante una doble gradinata o rampa “a la italiana” (esto es de grandes escalones inclinados) que convergen ante un rellano presidido por un gran nicho de piedra caliza, que cobijaba una sencilla fuente mural, eliminada recientemente por el Ayuntamiento tras permanecer durante largos años seca y con su plato roto.

 

Talud ajardinado que sustituirá al muro de contención de los jardines de Sabatini, según el proyecto ganador del concurso de la plaza de España.

 

Igualmente, hay que lamentar la modificación propuesta del monumento a Cervantes que preside la plaza, y que va a ser girado 180º, contraviniendo la disposición que le otorgaron sus autores, que atendiendo a la pendiente del terreno lo dispusieron mirando hacia el horizonte, de modo que las figuras de D. Quijote y Sancho Panza –inicialmente exentas‐ se dirigían hacia la extensa llanura manchega en busca de nuevas aventuras bajo la mirada de su autor, mientras que , de culminar la reforma prevista, ahora dirigirán sus pasos hacia el vestíbulo del hotel Riu que ocupará el Edificio España. Madrid, Ciudadanía y Patrimonio se opone a tan gratuito giro y desplazamiento que implica una lesión indiscutible de la filosofía e integridad física del monumento.

Por desgracia, estas dos modificaciones injustificables (que estaban recogidas en el proyecto ganador del concurso) al parecer han recibido ya la pertinente autorización de la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid, con la habitual opacidad que caracteriza sus actuaciones (pues hay que recordar que las actas de las comisiones son secretas), y a pesar de estar la plaza de España comprendida en el Conjunto Histórico de Madrid (declarado por decreto 41/1995) e integrada en el entorno de protección de tres Bienes de Interés Cultural, como son la Casa Gallardo (declarada en 1997), la Real Compañía Asturiana de Minas (incoada en 1977) y el convento carmelita de Santa Teresa y San José (declarado en 1995).

 

Esquema del proyecto del anterior equipo de gobierno donde se muestra el enlace directo previsto entre las nuevas instalaciones subterráneas proyectadas y sólo cuatro edificios circundantes (tres de ellos, con uso hotelero.

 

Culmina así un proceso que tuvo su origen con la desdichada rebaja de protección del Edificio España, que implicaba la necesidad de remodelar la plaza, pues en una insólita decisión el Ayuntamiento otorgó a sus propietarios que las pertinentes plazas de aparcamiento que exigía el nuevo rascacielos pudiesen emplazarse en el subsuelo del espacio público para que no tuviesen que “sacrificar” con este uso parte de la edificabilidad de su inmueble. Y lo que comenzó encubriendo una nefasta operación especulativa, que desprotegía un edificio emblemático ‐afortunadamente revertida gracias a la acción social‐, hoy vemos que trae como consecuencia esta innecesaria actuación urbanística que dará al traste con una plaza que solo requería una labor profunda de mantenimiento.

Y si el cambio del equipo de gobierno municipal permitió cobijar la esperanza de que la reforma se limitase a la restauración del ámbito existente, las sucesivas etapas del mal llamado “proceso participativo” impulsado por el Ayuntamiento pronto demostraron que nada había cambiado, pues tras una serie de sesiones consultivas que culminaron con el abandono de buena parte de las asociaciones vecinales convocadas: Ecologistas en Acción, FRAVM, Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, etc. , se establecieron unas bases (entre las que se incorporó la obligatoriedad de mantener en su sitio el monumento a Cervantes) que sirvieron para convocar un concurso público, en el que la propuesta más votada por los madrileños fue rechazada en favor de otras dos seleccionadas por un jurado técnico, de las que saldría la ganadora actual tras una nueva votación que fue muy cuestionada.

Nos cuestionamos en aquella ocasión ‐y a la vista del resultado nos seguimos cuestionando‐ por qué un problema que requería inicialmente una aproximación técnica se debía trasladar a la ciudadanía, eludiendo una responsabilidad política que –como en tantas otras ocasiones‐ este ayuntamiento acostumbra a derivar en aras de la “participación”, para finalmente, después de la inversión intelectual y económica de unos y otros, considerar que las soluciones propuestas no resultan válidas y terminar adjudicándose con variaciones inexplicables que a nadie satisfacen.

En definitiva y en el caso del proyecto para la Plaza de España que nos ocupa, encontramos mal planteado y mal resuelto el problema, desde el inadecuado el sistema de consulta ciudadana hasta el método de selección de propuestas que no fueron atendidas en consecuencia con el planteamiento del concurso.

Y lo que es más grave, por afectar al patrimonio de nuestra ciudad y tener consecuencias irreversibles:

  • el movimiento innecesario y gratuito de un monumento perfectamente ubicado en el lugar para el que fue concebido
  • la injustificada y mal definida sustitución del cerramiento de los Jardines de Sabatini obra del arquitecto Mercadal, en lugar tan singular y sensible de nuestra ciudad.
  • la intervención prevista sobre estos mismos jardines, que altera considerablemente su imagen histórica. 

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Páginas