Encuentro de expertos en La Casa Encendida sobre la Quinta de Torre Arias

El centro cultural La Casa Encendida acogió un encuentro sobre el futuro de la finca agrícola de Torre Arias, propiedad del ayuntamiento de Madrid y recientemente abierta al público.

El vocal técnico de Madrid Ciudadanía y Patrimonio Alberto Tellería hizo una exposición histórica y patrimonial de la Quinta de Torre Arias dentro de una jornada medioambiental organizada en la Casa Encendida el 2 de Marzo de 2016. Le acompañó  la técnica municipal Natividad Román en la mesa redonda que coordinó el biólogo Emilio Blanco. El día 3 se realizó una visita guiada a la Quinta.

Para Alberto Tellería, la Quinta fue "una sorpresa, un misterio". Este paraje histórico, de los más antiguos de Madrid, es una zona cultural de primerísimo orden que aún está por investigar y descubrir. Su palacio victoriano, el cenador del siglo XVIII, la cueva, las redes de agua...



Su carácter de finca mixta de recreo y agropecuaria permite, ahondar en su valor inmaterial, estudiar cómo funcionaba, su tecnología y valor de uso. Pero para ello es imprescindible un estudio arqueológico serio, y el mantenimiento y reconstrucción de sus infraestructuras con fines didácticos. Que se pueda saber cómo se utilizaba el agua en Madrid, cómo se crían animales o se produce la leche.

Estos planteamientos no son nuevos, se están aplicando en entornos equivalentes de París, en los que tanto en palacios como en jardines históricos de gestión ciudadana, se ven ovejas, frutales de producción, sistemas de riego tradicionales. Alberto Tellería pidió al Ayuntamiento valentía para tejer un futuro en Torre Arias más esplendoroso que su pasado.

"Abierto por obras", mayor transparencia

No coincidió con él Natividad Román, que en una exposición basada en mucha documentación -por cierto, no citada- de Madrid Ciudadanía y Patrimonio, terminó informando que el plan de Medio Ambiente no contempla frutales productivos, sino ornamentales, ya que "Madrid no es París" y hay comportamientos maleducados, como conocen directamente los almendros de la quinta de Los Molinos.



En el debate del público, miembros de la Plataforma Ciudadana Quinta de Torre Arias (PQTA) informaron de la lucha que vecinos y ciudadanos, con el apoyo de MCyP y algunos partidos políticos, llevan afrontando desde 2014, lo que ha permitido, entre otras cosas, la paralización de la cesión de la Quinta a la Universidad de Navarra, y la suspensión cautelar del Plan Especial "de desprotección" de la Quinta que había redactado el anterior consistorio.

Igualmente, la plataforma ciudadana de la Quinta reivindicó que durante las rehabilitaciones se aplicara el concepto de "Abierto por Obras" para convertir los trabajos en un foco de dinamización y educación ciudadana.

Otros socios de la asociación conservacionista Madrid Ciudadanía y Patrimonio hicieron hincapié sobre la necesidad del estudio arqueológico, que debería haberse emprendido desde el primer momento. Lamentando que en el Ayuntamiento no exista un servicio propio de arqueología, agradeció el trabajo de conservación de los jardineros/as municipales, pero la falta de dirección técnica adecuada hace que estos esfuerzos pierdan mucho de su potencial.

 

Otros enlaces destacados sobre la Quinta:

Tipo de post: