El Capricho recupera piezas de su patrimonio escultórico

Por fin una buena noticia: después de tantos aciagos sucesos, tras sistemáticos derribos, desprotecciones, leyes contra el patrimonio, y otras ocurrencias, un sólo lugar de la ciudad parece sortear su trágico sino; haciendo honor a su nombre -como un capricho del destino-parece que la Quinta de los Duques de Osuna en la Alameda de Barajas consigue escapar de la inercia destructiva y nihilista de Madrid.

Hace un año que el Ayuntamiento publicaba el plan 'Monumenta' -que como propósito principal proponía desahuciar el monumento original de Benlliure a Álvaro de Bazán en la Plaza de la Villa- en el que se anunciaba la compra de tres piezas escultóricas originales de la exedra del jardín de El Capricho: el busto de bronce de la duquesa de Osuna , y dos grupos mitológicos que acompañaban el conjunto. Finalmente el pasado miércoles 9 de Julio fueron presentadas por el Ayuntamiento de Madrid las piezas restauradas y repuestas en su ubicación original.

Desde Madrid Ciudadanía y Patrimonio aplaudimos que se hayan recuperado estas piezas sin las cuales la exedra se hacía incomprensible. A pesar de su recuperación, no "vuelve a estar completa la exedra" como expresan algunos titulares triunfalistas, ya que desde nuestra perspectiva no damos por terminada la labor de restauración al faltar aún otras tallas del conjunto de la exedra, y el cascarón que remataba la columnata y protegía resguardando física y simbólicamente el busto de la duquesa.

 

Fotografía: La Exedra de 'El Capricho', Charles Clifford, 1856. Fondos de la Biblioteca Nacional

 

Fotografía publicada en ABC, 10/07/2014

Otros jardines históricos olvidados o maltratados

Una buena noticia como ésta, cuyo valor principal se lo otorga su condición de jardín histórico, nos debería llevar a reflexionar sobre el rico patrimonio paisajístico de nuestra ciudad y sobre la dejadez que sistemáticamente ha sufrido.

En Madrid Ciudadanía y Patrimonio llevamos varios años reclamando la protección y recuperación de otros jardines históricos como puedan ser los valiosísimos Reservados Grande y Chico de la Real Casa de Campo, de traza renacentista (una auténtica rareza) y que la declaración B.I.C. del antiguo Real Sitio impone como prioridad; o los antiguos jardines de Osuna en el centro de la ciudad, pertenecientes al actual Seminario Conciliar, y salvados recientemente mediante sentencia judicial del Tribunal Supremo, que anulaba el proyecto de edificar en ellos, y para los que hemos pedido infructuosamente su declaración B.I.C. durante varios años; por no hablar de otros jardines de propiedad pública como la Quinta de Vistalegre en Carabanchel, desmembrada y repartida entre varios organismos, con sus palacios incluidos, en estado de absoluto abandono; o la Quinta de Torre Arias, cuya recepción por parte del Ayuntamiento exige su inmediata apertura al público; y fuera de la capital también reivindicamos la recuperación de jardines tan significativos como los del palacio del Infante Don Luis en Boadilla del Monte, que comprende un complejo agropecuario desventrado, con su estanque, sus depósitos de agua, o su gallinero.

Como se puede apreciar la tarea es amplia. Son muchos los jardines a recuperar y escasas las motivaciones de la Administración, que en varios años sólo ha dado un paso adelante con las esculturas de El Capricho. Se agradece, pero NO ES SUFICIENTE SEÑORES GOBERNANTES.

Tipo de post: