Convocatoria contra las numerosas obras que dañan el paisaje de Madrid

Acción ciudadana de protesta informativa sobre la dañina afección que ha supuesto para el más significativo paisaje de Madrid la construcción del museo de las Colecciones Reales, al pie de la catedral de la Almudena y sobre el Campo del Moro, entorno que ha sido gravemente alterado incluso en su borde oeste por la acción de la M-30 sobre el túnel de Bonaparte y la puerta del Río.

Museo de las Colecciones Reales - Una obra de "impacto"

 

 

INFORME ESPECIAL: Descárgate el informe que Madrid, Ciudadanía y Patrimonio ha escrito sobre este tema pinchando aquí.

 

CONVOCATORIA:

  • Fecha y hora: Día 29 de diciembre, miércoles, a las 12 de la mañana
  • Lugar: Puerta Sur de la Almudena (Inicio de la Cuesta de la Vega)

 

Enlaces relacionados: Europa Press - Convocan una concentración el miércoles en Cornisa de San Francisco contra las "numerosas" obras que "dañan el paisaje"

Tipo de post: 

Comentarios

No me puedo creer que Vicente Patón, arquitecto, crítico, profesor y persona bien informada no conociera est proyecto que se ha publicado en todas las revistas especializadas de España y del extranjero, así como en la prensa española El País, El Mundo, ABC, etc.

En esas revistas especializadas que Vicente Patón conocía bien se definía el proyecto con todo lujo de detalles, planos, maquetas, fotomontajes, en los que para un arquitecto era muy fácil reconocer el impacto del museo.

Posteriormente durante la lucha, mantenida por Vicente Patón junto a los vecinos de las Vistillas, contra el Vaticano de la ornisa de Madrid ya conocía Vicente Patón las obras del Museo.

Si han fallado los sistemas de participación ciudadana mucha culpa la tiene este hombre, Vicente Patón, que si que conocía el proyecto y era consciente del impacto que tenía en la cornisa...

¿donde estabas entonces Vicente?... También tú has fallado!!!

Me habría encantado saber quién hace el comentario, porque seguramente se trate de alguien cercano, y a quien lo mismo hasta aprecio, ya que puedo comprobar que me sitúa perfectamente. Efectivamente, como arquitecto al que le preocupan tanto la creación arquitectónica como los problemas de esta ciudad, suelo consultar las publicaciones habituales. En su día visité la exposición de proyectos en el Palacio Real, y también vi alguna imagen en prensa, primero del proyecto ganador del estudio Cano, que recuerdo bastante moderado y adecuado en su integración en el lugar, y después del proyecto definitivo del estudio de Tuñón y Mansilla, que en las fotos de maqueta con punto de vista elevado, no parecía tan excesivo como en la realidad estamos comprobando. Lo de conocer "con todo lujo de detalles" el proyecto conlleva la suposición de que poseo "el ojo divino" para analizar con exactitud los cientos de proyectos que se publican cada año. Y decir que tengo la culpa de que hayan fallado los sistemas de participación ciudadana es atribuirme una importancia que no merezco, o un poder del que carezco. 

Uno hace lo que puede gastando su tiempo, dinero y esfuerzo, por defender unos valores urbanos que muy pocos ciudadanos -y entre éstos unos cuantos arquitectos- tienen interés o se atreven a reivindicar. Y antes junto con otros compañeros desde el Colegio de Arquitectos, y ahora desde la agrupación de varias asociaciones ciudadanas, intentamos seguir haciendo esa labor, que en buena parte es la de luchar contra la indiferencia de ciudadanía e instituciones. Decir que he fallado, pues ni siquiera me voy a molestar en negarlo. Uno quisiera llegar a muchos sitios, pero la vida te da las oportunidades que te da, y no puedes prever ni controlar todo porque somos conscientes de que ahora mismo habrá otros riesgos que estaremos ignorando o descuidando.

El Museo de las Colecciones Reales nació por una decisión administrativa y siempre se esquivó el debate con la promesa de que no iba a afectar prácticamente a la sensible vista de la cornisa de Madrid y de que se iba a realizar por arquitectos de gran categoría. De la categoría de los arquitectos no dudo, y he admirado sus obras que he visitado, pero el resultado es el que ahora se ve, y el problema no es una cuestión de calidad arquitectónica, sino de la pertinencia de afectar de esa manera a tal lugar, cuando se podía haber invertido el mismo esfuerzo de otra manera o en otra ubicación.

Es triste que este debate surja ahora, que nunca antes haya existido, y que personas e instituciones bastante más importantes, enteradas y cualificadas que este servidor tampoco hayan dicho absolutamente nada. Ni siquiera este tema ha tenido un grupo ciudadano que lo hubiera podido seguir y moderar. Esto nos debe hacer pensar en la importancia que tiene el ver la ciudad como nuestra, poniéndonos como administrados por lo menos al nivel de nuestros administradores, para mantener el diálogo y la colaboración necesarios, en lugar de resignarnos al fatalismo y la lamentación, como en este caso sucede.

 

Vicente Patón

Anonymous, quienes sí que han fallado a la ciudadanía han sido las administraciones que están al servicio de los madrileños cobrando requetebién por ello mientras que han hecho caso omiso del patrimonio histórico que nos pertenece a todos. Además la asociación Amigos de La Cornisa-Las Vistillas no vamos a consentir ninguna descalificación contra la figura de Vicente Patón porque sin su compromiso y su defensa fundamentada sobre el tesoro histórico que alberga el parque, los jardines nunca se hubieran salvado.

 

En vez de criticar deberías sentirte orgulloso, feliz y mucho más seguro por poder contar con el buen hacer de una persona de tan enorme valía humana e intelectual como es Vicente Patón que arbrita excelentemente y sin ningún ánimo de lucro el bien común. Como ciudadano quien verdaderamente deja mucho que desear eres tú, Anonymous, que no comprendes qué es lo que une y da sentido a la vida de los madrileños y, como persona, has fallado aún más por lo gallina que eres al esconderte en el anonimato. María Ruiz de Gauna. 

He consultado el tema en el foro Urbanity, y allí aparece la foto de la lectura del manifiesto,

y amigos, con la bandera republicana! Es que ahora los republicanos vamos a defender

La Almudena? esa catedral franquista que se acabó en .....1993!!!! anteayer! pero estamos locos?

...conmigo no conteis!!!!

¿Catedral franquista?. El proyecto de una catedral en ese lugar ya aparece en los proyectos de Sacchetti para el Palacio Real, en 1752, a pesar de que Madrid no era sede episcopal, rango que obtuvo en el Concordato de 1851, pero que no se materializó hasta más de treinta años después, cuando se nombró al primer obispo de Madrid-Alcalá. Es entonces cuando se decide convertir en catedral la nueva iglesia de Santa María (construida en lugar de la original, la más antigua de Madrid, derribada para alinear la calle Mayor) que el Marqués de Cubas había proyectado en 1879 frente a Palacio, y que debía servir de panteón a la reina Mercedes. De esa época procede la escenográfica cripta con acceso por la Cuesta de la Vega, que es uno de los mejores ejemplos de arquitectura neorrománica-bizantina de nuestro país. Por desgracia, las obras avanzaron con desesperante lentitud, y en 1944 se convocó un concurso para remodelar el proyecto original y adaptarlo al estilo barroco clasicista del Palacio, alzándose vencedor el proyecto conjunto (bastante desafortunado) de Carlos Sidro y Fernando Chueca Goitia (arquitecto represaliado por el régimen franquista por haber permanecido fiel al Gobierno de la República, ya ves qué vueltas da la vida); alzándose con cierta presteza la fachada frente a Palacio (cuya ausencia era un desdoro para los actos oficiales), y ralentizándose las restantes obras de terminación hasta ya bien entrada la democracia en 1993, tras sucesivos cambios del proyecto original realizados por el propio Chueca.

Pero es que no se defiende esta catedral (poco defendible a pesar de su aceptable estampa lejana), sino la cornisa de Madrid, que no mejorará porque se coloque delante de la misma otro edificio que la tape parcialmente, y que al tiempo oculta el mejor tramo de la Sierra (que -a pesar del Valle de los Caídos- tampoco es franquista ) que se admiraba desde las Vistillas. E igualmente se defiende la necesidad de debatir públicamente y consultar a la ciudadanía antes de emprender proyectos tan agresivos con el paisaje urbano (pudiendo aplicarse este concepto a todas las grandes operaciones de este tipo, desde la reforma del Paseo del Prado a la operación Madrid-Río, etc.). Y por último, reclamar un respeto a los catálogos de protección, que al parecer sólo están vigentes mientras no se pretende hacer nada, anulándose en el mismo instante en que los elementos que protegen están amenazados por un proyecto de reforma.

Otro Empecinado

¿Que tendra que ver la política con la conservación del patrimonio? Para mi existen dos partes. Los que respetamos el Patrimonio y los que piensan mas en beneficios económicos, para lo que no les importa destruir, ocultar, mentir y no dar la cara cuando se les pide explicaciones Emilio

La crítica que se hace a Vicente Patón, además de cruel e injusta,  me es muy conocida en otros ámbitos, no muy distintos ni distantes como son los de la ecología. Muchas personas nos echan en cara que donde estamos ante tal o cual desmán ambiental. Como si fueramos los apagafuegos de los desajustes de esta sociedad cada vez más compleja y poseyeramos la potestad de la ubicuidad y no sólo eso, sino la obligación de remendar los descosidos.

 

Como vecino del Paseo de Extremadura, he visto como se levantaba poco a poco el monstruo, pero nunca pude imnaginar que llegara a ese nivel, aparte de las numerosas connotaciones añadidas a su desarrollo , como han sido los  daños colaterales, en el lenguaje que nos aportó la desdichada invasión de Irak,  sobre el patrimonio de la ciudad.  

 

El Estado, en sentido amplio, posee miles de funcionarios y artilugios para emitir documentos, EIA y actuaciones miles que sólo una sociedad civil viva y dinámica podría contrarrestar, pero no es el caso.

 

Creo que somos multitud los que apoyamos la postura de Vicente y ,por ende, a todas las personas que se mueven por estos derroteros, quizá quijotestos, pero por los que vale la pena moverse.

 

Juan Garcia Vicente

No se si desde dentro de esa amalgama de asociaciones en las que una veintena de salvapatrias se combinan de dos en dos para salvar la casa de campo, salvar el fronton, salvar las vistillas, etc. no os dáis cuenta de ciertas contradicciones interesantesque se pueden deducir de vuestro manifiesto:

La primera, que es casi una definición de "ironía", es el hecho de que para reforzar vuestra lucha contra el "nuevo vaticano" defendáis la ridícula catedral de Madrid que, terminada a fines del siglo pasado, nunca perteneció a esa cornisa de Madrid que a todos nos gustaría conservar.

La segunda es la defensa, por parte de un grupo de republicanos, con bandera incluida, de unas supuestas rocallas del silo XIX que en realidad fueron absolutamente rehechas por un colaborador próximo de Franco en los años 60 del pasado iglo.

La tercera contradicción interesante se refiere a la utilización del nombre del "magistral Julio Cano Lasso", arquitecto que construyó un feo edificio de viviendas de lujo sobre la muralla de Madrid, destrozando la cornisa de la ciudad para criticar que se está afectado a dicha cornisa.

Si la memoria no me falla, el sr. Patón trabajó con el arquitecto franquista hace muchos años... tal vez cuando éste diseño las viviendas de la calle Bailén, y en aquel momento convió con sus hijos, (alguno de los cuales se dedicaba  a reventar manifestaciones de demanda de Amnistía y Libertad al grito de "viva Cristo Rey"),  arquitectos manifiestamente de la derecha más rancia con los que aún hoy convive, el sr. Patón, en la docencia que imparten todos ellos en el CEU.

También, si la memoria no me falla yo he oido al sr. Patón varias veces defender, en público, esas viviendas del "magistral arquitecto" que destrozaron una gran parte de la muralla de Madrid.

Por último, y ante todas estas interesantes contradicciones, no puedo dejar de  insistir en la pregunta ¿porqué Madrid Ciudadanía y Patrimonio no dijo nada sobre el error en la ubicación del museo de colecciones reales hasta el ridículo manifiesto de ayer? 

Creo que el mensaje anterior está un poco fuera de tono. Contiene ataques personales más allá de expresar una opinión libremente. Por no hablar del mal uso del "anonimato" para atacar a Vicente e intentar desprestigiarlo.

 

En MCyP estamos integradas muchas entidades, cada una independiente y con sus propias ideas. Nos une el común de defender el patrimonio.

 

El tema de la bandera es una acto individual de la persona que la portaba, que se ha "colado" literalmente en la foto. Tan sólo hay que fijarse en el resto de participantes. MCyP es independiente de partidos y siglas políticas.

 

¿Porqué no hemos actuado antes con el museo?. Básicamente porque estamos empezando y carecemos de medios. Bastante tenemos con cada una de nuestras reivindicaciones. No podemos llegar a todas partes por mucho que nos gustase. 

 

Igor González

En principio creí que mi anónimo detractor era alguien que me conocía pero ahora veo que se trata de un conocimiento de fuentes poco informadas, porque decir que conviví con los hijos de Cano Lasso, cuando sólo eran unos mozalbetes que me presentaron en la única visita que hice a su casa de la Florida para entregar unas perspectivas que realizamos dos de sus alumnos, indica cierto despiste; como decir que pude colaborar en la casa de la calle Bailén, cuando apenas cumplía catorce años al terminarse la obra, tampoco expresa la fiabilidad de sus fuentes. Julio Cano era un catedrático y profesor que me honró con su enseñanza. Nunca supe ni me interesó su filiación política porque me bastó su palabra ilustre y ponderada, y un trato personal que expresaba ante todo bondad, y respeto por el alumno. Pretender injuriar a uno de los más dignos arquitectos del siglo XX en España por unas ideas políticas que siempre estuvieron fuera de las aulas es, además de infame, inútil; y pretender descalificar a sus hijos con similares argumentos indica un talante que da igual que se instale en la izquierda o en la derecha porque sólo me merece el calificativo de fascista. Ya ve mi detractor que no reniego de la convivencia con personas que él supone “de la derecha más rancia”, porque no acostumbro a calificar a las personas ni de esa manera ni por esas cuestiones, sino por lo que me llega de ellas y que hasta ahora ha sido un trato afable y elegante y unos valores profesionales admirables.

Una vez aclaradas estas cuestiones más personales no sé si vale la pena comentar la retahila de insultos de quien empieza calificando de “una veintena de salvapatrias” a varios miles de ciudadanos agrupados que dedican parte de su tiempo a finalidades de interés social, sin el menor ánimo de lucro y que se exponen a los insultos o calumnias de quienes tienen algún privilegio personal que defender. Después habla de contradicciones entre defender un paisaje y unos restos históricos, por el hecho de que en ambos lados de la calle de Segovia estén presentes edificios religiosos. Aquí el detractor tergiversa y simplifica al suponer que defendemos la catedral por el hecho de que ataquemos al parche que le han puesto delante, como si el vestir a la mona de seda garantizase su belleza sin pensar en que ésta pueda pasar de poco agraciada a grotesca. Luego nos inviste –o embiste- a todos de republicanos, porque una ciudadana independiente que se sumó a la foto tuvo la ocurrencia de sacar su banderita. Como somos muy abiertos no le hicimos censura, lo que no quiere decir que todos compartamos unas mismas ideas, o dicho de otro modo, la política no es nuestro campo de acción, sino el patrimonio ciudadano, y no hacemos de menos a nadie que apoye su defensa, sea del color que sea, si lo hace de forma limpia y generosa. Otro tema es el calificar – o descalificar- de feo edificio a una casa de 1958 –acabada en 1962- que realizaron junto al Viaducto y sobre la muralla los arquitectos Julio Cano Lasso, Fernando Moreno Barberá y Rafael de la Joya, cuya innegable calidad de diseño está reconocida en libros, guías y revistas, a pesar de que el propio Julio Cano renegase muchos años después de esa obra, cuando el cambio de mirada de los arquitectos sobre las ciudades históricas le llevó a reconsiderar el paisaje de la cornisa y su recomposición ideal, labor que está plasmada en numerosos y bellos dibujos de sus últimos años. Por cierto, que no recuerdo haber hablado nunca de esas viviendas del Viaducto y le agradecería al anónimo detractor que me indicase dónde o cuándo lo hice. La pregunta de por qué Madrid, Ciudadanía y Patrimonio no dijo nada sobre el error de la ubicación del Museo de las Colecciones Reales la han explicado otras personas en este foro, pero es tan simple como que nuestra organización está empezando a caminar y llega hasta donde puede, en primer lugar a las reivindicaciones de sus grupos componentes, que penosamente están defendiendo sus causas sin más armas que la razón y la oportuna ayuda de la Justicia. Madrid está sobrada de foros universitarios, profesionales y académicos que tampoco dicen nada, y nadie se lo reprocha, por lo que no entendemos por qué se nos pide tanto a unos simples ciudadanos.

Por lo demás no pienso contestar a más habladurías insultantes de este calibre, y menos a este anónimo, que “también ha fallado”.

Vicente Patón 

Queda uno sorprendido como puede un "comentarista ilustrado", escudado en el anonimato que practican los sin agallas e ignorantes, montar semejantes añagazas. He leído, por pura casualidad, más de tres años después, todo lo vertido en este asunto y en ningún párrafo de quién sí firma he encontrado nada referido al arquitecto Cano Lasso. Parece como si el aguerrido literato no se diera cuenta, en su ignorancia, que se descalifica a sí mismo. Parece que todos los que han leído su sarta de disparates sí han caído en cuenta de los dos extremos, de su ignorancia y de su descalificación. También queda uno sorprendido de que haya habido réplicas a esos infantiles derrames, pero que una vez producidas hayan sido tan corporativistas centrándola en la persona viva, que de sobra puede argumentar por sí mismo, y nada se haya escrito sobre la persona que, no teniendo nada que ver en este asunto ya que falleció quince años antes, no puede hacerlo. Por cierto, una persona noble y educada y un magnífico arquitecto. Adrián Pedriza

Osea que el portavoz de la asociación que ha conseguido, bandera republicana en ristre, parar el macroproyecto de la iglesia católica en las Vistillas es profesor en la universidad católica por excelencia SAN PABLO-CEU? Como se enteren en el arzobispado!!!

¡Por fín dan la cara! Eso es que les duele. 

 

Los correos de esta serie tienen un marchamo fijo, ultras y securatas emboscados tras un discurso progresista, soltando mierda contra cualquier movimiento ciudadano. El mismo ganado que está boicoteando todos los discursos alternativos en la red, sobre todo en los foros abiertos más concurridos. 

 

Si las críticas fueran mínimamente decentes, se habrían identificado. Como surgen de forma anónima, precisamente al cuestionar monarquía e iglesia, imposible que sean trigo limpio. 

 

Por aprovechar, una simple pregunta, ¿están a favor o en contra del Museo y del vaticanito? Me juego un café con las respuestas.

 

Necesario urgentemente regular el tráfico de la página. 

 

Juan Antonio Aguilera

Efectivamente trabajo en el CEU, cuya escuela de Arquitectura tiene un ganado prestigio de calidad y apertura a numerosos profesionales de las más variadas líneas arquitectónicas. Allí también deben ser muy abiertos y democráticos porque nadie me ha preguntado nunca mis ideas políticas, ni que yo sepa se lo han preguntado a ningún compañero, lo que explica la rica diversidad de arquitectos con que cuenta ese centro, que coinciden en lo que importa: su alta acreditación profesional, aunque todos demos por supuesto un amplio abanico de ideas y gustos personales. Respecto a la presencia eclesial en las Vistillas, no es atacar a la Iglesia nuestro objetivo, sino evitar que se cometa un grave error urbanístico. La Iglesia tiene concedidos unos derechos edificatorios, y quienes se los han otorgado tendrán que ver la forma de compensarlos. Ahí no entramos, pero defendemos un entorno libre histórico, un paisaje y unas preexistencias, y eso no es contradictorio con nada ni ataca a nadie en particular.

Vicente Patón 

No sé qué tiene la conformación ideológica de los españoles -y con ideológico entendido como configuración de ideas y sus relaciones- que nos gusta siempre generar polémica, gustándonos siempre del golpe de efecto que nos hace quedar por encima con un "trágate esa", y siempre con ese picorcillo estimulante que nos da el pensar que acabamos de soltar el argumento más brillante, inesperado, punzante, atinado e inteligente que se nos podía ocurrir.

 

No sé qué por qué sucede de modo tan acusado en nuestra sociedad. Tal vez los excesos en este tipo de declaraciones hayan provocado una necesaria devaluación de los argumentos que ya no dicen nunca lo que en realidad están diciendo, o cuyas líneas argumentales están mal enfocadas, por no decir a veces, hasta mal enlazadas. 

 

Luego por supuesto hay argumentos dirigidos, con una intención oculta, que hacen uso perverso de un argumento superpuesto, en principio inócuo, o pretendidamente inocentes.

 

Ya por último es curioso la cantidad de argumentos que utilizan malas analogías. Unimos símbolos simplificados y por comodidad los tratamos como unidades de pensamiento sin desgranar y nos quedamos con gestos tangenciales que sólo pretendían ilustrar, y los enarbolamos como elementos con los que derribar el propio argumento.

 

Todo esto es una reflexión que me surge al ver el debate generado con el último manifiesto de MCyP.

Por un lado me alegra ver que somos capaces de generar debate, puesto que era uno de nuestros objetivos.

Me gusta ver que además se ha generado de forma inmediata, y con profusión. Lástima que la falta de valentía u honra impida saber si todos los comentarios proceden de más de una persona que firman como anónimo.

 

Me parece bien todo lo que hayamos podido suscitar, todas las pasiones, tanto odios como amores, porque no queremos aterrizar en un medio ya de por sí indiferente de ciudadanía hastiada por sus locuaces políticos que se deshacen en autoalabanzas. Eso sí, lamentablemente teniendo que asistir a todos los síntoma de mala calidad expresiva que exponía al principio, movidos por un carácter español muy de los últimos tiempos, aprendido de las trifulcas de la Belén Esteban y programas del corazón.

 

Me entristece ver los insultos a Vicente Patón, quien de forma absolutamente desinteresada, y a veces incluso contra sus propios intereses, ha luchado por defender algo que debería ser sagrado y es el patrimonio público. Es indignante que en el grado de desarrollo intelectual que nos encontramos hoy, con todos los siglos de historia y de conocimiento acumulados, hayamos degradado nuestra condición, por pura ansia y ambición de unos pocos y la connivencia del resto, quienes esperando aprovecharse algún día de igual manera dejan hacer y deshacer a los cuatreros que controlan la administración. La corrupción es manifiesta en la mentalidad contemporánea, que no castiga incluso a los que han incurrido en ella de manera pública y de todos conocida (veánse temas desastres).

 

En el manifiesto a la catedral se le reconoce un valor de silueta general, que resultaba inevitable ya desde el XIX que apareciese y que para nada rompía la condición de Cornisa al levantarse sobre el podio continuación del de Palacio, con una línea muy definida y amplio respeto a las preexistencias del Jardín Histórico del Campo del Moro. El Museo nuevo rompe con todo y era un volumen INNECESARIO, como se dice también en el informe. Los bienes de PN se podían ubicar en tantos lugares de su propiedad, históricos y ligados verdaderamente a su origen Real, que no este mausoleo faraónico.

 

Por último, existimos fundamentalmente para hacer reaccionar a los ciudadanos, a todos nosotros, y despertarnos de nuestro letargo y tomar las riendas de la imagen de nuestra ciudad, que ha de basarse en valores cultos y no rastreros de unos pocos ambiciosos sin escrúpulos.

 

Álvaro Bonet.

Real Canal de Manzanares

Este "mamotreto" que han colocado junto al Palacio Real y la Almudena, viene a cubrir la necesidad de ampliar el espacio que tiene Patimonio Nacional para exponer las "Colecciones Reales".

 

Tenemos en Madrid, contenedores  vacíos, el Museo del Ejército junto al Museo del Prado, tras el vergonzoso traslado a Toledo.

 

La situación de abandono de algunos de los palacios de Aranjuez y La Granja, no deja lugar a dudas, en lugar de rehabilitar.

 

A alguién le hacía falta "obra nueva" que llevarse a la boca, y a lo mejor alguna comisión que otra.

 

La denuncia que han hecho unos ciudadanos tiene como contestación un ataque personal y barriobajero a una persona que ha dado un paso al frente, poniendo voz a la barbarie que esta sucediendo en el urbanismos especulativo madrileño.

 

MIserable "anonymous en nómina", espero que pronto se convoquen a las fuerzas progresistas y republicanas a defender Madrid, una vez más, como lo hicieron en Las Vistillas, y no haya una bandera, sino miles de banderas republicanas.

 

Usted se lo habrá ganado.

 

El Empecinado

No tengo nada que añadir a los certeros comentarios de muchos de los integrantes de Madrid Ciudadanía y Patrimonio en los que estoy completamente de acuerdo.

Solo estas letras para defender la postura de Vicente Patón como cabeza visible de un colectivo que con libertad manifestamos nuestro criterio ante actuaciones que atentan al respeto que debemos a nuestro patrimonio. Ya sabemos, ya lo sabe muy bien Vicente desde hace años, que esto tiene un precio y a pesar de ello hay que salir a la palestra a hacer llegar la voz de una masa crítica ante lo que vemos.

Mi aportación, si lo es, además de defender al presidente de esta asociación, tiene por objeto criticar duramente la postura de quien encubierto en un cobarde anónimo pretende desprestigiar a un profesional.

Anonymous... se nota que eres proximus 

 

Amparo Berlinches

La polémica que ha suscitado Anonymus me parece desproporcionada. La opinión única de esta perona es pura subjetividad y refleja una absurda animadversión que no puedo comprender. Sugiero no seguir derramando ríos de tinta para satisfacción de Anonymus. Vicente, admiro tu actitud generosa y paciente, pero creo que no vale la pena seguir respondiendo a los atques del mismo individuo. Anonymus: no me incluyas en tu dramática frase lapidaria "Vicente NOS has fallado". Ángela Souto