100×100 corralas. Visita guiada: Las corralas de Lavapiés

(Artículo original: El Rachito, Matadero Madrid vía 100×100 corralas. Visita guiada: Las corralas de Lavapiés)

No podemos determinar con exactitud el año a partir del cual comenzaron a construirse corralas en Lavapiés, pero si podemos afirmar que son muchas las que todavía se mantienen en pie, de forma total o parcial, y que siguen funcionando como vivienda. Esta tipología tradicionalmente madrileña se consolidó como residencia de la clase obrera inmigrante hacia el siglo dieciocho amontonando a partir de entonces familias numerosas.

 

 

A pesar del ideario popular, tejido bajo la idea de infravivienda, las corralas son inmuebles mayoritariamente construidos con materiales duraderos y ecológicos como el esparto, adobe, corcho, madera o cáñamo que servían para aglutinarlos y mantener así viva su estructura. Edificios con una buenísima orientación y erigidos con materiales transpirables y sin aditivos es lo que de alguna manera tratan de mantener, y en algunos casos recuperar, Farfan y Estella. Un pareja de arquitectos con estudio en los bajos de una de las corralas que la calle San Cosme y San Damián esconde, son los responsables de arrancar el taller que Zira 02 ha organizado con motivo de 100×100 Corralas, investigación y pieza  presentada en El Ranchito.

Los participantes inscritos pudieron recorrer la historia a través de las paredes de cuatro corralas de Lavapiés. Dos de ellas en la calle San Cosme y San Damián, una tercera en Salitre y la más peculiar y antigua de la visita en la Calle del Oso. Las construcciones más vetustas son las cercanas a la zona amurallada de la ciudad antigua y las de construcción relativamente reciente se apisonan cerca de Atocha, zona antiguamente bañada por una pequeña charca plagada de esparto que los obreros recogían para sus construcciones y fabricaciones.  A priori, cuando el flujo migratorio era todavía escaso, se levantaron corralas que de alguna manera trataban de imitar las casas típicamente mediterráneas. Construcciones con anchos corredores y patios interiores muy amplios poblaron la zona alta del barrio de Lavapiés. Sin embargo, a medida que el distrito se iba extendiendo hacia el sur, el suelo comenzó a ser carta de cambio de la especulación, con lo que la calidad de los materiales y el tamaño de los patios comenzaron a languidecer etiquetando esta tipología de vivienda insalubre.

Corralas habitadas por familias trabajadoras; otras utilizadas originariamente como posada para los comerciantes que venían de lejos a vender sus mercancías y para que los animales de carga pudieran descansar en el patio a la vez que calentaban el edificio o corralas atípicas, de pocas plantas y techos altísimos construidas exclusivamente para el clero, conforman el mapa arquitectónico de este popular barrio madrileño.

Recorrer la historia de esta peculiar construcción a través de su morfología, arquitectura, historia y papel desempeñado en el desarrollo social madrileño es el objetivo que Zira 02 tiene con  su taller Porque no sólo existen corralas en Lavapiés. Desmitificación de la vivienda corredor en tres tempos. Cinco días para repasar los mitos que existen sobre las corralas  y construir nuevas formas de adaptación a los tiempos modernos, bajo el paraguas de la sostenibilidad.

La metodología del taller se centra en tres tiempos que permiten acercarnos a cada uno de los bloques temáticos. El Tempo 1, bajo el nombre de Lento moderatosirve para realizar una aproximación al impacto de las corralas en el tejido urbano. El tempo 2: Alellegro ma non tropo analiza la relación propia de la corrala como objeto arquitectónico. Y el tempo 3: Presto sostenuto aísla los elementos de la corrala de su contexto. El objetivo del taller es construir una serie de mapas que aporten una visión caleidoscópica de lo que son las corralas desde un punto de vista atemporal y revisar los elementos o temas que más estimulen a los alumnos para llegar a propuestas de evolución y/o adaptación de esta tipología madrileña.

El taller cuenta con la participación de Julián Franco Lorenzana, director de cine; Farfán-Estella arquitectos; Carlos Sambricio, catedrático de Historia de la Arquitectura y el Urbanismo en la ETSAM; Equipo multidisciplinar 4i, expertos en la investigación histórica, sociológica y arquitectónica de las corralas en los años 70 y Emilio Luque, Doctor en sociología por la UCM. Además, contamos con la colaboración de los arquitectos Andrés Jaque, Miguel Mesa, Nerea Calvillo, Uriel Fogué y Victor Navarro.

Enlaces relacionados:

Tipo de post: