Corralas

CARTA ABIERTA de MCyP a los partidos políticos de cara a las elecciones municipales y autonómicas de 2015

Con motivo de las próximas elecciones municipales y autonómicas, y con el fin de hacer presentes las principales reivindicaciones de Madrid, Ciudadanía y Patrimonio respecto al Patrimonio Cultural de nuestra comunidad, diversos representantes de la asociación se han reunido a lo largo del último mes con los candidatos de las formaciones políticas mayoritarias para explicarles sus expectativas para la próxima legislatura y entregarles un  documento–resumen que recoge sus pretensiones al respecto:

Descarga (PDF):

Carta abierta de MCyP a los partidos políticos de cara

a las elecciones municipales y autonómicas de 2015

 

Descarga (PDF):

Carta abierta de MCyP a los partidos políticos de cara

a las elecciones municipales y autonómicas de 2015

La ronda de encuentros arrancó el pasado 13 de abril, cuando diversos colectivos patrimonialistas -incluidos MCyP y algunos grupos afines integrados en la misma- fueron recibidos por el candidato a la alcaldía del PSOE, junto a otros miembros de su partido; siguió el miércoles 6 de mayo en un encuentro con representantes de Ciudadanos en la sede de su grupo político; continuó el 11 de mayo inmediato, cuando se produjo la reunión con varios candidatos de UPyD; y culminó el jueves 14 de mayo con la correspondiente visita a los representantes de IU; quedando a la espera de contestación únicamente la solicitud cursada al PP, que esperamos se resuelva en los próximos días. Igualmente, distintas personas pertenecientes a la junta directiva de MCyP han entregado en mano (en diversos actos) el documento a los siguientes candidatos: Raquél López (IU), Ángel Gabilondo (PSOE), Manuela Carmena (Ahora Madrid) y José Manuel López (PODEMOS).

Ciudadanos
IU
UPyD
PSM

Asimismo, miembros de MCyP han asistido a lo largo de este tiempo a otras presentaciones afines a sus objetivos, como la convocatoria en que se presentaron las exigencias de la Plataforma Ciudadana Quinta de Torre Arias el 29 de marzoel acto celebrado por Noalpgoum el día 21 de abril; la conferencia impartida por representantes de Salvemos el Frontón Beti-Jai de Madrid en el Colegio de Licenciados el siguiente jueves 23; las distintas visitas a la Casa de Campo promovidas por la plataforma Salvemos la Casa de Campo (1) (2); o el encuentro con los diversos candidatos a la alcaldía convocado por Salvemos el Palacio de la Música –que contó con la asistencia de Antonio Miguel Carmona, Raquel López, David Ortega y Begoña Villacís- el día 4 de mayo; haciendo constar sus reivindicaciones al respecto en todos los casos.

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Temas MCyP: 

PRESENTACIÓN + CHARLA + RUTA: Corralas Despiertas

Fecha: 

Domingo, 25 Enero, 2015 - 12:00

Lugar: 

Mercado de San Fernando Madrid , 40° 24' 27.6804" N, 3° 42' 13.248" W

Temas MCyP: 

Cabestreros, 14: otra pieza del caserío histórico amenazada por la neglicencia municipal

Nos llegan noticias alarmantes de los vecinos de la finca de la calle Cabestreros, 14, que ven en situación de riesgo su propiedad por una serie de circunstancias derivadas del desinterés con que actúan las administraciones públicas en la defensa del caserío histórico, y que en este caso concreto queda patente en varios aspectos.

Fuente: Google MapsInterior de la corrala

En primer lugar se cataloga inadecuadamente al edificio con valor parcial al no caer en la cuenta de que forma parte de la casa de la calle del Oso, 19 de valor estructural, pues aunque registralmente estén segregadas ambas fincas, histórica y constructivamente forman unidad y muestran elementos comunes en continuidad, como los propios informes municipales reconocen. Al ser una finca - residencia y taller del insigne arquitecto Pedro de Ribera-, cuya entrada de carruajes al patio, situado en cota más baja que la calle del Oso, debía hacerse precisamente por la calle de Cabestreros, el conjunto de las dos fincas actuales cobra especial relevancia y debería tratarse con sumo cuidado, e incluso debería revisarse al alza el valor estructural asignado a la casa de Oso, 19, que guarda su configuración original, portada de piedra labrada en puntas de diamante, portalón y escalera, y patio característico con galerías de madera, afortunadamente en un proceso de recuperación ejemplar dirigido por un equipo de jóvenes arquitectos..

El problema de Cabestreros, 14, surge cuando el Ayuntamiento inicia una operación de acción sustitutoria para rehabilitar las cubiertas del edificio con la finalidad de salvaguardarlo, y encarga de ello a la empresa COARSA. Esto supone el desalojo de parte del edificio por sus vecinos, y el inicio de unas obras que no sólo incumplen las buenas prácticas en construcciones tradicionales de este tipo -sustituyendo estructuras de madera por otras de hierro, y cambiando la morfología tipológica de la cubierta por otra ajena a cualquier interpretación histórica de la misma-, sino que sin que mediara desacuerdo económico, ni comunicando el cese de la obra, de un día para otro, la empresa interrumpió bruscamente la obra dejando al edificio en una situación de gran precariedad, y a sus habitantes en el más absoluto desamparo, hasta el punto en que las viviendas fueron ocupadas y alquiladas por un grupo mafioso. Esa situación no ha hecho más que agravarse y el Ayuntamiento que en principio instó a hacer una recuperación, ha caído después en una dejación total de su labor, hasta que los vecinos, en voz de su presidente, Cristina Hernanz, han tenido que iniciar acciones legales de defensa. 

  

Desde Madrid, Ciudadanía y Patrimonio deseamos se reconduzca la situación creada, se haga justicia a los propietarios del edificio y se pueda salvar esta significativa pieza que pertenece al Recinto Histórico de Madrid, y que cualifica con su presencia el monumental conjunto.

Tipo de post: 

VISITA GUIADA 16/11 a las 11:30: Recorrido peatonal crítico de las II Jornadas de Patrimonio en Alerta Roja

A continuación os dejamos la descripción al detalle del recorrido peatonal crítico que se relalizará el próximo sábado 16 de noviembre a las 11:30 en el marco de las II Jornadas de Patrimonio en Alerta Roja

CONVOCATORIA:

  • Fecha y hora: Sábado 16 de noviembre a las 11:30
  • Punto de encuentro: Glorieta de Rubén Darío
  • Duración: 2 horas aproximandamente

Enlaces relacionados:

Tipo de post: 

Lo real: dos paseos comentados por el centro histórico

Las dos visitas guiadas del jueves, 18 de abril, tuvieron una gran acogida de público, llegando a contabilizarse, en algunos tramos, un grupo de más de un centenar de personas. La afluencia nos llenó de alegría y en algunos momentos hubo que dividir el grupo para poder disfrutar con los comentarios de los expertos y la participación ciudadana.

Por la mañana se partió del Mercado de San Fernando, en el que se apreció la recuperación que ha tenido gracias a las iniciativas de jóvenes arquitectos y comerciantes que allí se han instalado y han devuelto la vida al lugar. Una exposición distribuida por todo el mercado daba todo tipo de datos e imágenes sobre el mismo.

Siguiendo por Embajadores se pudo ver la terrible desaparición del monumental caserón con portada de piedra y escudo que ocupaba el número 18 de la calle, del que no queda más que un enorme vacío debido a la acción de su propietario, el Ayuntamiento de Madrid, que lo ha derribado sin contemplaciones alegando el pretexto de su estado ruinoso, inexcusable después de no haber hecho nada por mantener el edificio después de expropiarlo hace unos quince años. Si esta va a ser la política de protección del nuevo Plan General es para gritar con indignación que no lo necesitamos. Una vez más, la cruda realidad frente a la evanescente legalidad.

En la cercana calle del Oso, 19 se visitó la corrala que está rehabilitando el grupo Bioconstrucción, que lleva a cabo con rigor científico una recuperación funcional y constructiva en base a los sistemas y materiales tradicionales que permitieron a un edificio que se atribuye a Pedro de Ribera, pervivir durante más de doscientos años, y al que los “arreglos” efectuados inadecuadamente en la última década estaban poniendo en grave riesgo, además de ir convirtiendo un lugar interesante para habitar en un triste residuo al que se podía atribuir el demoledor sambenito de infravivienda, como bien explicó Pablo Farfán, uno de los arquitectos autores del proyecto.

También se visitó el Campo de Cebada en el solar de la piscina municipal derribada, utilizando las instalaciones que de forma espontánea lo han convertido en un activo foro urbano, para acoger al público cómodamente sentado a la sombra, y oir las explicaciones sobre el origen y sentido del lugar, y entender la improcedencia de convertir lo que era un espacio público en un centro comercial privado.

La importancia de valorar y preservar los talleres y oficios que daban sentido, variedad y riqueza a estos lugares, se percibió a través de la visita a un taller de trabajos en cuero, que ha pervivido en una de las corralas de la calle Rodas, dando testimonio de lo que fue un barrio ligado a la Ribera de Curtidores, donde se encontraban las industrias del cuero derivadas de los mataderos, que además dan origen a la denominación del Rastro, llamado así por las huellas que dejaban en el lugar los arrastres de las reses.

El taller del pintor y estuquista Luis Prieto Prieto en la calle Don Pedro, nos permitió conocer las técnicas intemporales de la obtención de los pigmentos cromáticos minerales y orgánicos, y la elaboración de los prodigiosos estucos tradicionales, difíciles de distinguir de la piedra, e incluso más lujosos que ésta. Esta lección magistral de un sabio experto y artesano, fue el brillante remate que nos adentró en una visión de Madrid, bastante más auténtica, profunda e interesante que la que se da al turismo al uso.

El Madrid originario, la muralla árabe y las cercas

La tarde se dedicó al patrimonio arqueológico del núcleo primigenio de la ciudad, y estuvo en su primera parte dirigido por los arqueólogos de AMTTA, Carlos Marín, Alicia Torija y Mª Luisa García García- Saavedra, que iniciaron la visita con los hallazgos de la fuente de los Caños del Peral y el acueducto de Amaniel en la plaza de Isabel II, explicados por el arqueólogo Eduardo Penedo.

Se continuó después con la visita a los restos de la iglesia de San Juan en la Plaza de Ramales a cargo de Alicia Torija, una intervención que se realizó al hacer el parking privado de residentes y que se pagó con dinero público; el conocimiento adquirido, los resultados, no se exponen a la ciudadanía sino que se privatiza la musealización que no cumple por tanto su función divulgativa al encontrarse en un rincón del acceso al aparcamiento y con las leyendas explicativas deterioradas o desaparecidas. En la plaza de Oriente, Carlos Marín habló de la posición de los restos arqueológicos que se pueden ver en el aparcamiento de ese lugar, y del expolio que supuso toda esa excavación, que se llevó por delante los estratos arqueológicos y restos de edificios de distintas épocas, convirtiendo en “parking” lo que pudo ser un interesante parque arqueológico, de bastante más valor que un garaje de duración comprometida por la necesaria peatonalización de los centros urbanos.

Al sur de esta plaza junto a la calle Mayor, se visitaron los restos de la iglesia de Santa María de la Almudena, que se divisan bajo un suelo de vidrio, y que se explican en una escueta e insuficiente placa de bronce, que fue ampliamente completada por la erudita exposición que hizo Álvaro Bonet y remachó Carlos Marín.

Desde allí se bajó a la Cuesta de la Vega, en la que Alberto Tellería explicó el problema de la fragilidad de las protecciones del Patrimonio, que se ha hecho patente en la construcción del Museo de las Colecciones Reales, levantado a costa de anular la catalogación de jardines, edificaciones y vistas históricas.

La muralla islámica, que se hace visible en este lugar, disfruta de una musealización adecuada, aunque el centro de interpretación de la misma nunca se llegase a instalar, y aunque el jardín que la acompaña sea una bochornosa interpretación de lo islámico que no haría ni el peor hotelero marbellí. En ese punto Carlos Marín explicó también la importancia del conocimiento de las murallas de distintas épocas para la historia de Madrid.

Cruzando al otro lado de la calle Segovia, en el cerro opuesto al del Palacio Real, se visitaron los restos de la Real Cerca de Felipe IV en las Vistillas, que cuenta con interesantes lienzos de los siglos XVIII y anteriores, que están presentes en todas las vistas históricas de la ciudad, y que se reconocen tanto en la imagen más antigua de Madrid, que es la de Anton Van Wyngaerde del siglo XVI, como en la foto de Charles Clifford de mediados del siglo XIX.

La visión y explicaciones de los jardines del Seminario Conciliar, histórica finca de los nobles ilustrados desde el siglo XVI y primer jardín paisajista de la ciudad, paralelo al que tenían los duques de Osuna en su Alameda de Canillejas -hoy amenazado por un proyecto de construcción del Arzobispado de Madrid- y la vista de la Cerca desde la Cuesta de las Descargas, completaron una visita y una intensa jornada seguidas por un público numeroso, atento e informado, entre el que se encontraron tanto especialistas como personas deseosas de aprender –y entender- su ciudad.

Fotos: #EncuentrosPatrimonio (@madridcyp)

Tipo de post: 

100×100 corralas. Visita guiada: Las corralas de Lavapiés

(Artículo original: El Rachito, Matadero Madrid vía 100×100 corralas. Visita guiada: Las corralas de Lavapiés)

No podemos determinar con exactitud el año a partir del cual comenzaron a construirse corralas en Lavapiés, pero si podemos afirmar que son muchas las que todavía se mantienen en pie, de forma total o parcial, y que siguen funcionando como vivienda. Esta tipología tradicionalmente madrileña se consolidó como residencia de la clase obrera inmigrante hacia el siglo dieciocho amontonando a partir de entonces familias numerosas.

 

 

A pesar del ideario popular, tejido bajo la idea de infravivienda, las corralas son inmuebles mayoritariamente construidos con materiales duraderos y ecológicos como el esparto, adobe, corcho, madera o cáñamo que servían para aglutinarlos y mantener así viva su estructura. Edificios con una buenísima orientación y erigidos con materiales transpirables y sin aditivos es lo que de alguna manera tratan de mantener, y en algunos casos recuperar, Farfan y Estella. Un pareja de arquitectos con estudio en los bajos de una de las corralas que la calle San Cosme y San Damián esconde, son los responsables de arrancar el taller que Zira 02 ha organizado con motivo de 100×100 Corralas, investigación y pieza  presentada en El Ranchito.

Los participantes inscritos pudieron recorrer la historia a través de las paredes de cuatro corralas de Lavapiés. Dos de ellas en la calle San Cosme y San Damián, una tercera en Salitre y la más peculiar y antigua de la visita en la Calle del Oso. Las construcciones más vetustas son las cercanas a la zona amurallada de la ciudad antigua y las de construcción relativamente reciente se apisonan cerca de Atocha, zona antiguamente bañada por una pequeña charca plagada de esparto que los obreros recogían para sus construcciones y fabricaciones.  A priori, cuando el flujo migratorio era todavía escaso, se levantaron corralas que de alguna manera trataban de imitar las casas típicamente mediterráneas. Construcciones con anchos corredores y patios interiores muy amplios poblaron la zona alta del barrio de Lavapiés. Sin embargo, a medida que el distrito se iba extendiendo hacia el sur, el suelo comenzó a ser carta de cambio de la especulación, con lo que la calidad de los materiales y el tamaño de los patios comenzaron a languidecer etiquetando esta tipología de vivienda insalubre.

Corralas habitadas por familias trabajadoras; otras utilizadas originariamente como posada para los comerciantes que venían de lejos a vender sus mercancías y para que los animales de carga pudieran descansar en el patio a la vez que calentaban el edificio o corralas atípicas, de pocas plantas y techos altísimos construidas exclusivamente para el clero, conforman el mapa arquitectónico de este popular barrio madrileño.

Recorrer la historia de esta peculiar construcción a través de su morfología, arquitectura, historia y papel desempeñado en el desarrollo social madrileño es el objetivo que Zira 02 tiene con  su taller Porque no sólo existen corralas en Lavapiés. Desmitificación de la vivienda corredor en tres tempos. Cinco días para repasar los mitos que existen sobre las corralas  y construir nuevas formas de adaptación a los tiempos modernos, bajo el paraguas de la sostenibilidad.

La metodología del taller se centra en tres tiempos que permiten acercarnos a cada uno de los bloques temáticos. El Tempo 1, bajo el nombre de Lento moderatosirve para realizar una aproximación al impacto de las corralas en el tejido urbano. El tempo 2: Alellegro ma non tropo analiza la relación propia de la corrala como objeto arquitectónico. Y el tempo 3: Presto sostenuto aísla los elementos de la corrala de su contexto. El objetivo del taller es construir una serie de mapas que aporten una visión caleidoscópica de lo que son las corralas desde un punto de vista atemporal y revisar los elementos o temas que más estimulen a los alumnos para llegar a propuestas de evolución y/o adaptación de esta tipología madrileña.

El taller cuenta con la participación de Julián Franco Lorenzana, director de cine; Farfán-Estella arquitectos; Carlos Sambricio, catedrático de Historia de la Arquitectura y el Urbanismo en la ETSAM; Equipo multidisciplinar 4i, expertos en la investigación histórica, sociológica y arquitectónica de las corralas en los años 70 y Emilio Luque, Doctor en sociología por la UCM. Además, contamos con la colaboración de los arquitectos Andrés Jaque, Miguel Mesa, Nerea Calvillo, Uriel Fogué y Victor Navarro.

Enlaces relacionados:

Tipo de post: