Patrimonio Nacional se apropia de la plazuela de la Armería

 

Para acceder al popular mirador los ciudadanos tendrán que cruzar un control con su correspondiente escáner y su arco de seguridad. La medida se toma para facilitar el paso desde el Palacio Real al nuevo –y polémico- Museo de Colecciones Reales a los turistas que quieran concatenar la visita de ambos edificios.

Según fuentes de Patrimonio Nacional, las obras -que implican además rasgar una ventana de la Real Armería para convertirla en una puerta, y modificar el pavimento de la plaza, que es de propiedad municipal- ya están licitadas y a punto de ejecutarse.

Madrid, Ciudadanía y Patrimonio quiere denunciar del modo más enérgico este proyecto que sustrae a los madrileños una de las vistas más apreciadas de la ciudad, que a partir de ahora sólo podrá admirarse durante el horario de apertura del nuevo Museo, constituyendo un nuevo hito en la progresiva mercantilización del espacio público y en la “turistificación” de la capital.

 

 

También se instalarán nuevos controles en la Cuesta de la Vega y el Paseo de San Vicente para los ciudadanos que quieran entrar a los jardines del Campo del Moro, a los que ya no podrán visitarse libremente como hasta ahora. De llevarse a cabo esta propuesta, se revertiría en el reinado de Felipe VI la medida tomada por su padre, Juan Carlos I, hace ahora exactamente cuarenta años, con motivo de su onomástica.

Enlaces relacionados:

 

Tipo de post: