Evolución en fotografías del frontón Beti-Jai entre 1977 y 2018

A través de este reportaje fotográfico nos gustaría hacer un repaso de la evolución del frontón Beti-Jai desde 1977 hasta la actualidad. Con estas 15 imágenes podremos ver cómo estaban antes y cómo están ahora algunas de las zonas tras las obras de consolidación (casi podríamos considerarlo obras parciales de restauración) que los técnicos de patrimonio del Ayuntamiento de Madrid han llevado a cabo estos dos años largos a través de varias contratas. Hemos buscado fotos tomadas desde un ángulo similiar durante las pocas veces que hemos podido entrar dentro y algunas más antiguas del servicio histórico del COAM. De esta forma es más fácil realizar la comparativa de los cambios.

Lo primero que vamos a ver es la fachada exterior de Marqués del Riscal. La única parte que durante muchos años fue visible y que la antigua propiedad castigó en extremo. Veremos cómo el andamio aparece y desaparece a lo largo de los años, y con él varios elementos ornamentales de la fachada que fueron destruidos sin piedad alguna. Afortunadamente han sido recuperados durante las obras.

 

Fachada de la calle Marqués del Riscal

 

 

En segundo lugar nos queremos centrar en la cancha a través de dos vistas opuestas. En ellas veremos como el bosque que había en 2008 fue talado en 2010, y finalmente el estado actual. Las gradas que se encontraban tapiadas se han vuelto a abrir a la cancha recuperando cuidadosamente todas las elegantes rejerías que permanecían ocultas. También vemos la sustitución de la cubierta original de madera por una nueva de idéntica factura. 

 

Cancha del frontón desde el frontis

 

 

Cancha del frontón desde el rebote

 

 

Es el momento de fijarse en la fachada interior neomudéjar. En 2008 aún conservaba parte de las deterioradas carpinterías originales, las rejas de los balcones y el arco principal en mejor estado que el que llegó a las obras de consolidación. En 2010 se produjo una "profunda limpieza" que utilizó la antigua propiedad para hacer desaparecer todo lo que se conservaba en el interior del edificio. Una gran hoguera se encendió en el patio y en ella se quemaron maderas, documentos y demás elementos que fueron lanzados  directamente desde las ventanas y balcones tras arrancar las barandillas originales. Finalmente vemos el estado actual. Se han recuperado los arcos y ventanas originales, así como las decoraciones del arco de herradura y las letras del Beti-Jai.

 

Fachada neomudéjar y parte de las gradas

 

 

Fachada neomudéjar completa

 

 

Detalles de la fachada neomudéjar 

 

 

Vamos a pasar al interior para echar un vistazo a las gradas sustentadas en columnas de hierro fundido -el elemento más valorado del frontón Beti-Jai- a través de tres vistas. La actuación más evidente es la eliminación de los cerramientos de las gradas y la recuperación de las rejerías. Sin embargo hay dos actuaciones que no nos han gustado y que creemos que han sido demasiado agresivas con respecto a la conservación del frontón Beti-Jai. La primera ha sido el desmontaje de los forjados de todas las gradas para su posterior reconstrucción con nuevos ladrillos. Dicha actuación no sólo han supuesto la pérdida de los forjados originales sino que también han hecho desaparecer los restos de las pinturas originales que aún permanecían adornando los techos de las gradas. Nos han informado que se han documentado y se tratará de recuperarlas en la restauración final, pero ya no serán las originales. En segundo lugar, y con el objetivo de asegurar la resistencia de las gradas de cara a un futuro uso público, se ha procedido a instalar una segunda línea de columnas apoyadas sobre una viga de hormigón que rompe con la elegante vista panorámica de las vigas curvadas y dificulta además la restauración de las pinturas originales ya que se verían cortadas. 

 

Segunda altura de grada hacia el frontis

 

 

Segunda altura de grada hacia el rebote

 

 

Primera altura de grada hacia el frontis

 

 

Uno de nuestros grandes sustos fue el desmontaje de la cubierta original. Teníamos el presentimiento de que no se iba a volver a montar de nuevo con la excusa de facilitar la construcción de una nueva cubierta sobre el Beti-Jai. Sin embargo reconocemos que no fue así y que nuestros miedos venían del pasado. Además con una gran sorpresa. Se recuperaron también los lambrequines que adornaban en origen la cubierta y de los que quedaban muy pocas muestras. Un gran trabajo de documentación y estudio de los restos para el que aportamos fotos antiguas en las que se podían ver como eran.

 

Cubierta de madera

 

 

Finalizamos nuestro recorrido con la magnífica labor de recuperación de la fachadas de ladrillo traseras de las gradas. Se han eliminados los numerosos elementos vegetales (incluidas raices de árboles que recorrían la fachada de arriba a abajo), se han eliminado los elementos añadidos en etapas posteriores, se ha limpiado la capa de suciedad de la fachada, y se han sustituido uno a uno los ladrillos mazizos deteriorados por otros de idéntica factura. El espectacular resultado lo podréis observar en las siguientes imágenes.

 

Fachada trasera de las gradas

 

 

Fachada de las escaleras de acceso a las gradas

 

 

Fachada de la esquina de las escaleras de acceso a las gradas

 

 

Fachada de las gradas tras el rebote

 

 

Fachada de las gradas tras el rebote

 

 

FOTOMONTAJE FINAL: Evolución de la cancha del Frontón Beti-Jai

 

 

Para finalizar recuperamos un fotomontaje que hicimos hace años sobre la evolución de la cancha añadiendo las fotos actuales al mismo. Esperamos que os guste :-)

 

Enlaces relacionados:

 

Tipo de post: