Alertas patrimonio en peligro inminente, destruido o derribado

COMUNICADO: MCyP ante la crisis del COVID-19

Madrid, 24 de marzo de 2020

Querid@s soci@s y seguidores de Madrid Ciudadanía y Patrimonio,

Queremos en estos días atípicos de cautela y enclaustramiento desearos salud a todos los que estáis pasando esta prueba personal y social, sea cual sea vuestra relación con la pandemia, si es cercana cuidaros mucho o cuidad a vuestros próximos y si no lo es aprovechad este tiempo introspectivo que las circunstancias nos han dado.

Por nuesta parte, seguiremos informando, redactando, investigando y tratando de mantener nuestra labor en defensa del Patrimonio desde casa. Por suerte, tenemos much@s amig@s y gente que colabora desde sus casas, que tienen vistas a lugares y bienes amenazados y que son la mayor garantía de vigilancia.

A tod@s vosotr@s, nuestros deseos de que termine pronto este estado de atención e inevitable encierro para poder continuar con nuestras tareas y podamos seguir compartiendo nuestro mutuo interés por la Cultura y el Patrimonio de Madrid. Siempre sentimos vuestra cercanía y en estos momentos esta vinculación se siente mucho más. Queremos también, con toda la sociedad, agradecer vivamente a los que cuidan de nuestra salud, toda su dedicación en nuestro favor a pesar de su cansancio, riesgo y falta de medios. También a quienes garantizan el bienestar en nuestras casas, bien sea en la cadena de distribución de alimentos, limpieza, y otras muchas labores de intendencia invisibles que han de ser igualmente agradecidas y reconocidas.

Con su buen hacer profesional, la solidaridad y los cuidados mutuos y comunes, y sobre todo mucha paciencia, saldremos adelante.

¡Hasta pronto! Abrazos digitales.

El equipo de Madrid Ciudadanía y Patrimonio

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

ARCHIVO DE PROYECTOS DEL COLEGIO OFICAL DE ARQUITECTOS DE MADRID COAM: OTRA LLAMADA A SU PROTECCIÓN

Ante el riesgo de destrucción de un número indeterminado de proyectos custodiados en el Archivo del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), Madrid Ciudadanía y Patrimonio advierte de las consecuencias irreversibles que supondría esta pérdida para el acervo documental madrileño, y exhorta al COAM y las distintas administraciones públicas a colaborar en su conservación.

Con este fin ha redactado el siguiente texto donde resume la situación actual y las consecuencias que se derivarían de no corregir el rumbo adoptado.

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

Canto del Pico: El expolio consentido ¿ Y ahora qué?

Charla-Debate

 

sobre el futuro de un monumento emblemático de Torrelodones

 

Ponente: Isabel Pérez van Keppel

Más información:

Sociedad Caminera del Real de Manzanares

Ateneo de Torrelodones

 

 

 

 

Fecha: 

Jueves, 5 Marzo, 2020 - 19:30

Lugar: 

Carlos Picabea, 1
Torrelodones , 40° 34' 34.7016" N, 3° 55' 47.478" W

Temas MCyP: 

AUDIO: Entrevista al Alberto Tellería sobre la demolición del Real Cinema en @x3razonesRNE

Derriban un volumen que formaba parte del conjunto de la Nave de Motores de Pacífico, obra de Antonio Palacios

La Comunidad de Madrid admite el derribo de una parte de la Central Eléctrica de Metro en Pacífico, que es Bien de Interés Cultural desde 2012. La antigua nave de acumuladores formaba parte del diseño original de Antonio Palacios, de 1923.

La Central de Pacífico es un singular edificio situado en la calle Valderribas, esquina a la calle Sánchez Barcáztegui, que tiene la particularidad de conservar intacta la maquinaria original de producción eléctrica. Diseñada por el arquitecto de Metro, Antonio Palacios entre 1923 y 1924, el edificio se componía de varios volúmenes formando una pieza integral. Cada pieza tenía un uso concreto: oficinas, sala de motores, nave de acumuladores, depósitos subterráneos de combustible y una vivienda exenta a modo de hotelito, para el ingeniero jefe.

El pabellón de acumuludores, ahora derribado, había sufrido reformas que lo alejaban de su diseño original, pero seguía ocupando la misma superficie, y en parte se incorporaban los muros originales. Como se puede ver en la foto del derribo, queda el paso original ahora tapiado, entre la nave de motores y la de baterías.

Cabe plantearse si la interpretación del Patrimonio como una contemplación de restos inconexos es adecuada a la percepción del Bien y ayuda a su interpretación, o por el contrario falsea el discurso y fragmenta su comprensión. Habría miles de intervenciones posibles para este conjunto que no conllevasen la amputación de un volumen que tiene una elevada importancia compositiva con el diseño global del edificio. 

Palacios concibió en esta obra una clarísima diferenciación de los usos específicos de cada parte, dando al conjunto un juego entre las distintas formas, alturas y ritmos. Los retranqueos, cambios de alineaciones y la diferencia de escalas no sólo crean una escenografía urbana de gran interés y riqueza, sino que además ayudan a potenciar su expresión arquitectónica.

La demolición de esta pieza evidencia de nuevo la pobreza de criterios con los que se opera en la ciudad, en la que se desprecian muchos valores y se niega potenciar los existentes para mayor disfrute sensorial de la ciudadanía. 

También son lamentables las continuas agresiones a la obra de Antonio Palacios. En la última década hemos visto desaparecer buena parte de sus diseños para Metro de Madrid, como los antiguos talleres en superficie en la propia calle Valderribas y con salida por la calle Granada. Algunos otros casos, como las Cocheras de Cuatro Caminos, siguen amenazados.

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

MCYP solicita la paralización urgente del derribo del REAL CINEMA

MCyP insta a la Dirección General de Patrimonio a proteger, con carácter de urgencia, el Real Cinema como Bien de Interés Patrimonial. Según la Disposición Transitoria Primera de la Ley de Patrimonio regional, el régimen cautelar sería automático al tratarse de un cinematógrafo anterior a 1936.

Hoy hemos presentado en el registro una SOLICITUD para que se paralice el DERRIBO DEL REAL CINEMA, dado que el edificio es un cinematógrafo inaugurado en 1920, por lo que al ser anterior a 1936 está protegido cautelarmente por la Ley 3/2013 de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid.

Estaríamos ante un caso semejante al sucedido con el convento de las Damas Apostólicas, cuyo derribo se paralizó a instancias de Madrid Ciudadanía y Patrimonio en virtud de la aplicación de la misma Ley que ampara al Real Cinema.

En efecto, el Real Cinema ha sufrido varias reformas que lo distancian de su aspecto original, pero nunca se llegó a derribar. En 1964 se inició un proceso de reforma que alteró su aspecto, pero sin llegar a la demolición. El problema es que se había dado por hecho que la sustitución del edificio había sido completa, y desde nuestra asociación hemos consultado los expedientes del Archivo de la Villa y del Colegio de Arquitectos, donde se demuestra que el Real Cinema había conservado su estructura original, incluso su cubierta a dos aguas, como parecía indicar la textura de su tejado de teja plana.

Además, ponemos de manifiesto el HECHO CULTURAL como valor indisociable del Real Cinema y su trascendencia en la vida cultural madrileña a lo largo de casi un siglo, que lo cumplirá el día de San Isidro del año en curso.

Destacamos a modo de pinceladas algunos de los admirables sucesos que tuvieron lugar en él:

En 1924 el egiptólogo Howard Carter dio una conferencia en el Real Cinema sobre el descubrimiento de la tumba de Tutankhamón; en 1931 fue Ortega y Gasset quien se subió a las tablas a conferenciar al público; Miguel Maura lanzó proclamas políticas, y entre los estrenos y proyecciones figuran Intolerancia, el Gabinete del Doctor Caligari, Metropolis, los Cuatro Jinetes del Apocalipsis, la Máscara del Zorro. También en su escena dio un recital la soprano Victoria de los Ángeles en 1947 y Alfredo Kraus protagonizó Rigoletto en 1964; fue una de las dos salas madrileñas en que estrenó la Guerra de las Galaxias en 1977, película de ciencia ficción que tanta repercusión mundial tuvo y sigue teniendo; también fue sala de estreno de ‘El Dorado’ de Carlos Saura, con presencia de los reyes Juan Carlos y Sofía… Estos apuntes constituyen parte de su acervo cultural, lo que constituye el Patrimonio Inmaterial.

En la Memoria del proyecto de REFORMA de 1964 apunta las siguientes referencias textuales:

“Reforma de la estructura existente(Nótese que no dice demolición, sino reforma):

“La actual estructura del cine es una estructura mixta de hormigón armado y muros de ladrillos macizo resistentes. Sólo es de hierro la estructura del anfiteatro con sus soportes que quedará eliminada” (Lógicamente, se elimina el anfiteatro para poder darle la vuelta a la sala). “Todos los muros exteriores de ladrillo SE CONSERVAN modificando únicamente la posición y forma de huecos de fachada”.

“Hay una estructura de hormigón armado que sube adonde los paramentos laterales de sala de proyección […]. Esta estructura que llega hasta la cubierta NO se modifica ya que las cerchas de cubiertas van a ser las mismas”.

“Cubierta: Se mantiene la cubierta existente hoy con su correspondiente repaso de Uralita y limas de plomo por si hay roturas pero la sala se desarrolla en el mismo volumen libre que ocupa hoy el cine sin tener que tocar la cubierta. Las cerchas triangulares de cubierta se conservan con su correspondiente repaso de pintura protectora […]”. (Esta afirmación es categórica: el cine se conservó, no se derribó, por tanto hablamos del edificio original muy modificado en su aspecto, pero auténtico y por tanto anterior a 1936).

El Real Cinema lleva siendo cine desde su inauguración en 1920, hasta su reciente cierre, acumulando un hecho cultural inseparable de la Historia del Cine en España, y por ende de nuestro Patrimonio Histórico Cultural.

Si bien los valores arquitectónicos actuales pudieran ser cuestionados, no lo es en ningún caso la continuidad del hecho cultural, y al igual que en el caso del Teatro Albéniz no se consideró relevante el valor arquitectónico a la hora de declararlo BIP, sí en cambio fue el valor del hecho cultural lo que se protegió, derivado de la sentencia de los tribunales.

Al concurrir por todo lo expuesto en los requisitos para gozar de amparo como BIP, según la Ley 3/2013 de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid, el Real Cinema está protegido y se debe mantener, por lo que se ha de desautorizar su derribo.

Descarga (PDF): SOLICITUD URGENTE DE PROTECCIÓN DEL REAL CINEMA DE MADRID

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

Temas MCyP: 

El Palacio de Grimaldi resurge en las excavaciones de Bailén

Con las intervenciones de reforma de la Plaza de España y alrededores ha aparecido la planta baja y sótano del palacio, derribado parcialmente en 1932. Su conservación debería ser indudable.

Desde MCyP vemos con preocupación el destino que les aguarda a los restos aparecidos en las excavaciones de la calle Bailén y Plaza de España. Su magnitud trasciende el concepto de huella arqueológica, convirtiéndose en restos arquitectónicos de gran envergadura, con conservación de solados, escaleras de granito, bóvedas, restos de enlucidos, canalizaciones, etc.

La arqueología es mucho más que restos, es una oportunidad para conocer el pasado y proyectarlo en el futuro. Los profesionales de esta disciplina somos científicos sociales que no podemos ser etiquetados constantemente como paralizadores de obras o liberadores de terreno. Reivindiquemos nuestra función en la configuración del espacio urbano. La arqueología es cultura, la arqueología es ciencia, la arqueología es pública.

Las obras de remodelación de la plaza de España en Madrid han puesto al descubierto hallazgos arqueológicos del palacio Godoy y del cuartel de San Gil en excelente estado de conservación.

Esperemos que dentro de unos meses no tengamos que hablar de oportunidad perdida, el momento es AHORA.

ENLACES

EL MUNDO (14/10/2019): "Los restos hallados en las obras de la calle Bailén pertenecen a los sótanos del Palacio de Godoy"

EL PAÍS (28/11/2019): "Restos excepcionales bajo Bailén

EL PAÍS (28/11/2019): GALERÍA DE FOTOS

 

Tipo de post: 

Asociacion o Plataforma: 

Temas MCyP: 

BAUWELT condena el derribo del colegio Alemán

Imagen del estado actual del Colegio que ilustra el artículo.

La prestigiosa revista alemana de arquitectura Bauwelt publica en su número 23.2019, correspondiente al 12 de noviembre, un artículo firmado por Reiner Wandler denunciando el derribo del antiguo Colegio Alemán de Madrid, paralizado cautelarmente por los tribunales: https://www.bauwelt.de/rubriken/betrifft/Kein-Abriss-Deutsche-Schule-Madrid-Alois-Giefer-und-Hermann-Maeckler-3460071.html

Esta publicación, cuya traducción reproducimos debajo, viene a sumarse así a otros medios arquitectónicos nacionales e internacionales que exigen que se proteja esta obra destacada de la arquitectura del siglo XX (https://www.revistaad.es/arquitectura/articulos/colegio-aleman-madrid-batalla-contra-demolicion/23682).

 

Texto: Reiner Wandler

Madrid  corre el riesgo de perder uno de sus edificios emblemáticos. A principios de julio, comenzó la demolición del antiguo Colegio Alemán en la Avenida de Concha Espina, en el centro norte de la ciudad; sólo unos días después, las obras fueron detenidas como medida cautelar por los tribunales. Ahora hay un debate sobre cómo hay que proteger (o no) el complejo terminado en 1961, que hasta hace cuatro años acogió las escuelas de primaria y secundaria, y durante un tiempo alojo también el jardín de infancia.

Los nuevos propietarios del inmueble, la orden religiosa Hermanos de San Juan de Dios, compraron el complejo tras trasladarse el Colegio Alemán en 2015 al nuevo edificio proyectado en un suburbio más al norte de la capital española por los arquitectos Grüntuch Ernst Architekten (Bauwelt 35.09 y 47.15). Entonces una parte de la antigua sede se convirtió en una escuela para profesionales de la salud, y el resto comenzó a demolerse para la ampliación de la cercana clínica de la orden Hospitalaria.

"Cuando nos enteramos de la demolición del Colegio Alemán, nos sorprendió. Asumimos que la escuela es un edificio protegido", explica el abogado Ramón Caravaca. Su despacho obtuvo el requerimiento judicial y, por lo tanto, el cese temporal de los trabajos de demolición en nombre de la "Asociación para la Defensa del Desarrollo Ecológico Sostenible", una iniciativa muy activa en Madrid.

"El complejo arquitectónico era muy importante para la capital española. Los edificios fueron realmente revolucionarios cuando fueron terminados ", explica Mercedes Pérez-Frías. La arquitecta fue uno de los niños que se trasladaron por primera vez a los nuevos edificios en el año escolar 1960/61. Más tarde, a fines de la década de 1970, trabajó en la oficina de arquitectura de Max Borban, que participó en la construcción original de la escuela y luego diseñó algunas ampliaciones. "La arquitectura abierta y diversa es un paradigma del progreso de la sociedad hacia Europa. Algo así como un reflejo de lo que sucedió en España en ese momento ", dice Pérez-Frías. Muchos en una España gobernada con mano de hierro por el dictador Franco hasta 1975, admiraban a Alemania por el florecimiento de su economía después de una guerra que devastó el país. La escuela en Madrid, que tuvo un presupuesto de seis millones de marcos, fue en su momento el nuevo edificio civil más grande de la República Federal en el extranjero.

Además del simbolismo sociológico del edificio proyectado por los arquitectos Alois Giefer y Hermann Mäckler -con reconocido prestigio por sus trabajos de posguerra en Frankfurt- en colaboración con el arquitecto local Willy Schöbel Ungría, y Otto Casser (por la antigua Dirección Federal de Construcción), para Pérez-Frías el Colegio  Alemán también es, por supuesto, un ejemplo importante de arquitectura moderna de los años cincuenta y principios de los sesenta. "Es un claro legado de la arquitectura Bauhaus: el diseño espacial, la iluminación, la orientación, la luz y el color, la simplicidad de los materiales, construidos para la eternidad, sin extravagancias ...", dice Pérez-Frías. No es el primer edificio de Schöbel Ungría en desaparecer del paisaje urbano. Hace unos años fue arrasado el Colegio Mayor (Hispano Mexicano), diseñado con el mismo lenguaje arquitectónico.

Lo especial de esta arquitectura es que cada elemento tiene su función claramente definida: cada segmento escolar, desde el jardín de infancia hasta la escuela secundaria, ocupa su propio edificio, y quedan conectados a través de un pabellón de oficinas que albergaba la sala de profesores y la administración de la escuela. Los edificios están perfectamente adaptados al duro clima de Madrid, a los inviernos fríos y los veranos calurosos y soleados. Por ejemplo, el pabellón administrativo se levanta sobre pilotes, dejando en sombra el área de debajo, que forma parte del patio de la escuela. Cabe destacar también la combinación de aperturas grandes y pequeñas que garantizan una buena circulación de aire en las aulas, mientras que los forjados de cada planta se proyectan más allá de las paredes exteriores, sombreando las ventanas. El jardín de infancia separado se conforma como un panal compuesto por salas hexagonales, que permiten una disposición libre de sillas, mesas y áreas de juego, con el piso cubierto de goma. Un pabellón con aseos entre la escuela y la entrada, separado del edificio principal pero accesible a través de zonas cubiertas, divide el patio en dos partes diferenciadas para los pequeños y los estudiantes de secundaria. El vigilante también estaba alojado aquí, y por eso mismo tenía una visión general perfecta de las entradas a los terrenos y los espacios abiertos de la escuela. En total, el Colegio Alemán de Madrid ofreció espacio para 1.300 estudiantes en un solar de 9.000 metros cuadrados.

Toda la planificación se concertó con la comunidad escolar antes de la construcción, que adoptó criterios pedagógicos de vanguardia. Los materiales eran sencillos, pero ya se tratase de hormigón, azulejos o ladrillos rojos, todos estaban sometidos a un estricto control de calidad que no era común en España en ese momento: si un producto no cumplía los criterios previstos, se rechazaba. Además, la tecnología de la calefacción, la electricidad, las persianas de aluminio y los equipos sanitarios, así como los muebles escolares, se importaron de Alemania.

Gracias al éxito judicial del abogado Ramón Caravaca, la ciudadanía se ha enterado de la demolición, y antiguos alumnos del Colegio Alemán recogen hoy firmas en Internet para exigir su preservación e inclusión en la lista de edificios catalogados del Ayuntamiento de Madrid. En cambio, la Orden propietaria, con el apoyo de la administración municipal que ocupa la alcaldía desde junio, ha presentado un recurso contra la orden judicial. "A finales de septiembre tuvieron que presentar sus argumentos, ahora estamos de nuevo en camino", explica Caravaca. Ha encargado valoraciones arquitectónicas porque quiere que arquitectos y expertos en arte defiendan el edificio en los tribunales. "Hasta que se tome una decisión final, bien puede pasar un año", asegura el abogado.

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

Páginas

Suscribirse a RSS - Alertas patrimonio en peligro inminente, destruido o derribado